settings icon
share icon
Pregunta

¿Qué es la ética sexual?

Respuesta


La ética sexual es la combinación de consideraciones morales y éticas relacionadas con la sexualidad humana. La ética sexual incluye las actitudes y los valores relacionados con la identificación de género, la orientación sexual, la procreación y el consentimiento. La ética sexual de una cultura por lo general está estrechamente relacionada con la religión de esa cultura, la cual atribuye un valor moral a ciertos aspectos de la expresión sexual. Por ejemplo, la determinación de si la violación, el abuso sexual o el adulterio son moralmente incorrectos varía de una cultura a otra y frecuentemente está ligada al nivel de influencia que el cristianismo ha tenido en esa región. En la cosmovisión judeocristiana, la Biblia tiene la última palabra sobre la ética sexual y ha sido la norma para la mayoría de las naciones libres durante los últimos dos milenios.

Antes del sexto capítulo del Génesis, la humanidad ya había violado todas las normas éticas que el Creador había inculcado en el corazón (Génesis 6:1, 5-6). En Génesis 6:5 se dice que "todo designio de los pensamientos del corazón de ellos era de continuo solamente el mal". Podemos interpretar correctamente que esto incluye también las prácticas sexuales. Las actitudes humanas hacia la sexualidad han estado manchadas de pecado, egoísmo y perversión desde el principio de la historia de la humanidad.

Desde el principio, Dios ha tenido el derecho de definir la ética sexual para nosotros porque Él creó la sexualidad. Cuando creó a Eva y se la entregó a Adán (Génesis 2:21-25), definió el matrimonio y lo bendijo. En toda la Escritura hay mandatos que refuerzan esa definición (Deuteronomio 5:18; Levítico 20:10; Marcos 10:6-8; Efesios 5:31). El sexo fue creado para un esposo y una esposa dentro del pacto del matrimonio. Hebreos 13:4 dice: "Honroso sea en todos el matrimonio, y el lecho sin mancilla; pero a los fornicarios y a los adúlteros los juzgará Dios". Por lo tanto, cualquier expresión sexual fuera del pacto matrimonial es pecado, ya sea el adulterio, el sexo pre o extramatrimonial, la práctica homosexual, la prostitución o incluso la lujuria (Mateo 5:28).

La ética sexual establecida por Dios es para nuestro bien, no para hacernos daño. Él no nos da Sus leyes para limitar nuestra alegría o nuestras relaciones. El Dios que nos creó sabe cómo funcionamos mejor. Al igual que el creador de una nueva tecnología da instrucciones para que el aparato funcione de forma óptima, así Dios da instrucciones en Su Palabra, la Biblia, para Su creación humana (Salmo 119:105). Él conoce las consecuencias por el mal manejo del don de la sexualidad. Nuestro mundo se tambalea por el peso de esas consecuencias. Millones de abortos, enfermedades de transmisión sexual, divorcios, abusos sexuales a menores, violaciones y casos de tráfico de personas desaparecerían si sólo mantuviéramos la ética sexual de Dios.

Independientemente de nuestras decisiones éticas pasadas, cada día tenemos una opción. Podemos seguir revolcándonos en la locura del mundo donde la ética sexual cambia cada hora dependiendo de los sentimientos de la persona en ese momento. O podemos comprometernos a alinear nuestro punto de vista con el de Dios y tratar la sexualidad como el don sagrado que es. De la misma manera que no utilizaríamos un jarrón antiguo para guardar el aceite sucio de nuestro auto, nunca debemos utilizar nuestros cuerpos de manera que los degrade y deshonre sexualmente. Fuimos creados para ser el templo del Espíritu Santo (1 Corintios 6:19-20). El templo de Dios es santo, y es nuestra responsabilidad cuidarlo, honrarlo y convertirlo en Su santuario (Romanos 12:1). Cuando lo hacemos, podemos evitar las consecuencias devastadoras que tantos están experimentando por ignorar la ética sexual de Dios.

English



Retornar a la página inicial de Español

¿Qué es la ética sexual?
Suscríbete a la

Pregunta de la Semana

Comparte esta página: Facebook icon Twitter icon Pinterest icon Email icon
© Copyright Got Questions Ministries