¿Existe tal cosa como el mal necesario?



 

Pregunta: "¿Existe tal cosa como el mal necesario?"

Respuesta:
Dietrich Bonhoeffer escribió una vez: "Peor que la acción mala es el ser malo". Estas palabras se usaron para defender sus acciones en un complot para asesinar a Adolfo Hitler durante la segunda guerra mundial. Un asesinato es algo malo, pero algunos, incluyendo a Bonhoeffer, lo llamarían un mal necesario, teniendo en cuenta el gran mal del holocausto. ¿El concepto del "mal necesario" tiene algún soporte en las escrituras?

Probablemente deberíamos definir en primer lugar la palabra maldad. Dos diferentes usos de la palabra se encuentran en las escrituras: desastres naturales y un comportamiento moralmente deficiente (malo). En Isaías 45:7, hay una referencia a Dios creando el mal: "que formo la luz y creo las tinieblas, que hago la paz y creo la adversidad. Yo Jehová soy el que hago todo esto". La palabra adversidad en este pasaje significa "desastre" o "catástrofe". El paralelismo contrario de la poesía coloca la maldad en directo contraste con la paz. El sentido es que Dios da a los tiempos de paz y los tiempos de adversidad.

El otro tipo de maldad que denota algo malo o moralmente incorrecto, se menciona en Mateo 12:35, donde un "buen" hombre se contrasta con un hombre "malo". Véase también Jueces 3:12, Proverbios 8:13, 3 Juan 1:11.

Ambas definiciones se deben examinar en relación con el tema del "mal necesario". Jonás fue un profeta que Dios llamó para declarar juicio sobre la ciudad de Nínive (Jonás 1:2). En lugar de obedecer, Jonás trató de huir en una nave. Dios envió una terrible y poderosa tempestad contra la nave, y las personas a bordo, temían por sus vidas. Como resultado, Jonás aceptó ser lanzado desde el barco, y cuando golpeó el agua, Dios tenía un gran pez esperando que se lo tragara y que lo mantuviera durante tres días. La tormenta y el tiempo dentro del vientre del pez fueron el "mal" (en el sentido de algo "catastrófico") para Jonás, pero eran males "necesarios" para que Jonás se apartara de su desobediencia. La restauración no solo fue para Jonás, sino que toda la ciudad de Nínive fue salva (Jonás 3:10).

Hay personas en la historia bíblica que hicieron lo que sabían que era incorrecto, con el fin de conseguir un "bien" aparente. Un ejemplo de ello es el rey Saúl, que se tomó la libertad de ofrecer un sacrificio a Dios en lugar de esperar a Samuel. Saúl sabía que era incorrecto ofrecer el sacrificio, pero se justificó en que ofrecerlo (en honor a Dios) era mejor que no hacerlo. Dios no lo vio de esa manera. El resultado de la desobediencia de Saúl fue la eventual pérdida de su reino (1 Samuel 13:8-14).

Rara vez alguien argumentaría que mentir no es un mal moral. Sin embargo, en dos ejemplos en el antiguo testamento, el mentir es seguido por un resultado positivo. Las parteras hebreas al parecer reciben la bendición de Dios después de mentirle a Faraón (Éxodo 1:15-21), y sus acciones probablemente salvaron la vida de muchos niños hebreos. La ramera Rahab le mintió al rey de Jericó a fin de proteger a los espías hebreos espías ocultos en su terrado (Josué 2:5).

Luego, Dios perdonó a Rahab y a su familia cuando Israel destruyó a Jericó. ¿Fueron estas mentiras un "mal necesario"? Es importante señalar que la biblia específicamente tampoco aprueba ninguna mentira. Las parteras hebreas habían elegido obedecer las órdenes de Dios por encima de las órdenes de Faraón. Dios no las bendijo por la mentira, sino por su obediencia a él. A Rahab no se le perdonó porque ella mintió, sino porque por fe recibió a los espías en paz (Josué 6:17; Hebreos 11:31). Es cierto, su mentira fue parte de su plan para ocultarlos. Si ella no hubiera mentido, es posible que los espías hubieran sido asesinados, a menos que Dios hubiera intervenido de otra forma. Un argumento similar podría hacerse para la situación de las parteras. En cualquier caso, cualquier mentira puede verse como la menos mala de las dos posibles opciones.

¿El mal de las parteras fue necesario? ¿El mal de Rahab fue necesario? "Necesario" es una exageración, aunque los resultados fueron positivos. Incluso si las mentiras aparentemente beneficiaron a alguien, lo que las parteras y lo que Rahab hicieron fue pecaminoso, y esos pecados fueron aquellos que Jesús llevó en la cruz (Isaías 53:6).

Casi nunca alguien enfrentará a una situación en la que dos males son las únicas opciones disponibles. Puede haber cosas que estemos obligados a hacer que sean desagradables para nosotros o que vaya en contra de nuestro sentido común. Pero, dado el hecho de que Dios quiere santidad en su pueblo (1 Pedro 1:15), no parece probable que siempre sea "necesario" para nosotros cometer pecado.


Retornar a la página inicial de Español

¿Existe tal cosa como el mal necesario?