settings icon
share icon
Pregunta

¿Por qué tengo que afrontar las consecuencias del pecado de Adán si no comí el fruto?

Respuesta


La Biblia dice: "Por tanto, como el pecado entró en el mundo por un hombre, y por el pecado la muerte, así la muerte pasó a todos los hombres, por cuanto todos pecaron" (Romanos 5:12). Fue a través de Adán que el pecado entró en el mundo. Cuando Adán pecó, inmediatamente murió espiritualmente -su relación con Dios se rompió- y también comenzó a morir físicamente -su cuerpo comenzó el proceso de envejecer y morir-. Desde ese momento, cada persona que nace hereda la naturaleza pecaminosa de Adán y sufre las mismas consecuencias de muerte espiritual y física.

Nacemos físicamente vivos, pero espiritualmente muertos. Por eso Jesús le dijo a Nicodemo: "es necesario nacer de nuevo" (Juan 3:7). El nacimiento físico nos proporciona una naturaleza humana pecadora; el renacimiento espiritual nos proporciona una nueva naturaleza, "creado según Dios en la justicia y santidad de la verdad" (Efesios 4:24).

Puede parecer injusto cargar con la naturaleza pecaminosa de Adán, pero es coherente con otros aspectos de la propagación humana. Heredamos algunas características físicas de nuestros padres, tales como el color de los ojos, y también heredamos algunas de sus características espirituales. ¿Por qué la transmisión de los rasgos espirituales debería ser diferente de la transmisión de los rasgos físicos? Podemos quejarnos por tener los ojos marrones cuando queríamos tenerlos azules, pero nuestro color de ojos es simplemente una cuestión de genética. De la misma manera, tener una naturaleza pecaminosa es una cuestión de "genética espiritual"; es una parte natural de la vida.

No obstante, la Biblia dice que somos pecadores tanto por obra como por naturaleza. Somos pecadores por partida doble: pecamos porque somos pecadores (elección de Adán), y somos pecadores porque pecamos (nuestra elección). "Por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios" (Romanos 3:23). Somos más que pecadores potenciales; somos pecadores practicantes. "Cada uno es tentado, cuando de su propia concupiscencia es atraído y seducido" (Santiago 1:14). Un conductor ve la señal de límite de velocidad; excede el límite; recibe una multa. No puede culpar a Adán por ello.

"No comí el fruto". Es cierto, pero la Escritura dice que todos nosotros, individualmente y como raza humana, fuimos representados por Adán. "En Adán todos mueren" (1 Corintios 15:22). Un diplomático que habla en las Naciones Unidas puede hacer o decir cosas que muchos de sus compatriotas desaprueban, pero sigue siendo el diplomático: es el representante oficialmente reconocido de ese país.

El principio teológico de que un hombre representa a su descendencia se llama "jefatura federal". Adán fue el primer ser humano creado. Estaba a la "cabeza" de la raza humana. Fue colocado en el jardín para actuar no sólo por sí mismo, sino por toda su descendencia. Todas las personas que han nacido ya estaban "en Adán", representadas por él. El concepto de jefatura federal se enseña claramente en otras partes de la Escritura: "Y por decirlo así, en Abraham pagó el diezmo también Leví, que recibe los diezmos; porque aún estaba en los lomos de su padre cuando Melquisedec le salió al encuentro" (Hebreos 7:9-10). Leví nació varios siglos después de que viviera Abraham, y sin embargo pagó los diezmos a Melquisedec "por medio de Abraham". Abraham era la cabeza federal del pueblo judío, y sus acciones representaban las futuras doce tribus y el sacerdocio levítico.

"No comí el fruto". Es cierto, pero todo pecado tiene consecuencias más allá de la fechoría inicial. "Ningún hombre es una isla, por completo", escribió John Donne. Esta verdad puede aplicarse espiritualmente. El pecado de David con Betsabé afectó por supuesto a David, pero también tuvo un efecto dominó que afectó a Urías, al hijo no nacido de David, al resto de la familia de David, a toda la nación e incluso a los enemigos de Israel (2 Samuel 12:9-14). El pecado siempre tiene efectos indeseables en los que nos rodean. Las repercusiones del trascendental pecado de Adán se siguen sintiendo.

"No comí el fruto". Es cierto que no estabas físicamente presente en el verdadero Jardín del Edén con el jugo de la fruta prohibida ensuciando los bordes de tu condenada boca. Con todo, la Biblia parece indicar que, si hubieras estado allí en lugar de Adán, habrías hecho lo mismo que él. Como se dice, "de tal palo tal astilla".

Que nos parezca o no "justo" que se nos impute el pecado de Adán realmente no importa. Dios dice que hemos heredado la naturaleza pecaminosa de Adán, y ¿quiénes somos nosotros para discutir con Dios? Además, somos pecadores por méritos propios. Nuestro propio pecado probablemente hace que Adán parezca un puritano en comparación.

Aquí están las buenas noticias: Dios ama a los pecadores. De hecho, ha actuado para derrotar nuestra naturaleza pecaminosa enviando a Jesús para pagar por nuestros pecados y ofrecernos Su justicia (1 Pedro 2:24). Jesús tomó sobre sí la muerte que era nuestro castigo, "para que nosotros fuésemos hechos justicia de Dios en él" (2 Corintios 5:21). Observa las palabras "en él". Nosotros, que antes estábamos en Adán, ahora podemos estar en Cristo por la fe. Cristo es nuestra nueva cabeza, y "en Cristo todos serán vivificados" (1 Corintios 15:22).

English



Retornar a la página inicial de Español

¿Por qué tengo que afrontar las consecuencias del pecado de Adán si no comí el fruto?
Suscríbete a la

Pregunta de la Semana

Comparte esta página: Facebook icon Twitter icon Pinterest icon Email icon
© Copyright Got Questions Ministries