¿Deberían los cristianos ir a fiestas? ¿Qué dice la biblia acerca de los festejos?


Pregunta: "¿Deberían los cristianos ir a fiestas? ¿Qué dice la biblia acerca de los festejos?"

Respuesta:
La respuesta corta a esta pregunta es: "depende de la fiesta". Las fiestas son populares porque son oportunidades divertidas para reunirse con los amigos, conocer gente nueva y para relajarse y disfrutar la compañía de los demás. Como seres humanos, estamos diseñados para ser seres sociales. Vivimos en grupos, trabajamos en grupos y socializamos en grupos. Así que cuando tenemos ganas de festejar, estamos respondiendo a la necesidad de la interacción, diversión y esparcimiento humano. Esto es normal y natural.

Para los cristianos, el deseo de la interacción humana tiene el aspecto adicional de querer y tener compañerismo. La palabra griega traducida "comunión" en el nuevo testamento es koinonía, que significa "compañerismo, participación, interacción social y la comunicación". El concepto importante para la comunión cristiana es "compañerismo". La biblia nos dice que hemos sido llamados a la comunión (compañerismo) con Cristo (1 Corintios 1:9), con el Padre (1 Juan 1:3), y con el Espíritu Santo (Filipenses 2:1). Juan nos dice que, como creyentes, tenemos comunión unos con otros en virtud de la sangre que Jesús derramó por nosotros en la cruz (1 Juan 1:7). Pablo además dice que tener comunión con Cristo es participar de Su sufrimiento (Filipenses 3:10). También se nos advierte que no estamos llamados a tener comunión con el mal (1 Corintios 10:20). Así como la luz y las tinieblas son incompatibles, de igual manera no debe haber comunión entre los cristianos y el pecado.

El problema con la pregunta "¿deberían los cristianos ir a fiestas?", es que las "fiestas" de las que se están preguntando, no son siempre "fiestas de comunión". No hay ninguna razón incluso para hacer la pregunta respecto a fiestas que se centran en la comunión cristiana. No, esta pregunta casi siempre es en relación a las fiestas que involucran el consumo excesivo de alcohol, consumo de alcohol por parte de menores de edad, drogas y/o sexo. Sin duda, hay personas no cristianas que pueden festejar inocentemente, pero una fiesta que involucra cosas que son inmorales y/o ilegales, se deben evitar. Como creyentes, debemos protegernos contra la tentación, recordando que "las malas conversaciones corrompen las buenas costumbres" (1 Corintios 15:33). Además, ir a fiestas donde se llevan a cabo actividades pecaminosas, incluso si nosotros no participamos, debilita nuestro testimonio y se blasfema el nombre de Cristo (Romanos 2:24). "Apártese de iniquidad todo aquel que invoca el nombre de Cristo" (2 Timoteo 2:19).

Hay quienes podrían considerar que ir a festejos es una oportunidad para compartir de Cristo con los incrédulos, y mientras nos estamos preparando para dar una respuesta en todo momento de la esperanza que hay en nosotros (1 Pedro 3:15), eso supone que los inconversos en una fiesta están interesados en el evangelio. Rara vez tales oportunidades surgen en una fiesta donde se está bebiendo, consumiendo drogas, o se está llevando a cabo actividad sexual. Por lo tanto, mientras que los cristianos deben aprovechar todas las oportunidades para tener comunión con otros creyentes, debemos discernir para saber si nos estamos abriendo a la tentación o a algo que pudiera comprometer nuestra vida en Cristo y nuestro testimonio ante un mundo que nos observa.

English

Retornar a la página inicial de Español

¿Deberían los cristianos ir a fiestas? ¿Qué dice la biblia acerca de los festejos?

Suscríbete a la pregunta de la semana