¿Cuál es el concepto de nirvana en el budismo?


Pregunta: "¿Cuál es el concepto de nirvana en el budismo?"

Respuesta:
El nirvana, de acuerdo con el budismo, es un concepto complejo de un estado de ser, en el que una persona escapa al sufrimiento del mundo y se da cuenta de su unidad con el universo. La persona cuya conciencia entra en el nirvana, eventualmente puede dejar atrás el ciclo de la reencarnación para existir espiritualmente, aunque de manera impersonal. La palabra nirvana significa literalmente "apagar" o "extinguir", pero el significado, cuando se aplica a la vida espiritual de una persona, es más complicado. Nirvana puede referirse al acto de extinguir, ya sea extinguirse gradual o rápidamente (como soplar una vela). La meta final del budismo es el nirvana, cuando se "extinga" por completo todo deseo, y la persona se transforme en otro estado. Imagínese una vela prendida y luego se apaga. Su energía no se destruye, sino que se convierte en otro tipo de energía. Esta es una ilustración básica de lo que ocurre cuando un alma alcanza el nirvana.

Hay tres "incendios" que el budista pretende extinguir a fin de encontrar el nirvana. Estos son: la pasión, la aversión (odio), y la ignorancia (delirio). A primera vista, esta extinción suena bíblico. La biblia advierte en contra de ser consumido o controlado por la lujuria o la pasión (Romanos 6:12) y ordena que "hagamos morir" lo terrenal en nosotros, incluyendo la pasión pecaminosa (Colosenses 3:5). El odio y la voluntaria ignorancia, también se condena en las escrituras. Hay no menos de 71 diferentes proverbios que hablan de "el necio", y ninguno de ellos es positivo. Bíblicamente, el odio también es una condición negativa. "El odio despierta rencillas; pero el amor cubrirá todas las faltas" (Proverbios 10:12).

Sin embargo, extinguir la "pasión" de acuerdo al budismo, es muy diferente de la directriz bíblica de "huir de las pasiones juveniles" (2 Timoteo 2:22). El budismo no ve el pecado como la violación de un código moral divino; más bien, recomienda la eliminación de todos los deseos, que por supuesto es contraproducente; para deshacerse de todos los deseos, uno debe desear que desaparezcan. Y de todos modos no es una idea bíblica. Dios promete concedernos los deseos de nuestro corazón si nos deleitamos en Él (Salmo 37:4), y el cielo bíblico, en contraposición al nirvana, es un lugar donde abundan los deleites y los deseos son cumplidos (Salmo 16).

El concepto de nirvana se opone a la enseñanza bíblica respecto al cielo. La escritura dice que no hay manera que nosotros podamos forjar nuestro propio camino al cielo (Romanos 3:20). Ninguna cantidad de meditación, auto-negación o iluminación, hace que alguien sea justo delante de un Dios santo. Además, el budismo enseña que una persona que llega al estado de nirvana, pierde toda identidad personal, todo deseo, e incluso su propio cuerpo. La biblia enseña que el cielo es un lugar real, no un estado de ánimo, en donde mantenemos nuestras identidades personales y habitamos en cuerpos resucitados. No vamos a existir en un estado nebuloso de perpetua apatía; antes bien, disfrutaremos de la consumación de nuestro mayor deseo, es decir, nuestra comunión con Dios: "En tu presencia hay plenitud de gozo; delicias a tu diestra para siempre" (Salmo 16:11).

English
Retornar a la página inicial de Español

¿Cuál es el concepto de nirvana en el budismo?

Suscríbete a la pregunta de la semana