settings icon
share icon
Pregunta

¿Por qué es importante conocer la historia de la iglesia?

Respuesta


En la mente de muchos, la historia es un tema que hay que tolerar cuando sea necesario, pero que hay que ignorar en la medida de lo posible. Lamentablemente, esto también ocurre con la historia de la iglesia. La filosofía detrás de esta actitud es que todo lo que se hizo en el pasado ya está muerto y ha desaparecido, sin embargo, lo que está sucediendo ahora sigue vivo y es fundamental. No obstante, Salomón afirmó en Eclesiastés 1:9-10: "¿Qué es lo que fue? Lo mismo que será. ¿Qué es lo que ha sido hecho? Lo mismo que se hará; y nada hay nuevo debajo del sol. ¿Hay algo de que se puede decir: He aquí esto es nuevo? Ya fue en los siglos que nos han precedido". Varias veces en la Escritura se nos dice que aprendamos de las cosas hechas en el pasado, para que seamos más sabios (1 Corintios 10:11; Romanos 15:4), y esto es especialmente cierto en lo que respecta a la historia de la iglesia.

La historia de la iglesia está llena de controversias, herejías y batallas por la verdad. Debemos familiarizarnos con esos acontecimientos si queremos permanecer fieles en el presente. Nos gustan las innovaciones y los descubrimientos, incluso cuando se trata de teología. Aunque las novedades pueden despertar nuestro interés, debemos estar atentos para asegurarnos de que se comprueban y demuestran su veracidad. Robert Shindler, un estrecho colaborador de Charles Haddon Spurgeon, comentó: "Es demasiado evidente que los hombres están dispuestos a renunciar a lo antiguo por lo nuevo. Pero comúnmente se encuentra en la teología que lo que es verdadero no es nuevo, y lo que es nuevo no es verdadero".

Dios ha revelado en las Escrituras todo lo que es necesario para la vida y la piedad (2 Pedro 1:3), y esos fundamentos nunca cambiarán. Un estudio de la historia de la iglesia revelará que la mayoría de las "innovaciones" en la teología (y a veces en la práctica) no son más que una reedición de antiguas herejías que fueron rechazadas por la iglesia primitiva.

Un estudio de la historia de la iglesia revela que, en los primeros siglos de la iglesia, los fundamentos de cada doctrina y práctica cardinal fueron probados y confirmados. Las preguntas sobre la naturaleza de Dios, la identidad de Cristo, la realidad del cielo y el infierno, la naturaleza del hombre y el impacto del pecado, y muchas otras fueron debatidas a medida que surgían nuevas enseñanzas. Los escritos de los primeros padres de la iglesia y las decisiones de los concilios eclesiásticos se ocuparon principalmente de estos temas. El Concilio de Nicea condenó el arrianismo en el año 325. El Concilio de Cartago denunció el pelagianismo en el 418. Y el Concilio de Calcedonia rechazó el eutiquianismo en el 451.

En la historia más reciente de la iglesia, a finales del siglo XIX, Charles Spurgeon y otros reconocieron una tendencia peligrosa en la iglesia y la abordaron en una serie de artículos en The Sword and the Trowel (La espada y la Pala), que dieron lugar a la "Controversia de Descenso". Robert Shindler observó que había un cambio generalizado en Inglaterra hacia una forma de liberalismo llamada Socinianismo, llamada así por Faustus Socinus, quien rechazó la idea de la Trinidad en 1574. Socinus no fue el creador de esta enseñanza, ya que el mismo error había sido abordado por Tertuliano a principios del siglo III cuando escribió contra el monarquianismo. Aunque hoy en día no oigamos mucho estos términos, el socinianismo y el monarquianismo todavía se enseñan en algunas iglesias, y debemos estar alerta contra estos y otros errores que pueden introducirse en nuestras congregaciones.

El pastor y teólogo John Piper promueve el estudio de la historia de la iglesia. En un mensaje titulado "El valor de aprender historia", Piper afirma que el breve libro de Judas nos ofrece una potente lección sobre la importancia de la historia. Judas comparó a las personas que amenazaban a la iglesia en su época con otras personas y acontecimientos de la historia. Un aspecto interesante del enfoque de Judas es que eligió algunos puntos históricos relativamente oscuros, pero esperaba que sus lectores conocieran los detalles de esos temas. En Judas 1:11, Judas se refiere a los personajes históricos de Caín, Balaam y Coré. En una sociedad en la que se desconocían las bibliotecas personales y prácticamente no se conocían copias personales de las Escrituras, Judas dio por sentado que la mayoría de la gente sabría quiénes eran esos personajes. Al aplicar las lecciones históricas a las situaciones actuales, Judas enseñó a la iglesia a estar atenta a los peligros de las concesiones y los errores.

Otra razón para estudiar la historia de la iglesia es ayudar a liberar nuestro pensamiento de las modas actuales que condicionan la comprensión de los temas. Nos guste o no, somos un producto de nuestra época, y los temas candentes de nuestros días inevitablemente afectan nuestro pensamiento. Si obtenemos la perspectiva de otras épocas sobre cualquier tema, podemos sopesar ideas que de otra manera se nos escaparían. El teólogo reformado J. W. Nevin dijo que su mayor pecado como joven cristiano fue una postura inadecuada en cuanto a los hechos de la historia de la iglesia. Luego se dio cuenta de que la historia de la iglesia es, en realidad, la historia de la vida de la familia de Cristo, y que, por lo tanto, fue su propia historia la que lo conectó con Cristo.

En Judas 1:3 se nos dice: "contendáis ardientemente por la fe que ha sido una vez dada a los santos". En este versículo hay un énfasis en el pasado y en el presente, y los dos no se pueden separar. Nuestra fe es una fe antigua, basada en verdades intemporales, y estamos llamados a vivirla en el presente. La sabiduría nos llevaría a aprender de la historia de la iglesia, a comprender a los que han librado las batallas y aprendido las lecciones antes que nosotros, para poder llevar a cabo nuestros deberes con mayor eficacia.

English



Retornar a la página inicial de Español

¿Por qué es importante conocer la historia de la iglesia?
Suscríbete a la

Pregunta de la Semana

Comparte esta página: Facebook icon Twitter icon Pinterest icon Email icon
© Copyright Got Questions Ministries