¿Por qué debería importarme si Dios existe?



 

Pregunta: "¿Por qué debería importarme si Dios existe?"

Respuesta:
Hay infinidad de opiniones no sólo sobre la naturaleza de Dios, sino también sobre su propia existencia. Los seres humanos tienen una percepción limitada de las complejidades de nuestro mundo inmediato y del universo en su totalidad. La ironía es que la naturaleza de Dios no es de confusión, sino de paz. 1Corintios 14:33 dice, "pues Dios no es Dios de confusión, sino de paz". La clave para superar la confusión no es evitar la pregunta por completo, sino centrarse en Aquel a quien muchos eligen ignorar (Filipenses 4:6-7).

Con mucho interés deberíamos abordar los problemas reales y concretos que enfrenta la humanidad, tales como la pobreza, el analfabetismo y la enfermedad; es cierto que los debates acerca de la existencia y la naturaleza de Dios nos pueden mantener alejados de concentrarnos en esos desafíos. Así que, ¿por qué alguno de nosotros debería importarnos si Dios existe o no? Para el creyente, es la pregunta teológica sobre todas los demás. Para los no convencidos, sigue siendo un tema filosófico. La teología para el agnóstico, es meramente una invención humana; la pregunta de la existencia de Dios parece no tener sentido.

La presentación de Dios en la Biblia muestra la importancia de su existencia. La naturaleza santa de Dios se revela a diferencia de la naturaleza humana (pecaminosa), y la Biblia da a la humanidad una norma de lo que es correcto e incorrecto. Sin un árbitro, no hay autoridad final para pesar los valores que establecemos para nosotros mismos (Salmo 19:7-11). ¿Quién va a decir que algo está mal o bien? ¿Por qué es nuestro deber ayudar a los necesitados? ¿Con qué autoridad podemos oponernos al analfabetismo? Si no hay Dios y la vida sobre la tierra es simplemente la "supervivencia del más listo”, entonces, ¿por qué debería alguien trabajar para alimentar a los hambrientos? ¿Sobre qué estándar debemos sentar las bases de nuestra moral?

Dios nos revela su esencia: "YO SOY EL QUE SOY" (ver Éxodo 3:3-15). Esta declaración habla de que Dios existe por sí mismo, que es completamente independiente a la percepción que tiene la humanidad de Él. Él lo abarca todo, y Él mismo es el estándar de lo que es bueno. Salmo 19:1-5 pinta un hermoso cuadro de la naturaleza eterna de Dios y de su revelación de esa naturaleza en su creación.

La pregunta de la existencia de Dios es importante porque, a nivel práctico, si Dios existe, hay una buena probabilidad de que Él se quiera conectar con nosotros y que Él exige el cumplimiento de ciertas normas para hacer que eso suceda. Entonces, la pregunta es fundamental para todo; o somos creados a imagen de Dios, o no lo somos. Tanto el amor y la compasión son parte de la naturaleza de Dios (y por lo tanto, ser reflejado en nosotros), o son productos de un accidente biológico al azar (y por lo tanto innecesario). Nuestra existencia tiene importancia (o es insignificante) dependiendo de la existencia (o inexistencia) de Dios. Ocuparse de los problemas temporales y materiales de la humanidad es importante, pero es mucho más importante ocuparnos de los problemas espirituales de la humanidad.

La Biblia dice que la humanidad se echó a perder por el pecado. De hecho, los problemas urgentes globales a los que nos enfrentamos hoy en día son, en última instancia, el resultado del pecado. La pregunta de la existencia de Dios, a continuación, se convierte en la de mayor importancia, porque ignorar la existencia de Dios es ignorar la realidad del pecado y, por lo tanto, la raíz de los problemas del mundo.

Afortunadamente, Dios ha provisto una forma para perdonar el pecado y restaurar nuestra comunión con Él a través de la fe en Jesucristo (Juan 3:16, Romanos 3:21-26). El hombre pecador está espiritualmente muerto y a menudo rechaza cualquier idea del único Dios verdadero. Juan 3:19 afirma, "Y esta es la condenación: que la luz vino al mundo, y los hombres amaron más las tinieblas que la luz, porque sus obras eran malas". Es Dios quien nos trae a la fe en su Hijo a través del Espíritu Santo (Juan 6:41-51). La salvación es un don que Dios ofrece a todos los hombres (Juan 3:16). Nuestra función es simplemente creer lo que Dios dice y rendirnos a su Espíritu. ¡La validez de este mensaje, por supuesto, está condicionada a la existencia de Dios!

¿Por qué la gente intenta persuadir a los demás para que estén de acuerdo con su punto de vista respecto a la existencia de Dios? ¿Por qué los cristianos no pueden mantener su fe dentro de los límites de sus casas e iglesias, como a menudo se les dice que lo hagan? La motivación para muchos cristianos es que quieren que todas las personas tengan la oportunidad de tener comunión con Dios. Asimismo, el cristianismo es por naturaleza evangelístico. Uno de los mandatos de Jesús es difundir el evangelio y hacer discípulos. Este alcance se hace por amor y es un principio contagioso de la fe cristiana.

Aunque nadie ha visto a Dios, Él mismo se manifiesta a nosotros de diferentes maneras. En primer lugar, Dios se ha hecho conocer a través de su creación (Romanos 1:20). El observador dispuesto puede mirar todo alrededor de Él, ver la obra de Dios y pasar toda su vida admirando las complejidades y la interdependencia de todas las cosas físicas. La Escritura afirma que es necedad el negar que hay un Dios (Salmo 14:1). El universo fue claramente diseñado y nosotros hemos sido creados con una capacidad de comprenderlo hasta cierto nivel. La Escritura es clara en que Dios nos ha dado todo lo que necesitamos para reconocer su existencia (Job 38).

Dios también se revela a sí mismo a través de su Palabra (Salmo 19:7-11). La Biblia nos enseña acerca de la naturaleza de Dios y nos instruye en la moralidad (1 Timoteo 3:16). La suprema expresión de Dios se encuentra en el Hijo de Dios, Jesucristo (Colosenses 1:15).

El hecho es que Dios sí existe. Él nos ama y quiere traernos de la muerte espiritual a la vida, en su Hijo Jesucristo.


Retornar a la página inicial de Español

¿Por qué debería importarme si Dios existe?