settings icon
share icon
Pregunta

¿Realmente la Biblia enseña la monogamia?

Respuesta


La monogamia es la práctica o el estado de estar casado solamente con una persona a la vez. Cuando Dios instituyó el pacto del matrimonio, diseñó la relación para que fuera monógama. En Génesis 2:21-22, Dios creó a Adán y luego formó una mujer, Eva, de una de sus costillas y la trajo al hombre. Dios no creó varias mujeres para Adán, lo cual habría sido útil para cumplir el mandato de poblar la tierra (Génesis 1:27-28). Adán reaccionó con la alegre proclamación de que Eva era "hueso de mis huesos y carne de mi carne" (Génesis 2:23), y luego esta declaración: "Por tanto, dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer, y serán una sola carne" (versículo 24). Jesús repitió esta verdad cuando le preguntaron sobre el divorcio (Mateo 19:5). Luego dijo: "Así que no son ya más dos, sino una sola carne; por tanto, lo que Dios juntó, no lo separe el hombre" (Mateo 19:6). Desde el principio de la Biblia, la monogamia es el modelo.

El Antiguo Testamento tiene muchos ejemplos de personas que abandonaron la monogamia. Muchos patriarcas y reyes tuvieron varias esposas. Incluso David y Salomón, los líderes elegidos por Dios, tuvieron muchas esposas durante sus reinados, y la Biblia guarda un extraño silencio sobre esta aparente violación de la piedad. Deuteronomio 17:17 prohíbe específicamente que los reyes de Israel tengan muchas esposas. Y como la Biblia es tan honesta sobre la humanidad y los fracasos incluso de aquellos a los que Dios utilizó poderosamente, documenta diligentemente los problemas que generaron sus múltiples esposas.

En todos los relatos bíblicos de hombres con muchas esposas, existe un conflicto. Las familias que no se basaban en una relación monógama pagaban un precio. Abraham, Sara y Agar fueron el primer "triángulo amoroso" que salió mal: los celos surgieron cuando la joven Agar quedó embarazada al no poder hacerlo la anciana Sara (Génesis 16:1-5). Raquel y Lea compitieron por el afecto de Jacob, lo que los llevó a traer siervas para que fueran concubinas de sus maridos (Génesis 30). El profeta Samuel nació en un hogar en el que su madre, Ana, era constantemente irritada por Penina, la otra esposa de su marido (1 Samuel 1:4-6).

En el hogar del rey David, la proliferación de esposas e hijos llevó a tal disfunción que podrían haber sido su propio reality show. Tamar, la hija que David tuvo de una de sus esposas, fue violada por su hijo Amnón, que era hijo de otra esposa (2 Samuel 13). Cuando el hermano de Tamar, Absalón, se enteró de que había sido deshonrada, tramó una venganza y luego mató a su hermanastro Amnón. El mal manejo de David de su hogar disfuncional pudo haber provocado el odio de su hijo Absalón hacia él y su posterior intento de tomar el trono. Si David hubiera elegido la monogamia, nada de este dolor habría sucedido, y tal vez nunca hubiera tenido que huir de su propio hijo (2 Samuel 15:14).

La historia de Salomón, específicamente, demuestra la locura de tener varias esposas. El rey Salomón había recibido todo lo que su corazón deseaba. Dios le había dado una sabiduría que no tenía ningún otro hombre (1 Reyes 4:29-30) y le había bendecido también materialmente (1 Reyes 10:23). Dios le había concedido incluso "paz por todas partes; pues ni hay adversarios, ni mal que temer" (1 Reyes 5:4). Salomón recibió el más alto honor de construir el templo del Señor (1 Reyes 5:5). Sin embargo, se casó con muchas esposas de muchos países y, en su vejez, su corazón se apartó del Señor a causa de la idolatría de sus esposas (1 Reyes 11:3-4). Si Salomón se hubiera contentado sólo con su primera esposa y hubiera permanecido monógamo, nunca habría enfrentado esa tentación y podría haber permanecido fiel al Señor hasta su muerte.

En la época del Nuevo Testamento, la monogamia era la norma en la cultura judía. Jesús enseñó la monogamia. Cuando le preguntaron a Jesús sobre el divorcio, Su respuesta implicó claramente que el matrimonio es entre un hombre y una mujer, sin ningún indicio de poligamia: "pero al principio de la creación, varón y hembra los hizo Dios. Por esto dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer, y los dos serán una sola carne; así que no son ya más dos, sino uno. Por tanto, lo que Dios juntó, no lo separe el hombre" (Marcos 10:6-9). Cuando Jesús dice que "los dos serán una sola carne", la implicación obvia es que esta unión es sólo entre dos individuos. No son tres o más los que se convierten en uno; sólo dos se convierten en uno. En ninguna parte Jesús o cualquiera de los escritores del Nuevo Testamento sugieren que esta unión debe ocurrir entre un individuo casado y cualquier otra persona.

De hecho, cuando Pablo da órdenes explícitas sobre el matrimonio, hace referencia al pasaje sobre ser "una sola carne" y lo compara con Cristo y Su novia, la iglesia (Efesios 5:32). Termina instruyendo al marido para que ame a su mujer como a sí mismo (versículo 33). No le dice al marido que "ame a todas sus esposas". La palabra esposa es singular. Es una exageración tratar de aplicar el mandato de ser "una sola carne" a un hombre y varias mujeres. Además, la Biblia no insinúa en ningún momento que el matrimonio pueda unir algo diferente a un hombre y una mujer. El concepto de matrimonio homosexual es una contradicción de términos.

Las Escrituras no abordan directamente la práctica de la poligamia en el Antiguo Testamento, aunque la intención original de Dios para el matrimonio era claramente la monogamia. La Biblia muestra el resultado de tener múltiples esposas, y nunca presenta la poligamia de forma positiva. El matrimonio debe ser una imagen del pacto que Cristo tiene con Su iglesia (2 Corintios 11:2), una imagen que encaja bien con el plan de Dios que dice que el matrimonio es para un hombre y una mujer para toda la vida.

English



Retornar a la página inicial de Español

¿Realmente la Biblia enseña la monogamia?
Suscríbete a la

Pregunta de la Semana

Comparte esta página: Facebook icon Twitter icon Pinterest icon Email icon
© Copyright Got Questions Ministries