settings icon
share icon
Pregunta

¿Qué es la inteligencia emocional?

Respuesta


Dios creó a los seres humanos con la capacidad de experimentar una amplia gama de emociones. Desde la felicidad hasta la tristeza, las emociones son experiencias humanas universales que trascienden la cultura, la edad, el género y el estatus social. A menudo, las personas perciben las emociones como fluidas, pero ¿y si pudieran ser cuantificadas, evaluadas y ajustadas para mejorar la calidad de vida de una persona? Los defensores de la idea de la inteligencia emocional creen que esto no solo es posible, sino esencial.

La inteligencia emocional, un concepto en la psicología moderna, se cree que es la habilidad de un individuo para percibir, interpretar y regular sus propias emociones, así como para entender y responder a las emociones de los demás. Los psicólogos Peter Salovey y John Mayer introdujeron el término de inteligencia emocional en 1990. Luego, se reconoció ampliamente a través del libro de Daniel Goleman de 1995, "Inteligencia Emocional".

Los defensores del concepto de inteligencia emocional (EI), o cociente emocional (EQ), argumentan que es una métrica más beneficiosa de aptitud comparada con la medición tradicional, el cociente de inteligencia (IQ). Mientras que IQ mide la capacidad de razonamiento de una persona, incluyendo su capacidad de aprender, entender y aplicar información y lógica, EQ se centra en la conciencia emocional y la empatía. Los defensores enfatizan que la competencia emocional es clave no solo para el bienestar personal, sino también para un liderazgo efectivo, el trabajo en equipo y la resolución de conflictos en entornos profesionales.

Los defensores de EQ a menudo critican lo que ven como la sobrecarga de IQ al evaluar el potencial de un individuo. Argumentan que depender en gran medida de los puntajes de IQ ignora habilidades interpersonales y sociales vitales. Este tipo de habilidades, fundamentales para fomentar interacciones personales saludables, juegan un papel importante en la salud mental, ayudando a las personas a manejar el estrés y a navegar efectivamente en varios entornos sociales.

La Biblia es la autoridad de un cristiano en todos los asuntos, por lo que es importante evaluar conceptos de la psicología moderna como la inteligencia emocional desde la perspectiva de las Escrituras. Aunque la Biblia no aborda directamente la medición de la inteligencia, ya sea mental (IQ) o emocional (EQ), proporciona sabiduría confiable y práctica sobre cómo entender y manejar las propias emociones y responder a las de los demás.

Como punto de partida, es prudente considerar que muchas ramas de la psicología incorporan aspectos y principios derivados de la evolución darwiniana, que contradice la enseñanza bíblica sobre la naturaleza de las personas. Aunque la subdisciplina de la inteligencia emocional no cita a menudo la enseñanza darwiniana, se basa en especializaciones que lo hacen, como la psicología del desarrollo, cognitiva y social.

En contraste con el darwinismo, que enseña que la emoción humana es producto de la casualidad durante un período extenso de tiempo, la Biblia enseña que Dios creó las emociones de forma intencionada como parte fundamental y sagrada de la naturaleza humana. El hecho de que Dios diseñó a las personas con emociones es un aspecto importante de su creación a su imagen (Génesis 1:26–27). Además, la pureza moral de las emociones se puede ver en la vida de Jesús, quien, aunque sin pecado (2 Corintios 5:21; 1 Pedro 1:18–19), experimentó una gama de emociones humanas, desde la sorpresa hasta la alegría y la tristeza (Mateo 8:10; Lucas 10:21; Juan 11:35).

También es beneficioso para los cristianos aprender y aplicar las instrucciones de la Biblia sobre el manejo de las emociones, distinguir entre la expresión justa e injusta de las emociones. Por ejemplo, la ira puede ser justa cuando se dirige a una causa justa (por ejemplo, Juan 2:12–17; Marcos 9:42), o injusta cuando proviene de la hostilidad (1 Timoteo 2:8; Santiago 1:20). En contraste, la psicología moderna, con sus orígenes y visiones del mundo no bíblicos, a veces puede valorar, promover o tolerar emociones que la Biblia condena, como la lujuria (Mateo 5:28), la ambición egoísta (Santiago 3:14) y la codicia (Éxodo 20:17).

Ser sensible a las emociones de los demás también es una importante enseñanza bíblica. Por ejemplo, Pablo y Pedro piden a los cristianos que consuelen y sean compasivos con los necesitados (1 Corintios 1:4; 1 Pedro 3:8). Los amigos de Job ilustran esto cuando lo visitan con la intención justa de "mostrarle simpatía y consolarlo" (Job 2:11). Del mismo modo, en la conocida parábola de Jesús, el heroico Buen Samaritano "tuvo compasión" del hombre que fue atacado y dejado por muerto, vendando sus heridas y atendiendo sus necesidades (Lucas 10:29–34).

En el análisis final, aunque la inteligencia emocional ofrece cierta percepción sobre la naturaleza de las personas y sus relaciones, las Escrituras ofrecen una enseñanza superior en estos temas en dos formas principales. Primero, el Espíritu Santo inspiró la enseñanza de la Biblia sobre las emociones, elevándolas muy por encima de las teorías psicológicas modernas. Segundo, como se ilustró anteriormente, la Escritura discute las emociones a la luz de las normas morales de Dios y la influencia corruptora del pecado, aspectos que las teorías de la inteligencia emocional no consideran.

English



Retornar a la página inicial de Español

¿Qué es la inteligencia emocional?
Suscríbete a la

Pregunta de la Semana

Comparte esta página: Facebook icon Twitter icon Pinterest icon YouTube icon Email icon
© Copyright Got Questions Ministries