settings icon
share icon
Pregunta

¿Qué dice la Biblia sobre las mascotas?

Respuesta


Los animales domésticos no son tan populares en la cultura occidental. En muchos hogares hay un gato o un perro, o un hámster, una tortuga, un pez dorado, una chinchilla, un tritón, un periquito o un geco. Desde pitones albinas hasta cucarachas ruidosas son enjauladas y guardadas como mascotas. En realidad, la Biblia no aborda el tema de las mascotas. El único posible ejemplo de un dueño de una mascota es el del hombre pobre de la parábola de Natán, un hombre que "no tenía más que una sola corderita, que él había comprado y criado, y que había crecido con él y con sus hijos juntamente, comiendo de su bocado y bebiendo de su vaso, y durmiendo en su seno; y la tenía como a una hija" (2 Samuel 12:3). Sin embargo, podemos sacar algunas conclusiones sobre los animales domésticos basándonos en lo que la Biblia dice sobre otros temas.

El Salmo 147:9 nos dice que Dios se preocupa por toda Su creación, incluyendo los animales que creó: "Él da a la bestia su mantenimiento, y a los hijos de los cuervos que claman". En el Salmo 104:21, vemos que "Los leoncillos rugen tras la presa, y para buscar de Dios su comida"; se da a entender que Dios los alimenta. Además, en Lucas 12:6 Jesús dice: "¿No se venden cinco pajarillos por dos cuartos? Con todo, ni uno de ellos está olvidado delante de Dios".

Si Dios se preocupa por los animales, nosotros también debemos hacerlo. El cuidado de Dios por los animales es la razón por la que deseamos tener animales de compañía. Dios creó al ser humano a Su imagen y semejanza (Génesis 1:27), y nosotros hemos heredado la parte de la naturaleza de Dios que se preocupa por los animales. En el principio, Dios bendijo a las personas que había creado y les ordenó: "llenad la tierra, y sojuzgadla, y señoread en los peces del mar, en las aves de los cielos, y en todas las bestias que se mueven sobre la tierra" (Génesis 1:28).

Por ejemplo, cuando un niño cuida un acuario, hasta cierto punto está reflejando la naturaleza de Dios. Un acuario es la creación en miniatura. El niño crea el ambiente para que los peces vivan, conserva el hábitat y alimenta y cuida a las criaturas del acuario. Los peces dependen totalmente del niño para satisfacer sus necesidades, al igual que toda la creación depende de Dios. Así, tener una mascota es una gran responsabilidad, es seguir el ejemplo del Creador y tener dominio sobre una parte de la creación.

Muchos padres llevan una mascota a su casa para enseñar a sus hijos responsabilidad y otras características positivas. Sin duda, estas lecciones de vida son bíblicas. Las mascotas también ofrecen compañía, diversión y amor incondicional. Por esta razón, las mascotas son llevadas a hospitales y hogares de ancianos para que interactúen con personas que lo necesitan. Cualquier animal que nos ayude a mostrar amor con más libertad es bueno.

Quienes tienen mascotas deben amarlas, proveerlas y satisfacer sus necesidades. Amar a un animal no es malo, siempre y cuando amemos más a las personas. El cuidado que mostramos a un animal que se nos ha confiado es una muestra de la integridad personal: "El justo cuida de la vida de su bestia" (Proverbios 12:10).

English


Retornar a la página inicial de Español

¿Qué dice la Biblia sobre las mascotas?
Suscríbete a la

Pregunta de la Semana

Comparte esta página: Facebook icon Twitter icon Pinterest icon Email icon
© Copyright Got Questions Ministries