settings icon
share icon
Pregunta

¿Cómo puedo superar el duelo por la pérdida de una mascota?

Respuesta


La pérdida de una mascota querida puede ser traumática. Esto es especialmente cierto cuando el dueño de la mascota ha tenido la mascota durante varios años o cuando la mascota nos recuerda a un ser querido fallecido. La muerte de una mascota es causa de un verdadero duelo y debe ser respetada como tal. La muerte de una mascota cae en la categoría a veces llamada "pérdidas inefables." No nos importa que todo el mundo sepa cuánto extrañamos a un miembro de la familia o amigo fallecido. Pero puede ser vergonzoso admitir cuánto significó para nosotros una mascota fallecida. A menudo, los dueños de mascotas en duelo deben llorar en silencio y preguntarse cómo superarán la muerte de su mascota.

La pérdida de una mascota es traumática porque a menudo la mascota nos daba amor y aceptación incondicionales cuando nadie más lo hacía. Usualmente estaban contentos de vernos cuando llegábamos a casa o proporcionaban compañía en nuestras horas más solitarias. Su inocencia y formas divertidas nos proporcionaron años de disfrute y risa. Cuando algo importante para nosotros se va, se crea un vacío que tarda tiempo en llenarse. Experimentar duelo por cualquier tipo de pérdida, incluyendo la muerte de una mascota, es normal y saludable, y está bien permitirte sentir esas emociones.

Incluso en el luto por la pérdida de una mascota, debemos mantenernos con los pies en la tierra. Hay una tendencia en nuestra cultura a humanizar a los animales, por lo que parte del duelo que sentimos puede deberse a la pérdida de la relación fantasiosa que pretendíamos tener con nuestra mascota. Podemos haber asumido subconscientemente que Fido o Fluffy sentían por nosotros tan profundamente como nosotros por ellos, y nuestro dolor puede rivalizar con lo que tendríamos por un querido amigo. Con los años, atribuimos pensamientos, valores e incluso conversaciones imaginarias a esta mascota. Si vestimos a nuestra mascota con ropa pequeña, le dimos un nombre humano y la colmamos de amor y golosinas, entonces nuestro duelo puede ser más pronunciado de lo que sería por un animal que tratamos como un animal. Superar ese tipo de duelo también puede implicar admitir al Señor que buscamos consuelo en un animal en lugar de en Él. Podemos pedirle a Él que nos muestre cómo encontrar verdadero consuelo y llenar ese vacío con Su presencia (Hebreos 13:5).

El duelo puede llegar en etapas, incluso cuando estamos de duelo por la pérdida de una mascota. La vista de un tazón de comida vacío o una zapatilla mordisqueada puede provocar lágrimas. Permitirte estar en el momento y experimentar ese pinchazo de pérdida es en realidad una forma saludable de procesarlo. Podemos hacer una pausa por un momento y, a través de nuestras lágrimas, agradecer a Dios por los años que tuvimos con nuestro querido amigo peludo. Muchas personas piensan que no quieren otra mascota después de la muerte de una, pero la etapa de duelo no es el momento para hacer declaraciones definitivas. Tampoco es el momento para que la familia o los amigos bien intencionados nos metan otra mascota en los brazos cuando no hemos expresado un deseo de ello. Los ajenos pueden concluir que todo lo que necesitamos es otra mascota, pero, para un amante de las mascotas que está de duelo por la pérdida de un fiel compañero, no hay otro. La mascota perdida era única, y está bien pasar tiempo lamentando la pérdida de esa singularidad.

Como con cualquier dolor profundo del alma, Dios es nuestra fuente de consuelo. Él está "cerca de los quebrantados de corazón y salva a los de espíritu abatido" (Salmo 34:18). ¿Quién mejor para expresar nuestro dolor que el que creó a los animales para nuestro disfrute? Jesús dijo que ni siquiera un gorrión cae al suelo sin que nuestro Padre lo sepa (Mateo 10:29). Él creó esos gorriones y conoce a cada uno. También creó nuestras mascotas y entiende el lugar que ocupan en nuestros corazones. Porque él también se preocupa por los animales, es un lugar seguro para acudir con nuestros sentimientos abrumadores.

La muerte de cualquier tipo siempre es un recordatorio de la brevedad de la vida. La vida no estaba destinada a morir. El pecado causó eso (Génesis 2:16-17). Cuando nuestras mascotas mueren, nuestra tristeza puede ser un sombrío recordatorio de los efectos del pecado en este mundo. También nos recuerda que nuestras propias vidas son cortas. Nosotros también moriremos y enfrentaremos juicio (Hebreos 9:27). Para aquellos que pertenecen a Cristo, nuestro juicio ya ha sido satisfecho por Su muerte y resurrección en nuestro nombre (2 Corintios 5:21). Para aquellos que no conocen a Cristo, la muerte de una mascota puede ser el llamado de atención de Dios. Él quiere llamar nuestra atención. Mucho más grave que la muerte de una mascota es la muerte eterna de un alma humana.

El duelo es una temporada y no dura para siempre. Las personas saludables se dan tiempo para llorar y luego dejan que la herida sane. Seguir adelante no significa que la muerte no importaba. Significa que la vida es para los vivos. No beneficiamos a nadie, incluyendo al ser querido perdido, al continuar de luto. Seguir adelante después de la muerte de una mascota puede significar conseguir otra mascota, descubrir un nuevo pasatiempo, o entrar en una nueva relación. La muerte de una mascota puede marcar el comienzo de una nueva temporada sin la responsabilidad de tener una mascota. Podemos abrazar esta nueva temporada, sea lo que sea, y buscar formas de centrarnos en lo eterno para que nuestras vidas den fruto para el reino de Dios (Colosenses 1:10).

English



Retornar a la página inicial de Español

¿Cómo puedo superar el duelo por la pérdida de una mascota?
Suscríbete a la

Pregunta de la Semana

Comparte esta página: Facebook icon Twitter icon Pinterest icon YouTube icon Email icon
© Copyright Got Questions Ministries