¿Qué significa ser parte de la familia de Dios?



 

 

Pregunta: "¿Qué significa ser parte de la familia de Dios?"

Respuesta:
La biblia enseña que Jesús y el padre uno son (Juan 1:1-4), y que además Jesús es el unigénito hijo de Dios (Hebreos 1:1-4). Este término familiar indica que Dios considera a Jesús como un miembro de la familia. A los creyentes nacidos de nuevo se nos dice que también somos miembros de esta familia (Romanos 9:8; 1 Juan 3:1-2). ¿Cómo podemos llegar a ser parte de esta familia de Dios? Cuando escuchamos el evangelio, confesamos nuestros pecados, y ponemos nuestra fe y confianza en Jesucristo, en ese momento nacemos en el reino de Dios como sus hijos y nos convertimos en herederos con él por toda la eternidad (Romanos 8:14-17).

Mientras que a Jesús se le considera como el hijo unigénito de Dios, a los creyentes se les denomina hijos nacidos en la familia de Dios que necesitan crecer y madurar en la fe (Efesios 4:11-16), e hijos y herederos adoptados en su familia (Gálatas 4:4-7). La gracia y la misericordia infinita de Dios se revela en Efesios 1:5-6, donde dice que él redime pecadores, quienes han sido "adoptados hijos suyos por medio de Jesucristo, según el puro afecto de su voluntad, para alabanza de la gloria de su gracia, con la cual nos hizo aceptos en el Amado".

Como hijos de Dios, ¿qué heredamos? Nada menos que el reino de Dios (Mateo 25:34; 1 Tesalonicenses 2:12; Hebreos 12:28). Efesios 1:3 nos dice que los creyentes son bendecidos con toda bendición espiritual en los lugares celestiales en Cristo. Estas bendiciones espirituales son innumerables, eternas, permanecen en Cristo, y nosotros como sus hijos recibimos estas bendiciones por la gracia de Dios. Como hijos terrenales, en algún momento heredaremos lo que nuestros padres nos dejen después de su muerte. Pero en el caso de Dios, los creyentes ya estamos cosechando los beneficios de nuestra herencia al tener paz con él a través del sacrificio de su hijo en la cruz. Otras de las recompensas de nuestra herencia son el sello del Espíritu Santo a partir del momento en que creemos en Cristo (Efesios 1:13-14), que es lo que nos empodera para vivir para Dios en el presente, y el saber que nuestra salvación está segura para la eternidad (Hebreos 7:24-25).

Ser parte de la familia de Dios es la mayor bendición que se le ha dado a los creyentes, y la que debería hacer que nos postremos de rodillas en humilde adoración. No podemos hacer nada para merecerlo, puesto que es el don de amor, misericordia y gracia de Dios hacia nosotros, no obstante, estamos llamados a ser hijos e hijas del Dios viviente (Romanos 9:25-26). ¡Que todos respondamos con fe a su invitación!


Retornar a la página inicial de Español

¿Qué significa ser parte de la familia de Dios?