¿Deberían los cristianos estar en grupitos cerrados?


Pregunta: "¿Deberían los cristianos estar en grupitos cerrados?"

Respuesta:
Un grupito cerrado se puede considerar como un grupo exclusivo de personas que pasan tiempo juntos y no son amigables con los de afuera. La gente por naturaleza se siente atraída hacia otros que son como ellos y, a veces sin saberlo, forman un grupito cerrado. Cuando encontramos a alguien con los mismos gustos, el mismo sentido del humor y una cosmovisión similar, queremos pasar más tiempo con él o ella. Nos gusta estar cerca de las personas que aceptan nuestras propias perspectivas y personalidad. Es perfectamente normal y aceptable pasar tiempo con un pequeño grupo de amigos con los cuales uno disfruta. Sin embargo, no es aceptable ser descortés o despectivos con quienes no son parte de su grupo de amigos. La biblia nos dice que amemos a todos, así como nos amamos a nosotros mismos (Gálatas 5:14), incluyendo a aquellos que son diferentes a nosotros.

Los grupitos cerrados a menudo están asociados con el comportamiento inmaduro de los niños en la escuela, aunque algunas iglesias también tienen la reputación de tener ese tipo de grupitos. Algunas denominaciones tienden a propagar esa cultura más que otras, y la actitud de la congregación a menudo es un reflejo del liderazgo. Un pastor que es abierto, humilde y dispuesto a conectarse con todas las personas, generalmente lidera una iglesia llena de personas con la misma actitud. Sin embargo, los pastores que se consideran a sí mismos por encima de los demás miembros, o que se aíslan dentro de un estrecho círculo de un selecto grupo, sin saberlo pueden inspirar a los feligreses a que hagan lo mismo. Primera Pedro 5:5 nos advierte acerca de tales actitudes: "…y todos, sumisos unos a otros, revestíos de humildad; porque: Dios resiste a los soberbios, Y da gracia a los humildes".

No podemos evitar sentirnos atraídos hacia personas que nos hacen sentir cómodos y aceptados. C. S. Lewis declaró muy bien que "la amistad nace en el momento en que una persona le dice a otra: "¡Qué! ¿Tú también? Pensé que era el único". Cuando nos encontramos con varias personas con las cuales tenemos esa experiencia, preferimos su compañía y no la de aquellos que no conocemos bien o con quien particularmente no nos interesa estar. Hacer nuevos amigos puede ser difícil e incómodo. Así que es normal que busquemos aquellos que ya conocemos, y ese patrón puede llevarnos a la creación de un grupito cerrado. Un círculo de amigos se convierte en un grupito cerrado cuando pierden interés en conocer gente nueva y, no son cordiales sobre todo con aquellos que intentan formar parte del grupo.

Dentro de la iglesia, la presencia de los grupitos cerrados puede ser espiritualmente devastadora para los nuevos miembros y especialmente para los creyentes más débiles. Santiago 2:1 dice, "Hermanos míos, que vuestra fe en nuestro glorioso Señor Jesucristo sea sin acepción de personas". Esta acepción de personas puede ser debida a la situación financiera, popularidad, apariencia, estilo de vida, o historia personal. Los creyentes deben ser conscientes de la tendencia al favoritismo y anularla cada vez que la veamos en nosotros. Cuando reconocemos nuestros prejuicios ante Dios, hemos dado un paso hacia adelante para vencerlos. No podemos cambiar lo que no queremos reconocer.

Se ha dicho que Jesús era parte de un grupito cerrado, ya que pasó gran parte de Su tiempo solo con Pedro, Jacobo y Juan (Marcos 5:37). Jesús tuvo muchos discípulos (Juan 6:60), pero sólo doce apóstoles escogidos (Mateo 10:1). Es cierto que compartió algunas de las mejores experiencias espirituales con aquellos que estaban más cerca de Él, pero ¿eso constituye un grupito cerrado?

Las personas saludables reconocen que hay muchos niveles de relación, y no todas las personas merecen el mismo nivel de confianza. La vida de Jesús demostró el perfecto equilibrio en las relaciones. Él tuvo un pequeño círculo de amigos de confianza, pero no pasó todo Su tiempo libre solo con ellos. Jesús pasó Su vida interactuando, bendiciendo, enseñando y sirviendo a todos aquellos que vinieron a Él, y le enseñó a Sus discípulos a hacer lo mismo (Mateo 4:23; 12:15; Lucas 20:1). Jesús dio desinteresadamente, sin permitir que otros tomaran lo que Él no estaba dispuesto a dar. Incluso Su vida nadie se la quitó, sino que Él la dio voluntariamente (Juan 10:18).

No podemos pasar todo nuestro tiempo dando. Incluso Jesús tomó tiempo para estar a solas con el Padre (Marcos 6:45-46). También alentó a los discípulos a descansar (Marcos 6:31). Las personas saludables conocen la diferencia entre aquellos que sirven y aquellos que les ayudan a soportar la carga de servir, y pasan cantidades adecuadas de tiempo y energía con cada grupo.

Un círculo de amigos cercanos no necesariamente es un grupito cerrado. Pueden ser personas que han encontrado compañeros para ayudar a llevar sus cargas. Si también están involucrados en servir a los demás, dando desinteresadamente a aquellos que no pueden retribuir, entonces, pueden necesitar ese grupo íntimo como un alivio de la presión constante de dar, así como lo hizo Jesús. Aquellos que están en el ministerio tiempo completo, necesitan especialmente personas claves de confianza con quienes puedan simplemente ser ellas mismas, sin tener la exigencia y presión constante para servir. Aquellos que no están en este círculo de amigos, pueden verlo con celo y ponerle el nombre de grupito cerrado, sin darse cuenta que todas las personas, incluidos los líderes de los ministerios, necesitan unos amigos de confianza.

Si bien, debería ser la meta de cada cristiano el modelar a Cristo y desarrollar la compasión desinteresada para todos, también es importante cultivar amistades estrechas. Sin embargo, si este círculo de amigos se convierte en una unidad cerrada que intencionalmente excluye a otros posibles compañeros, puede llegar a ser perjudicial. Si la exclusividad de un grupo de la iglesia está causando daño o agravio dentro del cuerpo de Cristo, ese grupo debería considerar una reestructuración para evitar la reputación de ser un grupito cerrado.

English

Retornar a la página inicial de Español

¿Deberían los cristianos estar en grupitos cerrados?

Suscríbete a la pregunta de la semana