settings icon
share icon
Pregunta

¿Qué es el hilemorfismo antropológico?

Respuesta


Muy estrechamente asociado con las enseñanzas de Aristóteles y Tomás de Aquino, el hilemorfismo antropológico es una visión de la relación entre el cuerpo y el alma.

El hilemorfismo es la teoría de que la "materia" (esencia pura y abstracta) se combina con la "forma" (lo que da a algo su naturaleza) para formar la "sustancia" (lo que normalmente consideramos materia). Por ejemplo, la arcilla no formada puede ser moldeada y endurecida para hacer un ladrillo: la arcilla es la "materia", y la forma y la dureza son la "forma"; el ladrillo es la "sustancia" resultante.

El hilemorfismo antropológico aplica esta teoría a la naturaleza del hombre. ¿Cómo se relacionan el cuerpo, el alma y el espíritu entre sí? La mayoría de los debates cristianos sobre este tema giran en torno al debate de la tricotomía versus la dicotomía. Ambos puntos de vista indican cierta separación entre el alma y el cuerpo. Aristóteles, Aquino y otros sostuvieron que el cuerpo es "materia" y el alma es la "forma" que le da al ser humano su naturaleza. También creían que la forma y la materia están inseparablemente combinadas y dependen la una de la otra. Un ladrillo no puede ser un ladrillo sin la combinación de arcilla y dureza y una forma particular. De la misma manera, un ser humano no puede ser un ser humano sin la combinación de cuerpo y alma.

El término "hilemorfismo antropológico" en sí mismo significa "materia" (hylos,) y "forma" (morphos) de "hombre" (anthropos). Aristóteles adoptó estos términos de Platón, cuyos puntos de vista sobre el tema fueron ilustrados en su parábola de la cueva en La República. Aristóteles enseñó que no puede existir la materia sin cumplir con una forma, y que la forma no puede existir sin tener una presencia en la materia. Así, Aristóteles enseñó que el cuerpo no puede vivir sin el alma, y el alma no puede vivir sin el cuerpo (no puede haber vida después de la muerte).

Aquino no fue tan enfático sobre la forma y la inseparabilidad de la materia. Como sacerdote dominico, Aquino tenía un gran respeto por las Escrituras, lo cual indica que una separación es posible. Versículos como Mateo 10:28 enseñan que el cuerpo y el alma no son mutuamente dependientes: "Y no temáis a los que matan el cuerpo, mas el alma no pueden matar". Quizás el argumento más fuerte contra el riguroso hilemorfismo aristotélico está en 1 Corintios 15:40, donde Pablo escribe sobre la resurrección: "Y hay cuerpos celestiales, y cuerpos terrenales".

Sin embargo, Aquino pudo combinar el hilemorfismo con principios cristianos esenciales. Afirmó que, aunque el alma y el cuerpo están unidos, el alma puede sobrevivir sin el cuerpo. El alma simplemente está incompleta hasta que se reincorpora. El alma o "forma" de un humano existe en un estado no natural hasta que Dios resucite el cuerpo. De esta manera, Aquino explicó la transición entre la muerte del cuerpo terrenal y la resurrección del cuerpo celestial. Tener un cuerpo, según Aquino, es esencial para ser humano, y por lo tanto la humanidad no puede ser perfeccionada sin él.

English



Retornar a la página inicial de Español

¿Qué es el hilemorfismo antropológico?
Suscríbete a la

Pregunta de la Semana

Comparte esta página: Facebook icon Twitter icon Pinterest icon YouTube icon Email icon
© Copyright Got Questions Ministries