¿Por qué envió Dios un espíritu malo para atormentar al rey Saúl?



 

Pregunta: "¿Por qué envió Dios un espíritu malo para atormentar al rey Saúl?"

Respuesta:
"El Espíritu de Jehová se apartó de Saúl, y le atormentaba un espíritu malo de parte de Jehová." (1 Samuel 16:14). Esto también es mencionado en 1 Samuel 16:15-16,23; 18:10 y 19:9. Dios envió un "espíritu malo" demoníaco para atormentar a Saúl. Saúl había desobedecido a Dios en dos ocasiones (1 Samuel 13:1-14; 15:1-35). Por lo tanto, Dios quitó Su Espíritu de Saúl y permitió atormentarlo un espíritu malo. Probablemente, Satanás y los demonios siempre habían querido atacar a Saúl, y Dios ahora simplemente estaba dándoles permiso para hacerlo.

Esto conduce a una pregunta relacionada: ¿Dios envía espíritus malos para atormentar a la gente hoy? Hay ejemplos de individuos en el Nuevo Testamento siendo entregados a Satanás o demonios como castigo. Dios permitió que Ananías y Safira se llenaran del espíritu de Satanás como una advertencia y ejemplo para la iglesia primitiva (Hechos 5:1-11). Un hombre en la iglesia de Corinto estaba cometiendo incesto y adulterio, y Dios les ordenó a los líderes "entregarlo a Satanás" para destruir su carne pecaminosa y salvar su alma (1 Corintios 5:1-5). Jesús fue llevado por el Espíritu al desierto para ser probado y tentado por el diablo (Mateo 4:1-11). Dios también permitió un mensajero de Satanás atormentar al Apóstol Pablo para enseñarle a confiar en la gracia y poder de Dios y no exaltarse desmedidamente debido a la gran abundancia de verdad espiritual que se le dio (2 Corintios 12:7).

Si Dios permite que los espíritus malos atormenten a la gente hoy en día, lo hace con el objetivo de nuestro bien y Su gloria (Romanos 8:28). Aunque los demonios son malos, están aún bajo el control soberano de Dios. Como en el caso de Job, Satanás y sus secuaces pueden hacer sólo lo que Dios permite que hagan (Job 1:12; 2:6). Nunca actúan independientemente de la soberana y perfecta voluntad y propósito de Dios. Si los creyentes sospechan que están siendo atormentados por fuerzas demoníacas, la primera respuesta es arrepentirse de cualquier pecado conocido. Luego deberíamos pedir sabiduría para entender lo que deberíamos aprender de la situación. Entonces deberíamos someternos a lo que Dios ha permitido en nuestras vidas, confiando en que resultará en la edificación de nuestra fe y la gloria de Dios.


Retornar a la página inicial de Español

¿Por qué envió Dios un espíritu malo para atormentar al rey Saúl?