¿Qué es el Movimiento de Formación Espiritual?



 

 

Pregunta: "¿Qué es el Movimiento de Formación Espiritual?"

Respuesta:
El Movimiento de Formación Espiritual es muy popular hoy en día. Es, sin embargo, en muchos sentidos un alejamiento de la verdad de la Palabra de Dios a una forma mística del Cristianismo, y ha infiltrado, en cierta medida, casi todas las denominaciones evangélicas. Esta idea de la formación espiritual se basa en la premisa de que si hacemos ciertas prácticas, podemos ser más como Jesús. Los partidarios de la formación espiritual erróneamente enseñan que cualquier persona puede practicar estos rituales místicos y encontrar a Dios dentro de sí mismos.

Demasiado a menudo, los adherentes del movimiento actual de formación espiritual creen que las disciplinas espirituales transforman el buscador por él o ella entrando en un estado alterado de conciencia. El movimiento de formación espiritual se caracteriza por cosas tales como la oración contemplativa, la espiritualidad contemplativa y el misticismo cristiano.

La verdadera formación espiritual bíblica o transformación espiritual, comienza con el entendimiento de que somos pecadores viviendo separados de Dios. Nuestras facultades han sido corrompidas por el pecado y por tanto nosotros no podemos agradar a Dios. La verdadera transformación espiritual ocurre como nos entregamos a Dios para que Él nos transforme por la orientación y el poder del Espíritu Santo. Al menos la mitad de cada epístola del Nuevo Testamento se orienta hacia cómo vivir una vida agradable a Dios - por obediencia y sumisión al Espíritu Santo en todas las cosas. Las Escrituras nos llaman los redimidos, salvos, santos, ovejas, soldados y siervos, pero también nos enseña que solamente mediante el poder del Espíritu podemos vivir de acuerdo al significado de estos nombres.

Los siguientes pasajes abordan diversos aspectos de la formación espiritual, la obra de Dios en la vida del creyente:

"Porque a los que antes conoció, también los predestinó para que fuesen hechos conformes a la imagen de su Hijo, para que él sea el primogénito entre muchos hermanos." (Romanos 8:29). Aquí está el objetivo de la transformación: que seamos como Cristo.

"Por tanto, nosotros todos, mirando a cara descubierta como en un espejo la gloria del Señor, somos transformados de gloria en gloria en la misma imagen, como por el Espíritu del Señor" (2 Corintios 3:18). Esto es parte de un pasaje que enseña que somos cambiados a la imagen de Cristo no siguiendo reglas y leyes, sino siguiendo la guía del Espíritu por la fe.

"Porque nosotros también éramos en otro tiempo insensatos, rebeldes, extraviados, esclavos de concupiscencias y deleites diversos, viviendo en malicia y envidia, aborrecibles, y aborreciéndonos unos a otros. Pero cuando se manifestó la bondad de Dios nuestro Salvador, y su amor para con los hombres, nos salvó, no por obras de justicia que nosotros hubiéramos hecho, sino por su misericordia, por el lavamiento de la regeneración y por la renovación en el Espíritu Santo, el cual derramó en nosotros abundantemente por Jesucristo nuestro Salvador, para que justificados por su gracia, viniésemos a ser herederos conforme a la esperanza de la vida eterna"(Tito 3:3-7).

Aquí, Pablo nos recuerda de nuestra vida antes y después. Hemos respondido a la 'bondad y el amor de Dios' que se nos muestra por la muerte de Cristo por nuestros pecados. Nos hemos arrepentido de nuestros pecados y ahora respondemos al incentivo continuo del Espíritu y Su empoderamiento a vivir de otra manera como hijos de Dios. Como resultado, hemos sido transformados por "la regeneración y por la renovación en el Espíritu Santo" (v. 5). Esta, entonces, es la verdadera formación espiritual — la transformación de nuestros espíritus por Su Espíritu a la imagen de Cristo.


Retornar a la página inicial de Español

¿Qué es el Movimiento de Formación Espiritual?