settings icon
share icon
Pregunta

¿Qué dice la Biblia acerca del patrimonio?

Respuesta


El patrimonio es algo que se trasmite del pasado. Un patrimonio puede ser una propiedad, una reputación, tradiciones o una posición en la vida. Es un legado. Nuestro patrimonio nacional o racial se refiere a las costumbres, la geografía o la raza de las personas o países en los que nacimos. Por ejemplo: "Ella está orgullosa de su herencia nativa americana". El patrimonio de propiedad se refiere a la herencia dejada por los ancestros, como en "El reloj de diamante es parte de su patrimonio de sus abuelos". La Biblia tiene mucho que decir acerca del patrimonio y el hecho de que los hijos de Dios reciben un patrimonio espiritual (Efesios 1:11).

Cuando Dios le dijo a Abram que él se convertiría en el padre de una gran nación, Dios estaba estableciendo un nuevo pueblo (Génesis 12:1–3). La tierra donde Abram residió sería el patrimonio de sus descendientes (Génesis 17:8; Éxodo 6:8; Jeremías 12:14). El nieto de Abram, Jacob o Israel, trasladó a su familia a Egipto debido a una hambruna, y allí permanecieron durante cuatrocientos años (Génesis 45:9–47). Al final de ese tiempo, los israelitas dejaron Egipto y finalmente entraron a la Tierra Prometida (Josué 1:6). Aunque habían vivido en Egipto durante cuatrocientos años, el pueblo de Dios aún conservaba su patrimonio como israelitas.

"El hombre de bien deja herencia a los hijos de sus hijos" (Proverbios 13:22), y el Antiguo Testamento proporciona ejemplos de padres que traspasan un patrimonio a sus hijos. La herencia de Abraham fue dada a su hijo Isaac y a su nieto Jacob. En su lecho de muerte, Jacob bendijo a sus doce hijos (Génesis 49). Un patrimonio especial llamado el derecho de primogenitura fue conferido al primogénito de una familia. Esau, el hijo de Isaac, renunció a su derecho de primogenitura a cambio de un plato de lentejas, pensó tan poco en su patrimonio divino que lo cambió por un placer efímero. Por esa acción, Esau es llamado "profano" en Hebreos 12:6.

Salmos 127:3 dice que los hijos son el patrimonio del Señor. Dios encomienda a los padres nuevos seres humanos y les da la responsabilidad de criar y entrenar a esos niños para conocerle y honrarle (Salmos 139:13–16; cf. Deuteronomio 6:1–9). Como los hijos son un patrimonio, deben ser recibidos con gratitud. Así como valoramos las reliquias que nos han transmitido nuestros bisabuelos, debemos valorar a los niños que Dios nos confía como nuestro patrimonio.

Los piadosos encuentran su suficiencia en Dios, y ven la Palabra de Dios como su patrimonio: “Tu ley es mi deleite, Mi herencia para siempre” (Salmos 119:111). Todos deberíamos vivir para un patrimonio que sea espiritual y eterno. Romanos 8:17 nos dice que todos aquellos que confían solo en Cristo para la salvación son hechos coherederos con Él. El patrimonio de los cristianos es la vida eterna (Juan 3:16–18), recompensas celestiales (Apocalipsis 22:12) y la ciudadanía en el cielo (Filipenses 3:20). Como nuestro gran Benefactor, Dios dio a Su Hijo para comprar nuestra salvación (2 Corintios 5:21). Él provee la habilidad y la oportunidad de invertir nuestras vidas para Él, luego nos recompensa por hacerlo. “El que venciere heredará todas las cosas, y yo seré su Dios, y él será mi hijo” (Apocalipsis 21:7). Como Sus hijos, debemos hacer todo a la luz de nuestro gran patrimonio. Colosenses 3:23–24 dice, “Y todo lo que hagáis, hacedlo de corazón, como para el Señor y no para los hombres; sabiendo que del Señor recibiréis la recompensa de la herencia, porque a Cristo el Señor servís.”

Un patrimonio terrenal es un maravilloso regalo que añade disfrute a nuestras vidas y ayuda a definir quiénes somos. Pero el patrimonio terrenal es temporal. La Biblia nos insta a centrarnos en un patrimonio eterno (Mateo 6:19; Colosenses 3:1–4). Mientras estamos en este mundo, vivimos como "extranjeros y peregrinos” (1 Pedro 2:11). Podemos invertir nuestras vidas terrenales temporales en el servicio a Dios que resulta en "una herencia que no se corrompe, ni mancha, ni marchita. Reservada en los cielos para vosotros” (1 Pedro 1:4).

English



Retornar a la página inicial de Español

¿Qué dice la Biblia acerca del patrimonio?
Suscríbete a la

Pregunta de la Semana

Comparte esta página: Facebook icon Twitter icon Pinterest icon YouTube icon Email icon
© Copyright Got Questions Ministries