settings icon
share icon
Pregunta

¿Por qué tenemos que pedir a Dios que nos libre del mal?

Respuesta


La petición de que Dios "nos libre del mal" procede del Padre Nuestro, recogido en Mateo 6:13. La Oración del Padre Nuestro también se encuentra en Lucas 11:2-4, pero no incluye esta petición final. En griego, el término se traduce literalmente como "el mal". Como el término es específico, muchos estudiosos creen que "el mal" al que se refiere es específico y está personificado, es decir, una referencia al diablo.

"Líbranos del mal" está ligado a la petición inmediatamente anterior, "No nos metas en tentación" (Mateo 6:13). Esta petición también encierra cierta dificultad. La palabra traducida como "tentación" también puede traducirse como "prueba difícil" y no se refiere necesariamente a una tentación de pecado.

En última instancia, el significado de "Líbranos del mal" no se encuentra en una distinción de las palabras sueltas, sino en la dirección general de la frase. Satanás está, en definitiva, detrás de todo el mal, por lo que tiene poca importancia que pidamos la liberación del mal en general (el pecado) o del maligno, específicamente, ya que ambos están relacionados. Del mismo modo, cada momento de una "difícil prueba" es una oportunidad para confiar en Dios o para claudicar y ceder a la tentación pecaminosa y, por lo tanto, quedar en cierta medida bajo el control del pecado y del diablo. En el Padre Nuestro, se nos pide que oremos para que Dios nos proteja de las situaciones que nos tientan a pecar. Es una petición para que el pecado no pueda entrar en nuestras vidas.

Jesús enseñó a Sus discípulos a orar: "Líbranos del mal", ya que no podemos resistir al diablo con nuestras propias fuerzas. El creyente en Cristo ha sido liberado del castigo del pecado (Romanos 8:1), pero todavía estamos en una batalla diaria contra el pecado y el diablo. Necesitamos confiar en el Espíritu Santo para que nos ayude a resistir la tentación y vencer el pecado en nuestras vidas. Orar "líbranos del mal" es un reconocimiento de nuestras propias capacidades limitadas y un medio para pedir a Dios que intervenga y nos ayude. Aunque podemos orar para que nos ayude a superar la tentación y el pecado, también podemos orar para que no estemos en situaciones en las que nos enfrentemos a tentaciones fuertes. Un hombre que está luchando con el alcohol debe evitar ir a lugares donde se sirva alcohol, pero también debe orar para que no se encuentre con ninguna invitación inesperada a beber durante el transcurso de su día. Una persona que está luchando con la lujuria debe, obviamente, evitar ciertos lugares y actividades, pero también puede orar para que no se le presenten situaciones fuera de su control.

La oración para que Dios nos libre del mal tiene una contrapartida en el mandato y la promesa de Santiago 4:7: "resistid al diablo, y huirá de vosotros". Esto va precedido de "someteos a Dios". Si tuviéramos que enfrentarnos al diablo con nuestras propias fuerzas, quedaríamos apabullados. Sólo podemos resistir la tentación, evitar el pecado y vencer al diablo mediante una confianza consciente en el poder de Dios. Así como necesitamos pedir el "pan de cada día" para nuestras necesidades físicas, necesitamos pedir la "liberación diaria" para nuestras necesidades espirituales.

English



Retornar a la página inicial de Español

¿Por qué tenemos que pedir a Dios que nos libre del mal?
Suscríbete a la

Pregunta de la Semana

Comparte esta página: Facebook icon Twitter icon Pinterest icon Email icon
© Copyright Got Questions Ministries