settings icon
share icon
Pregunta

El eslabón perdido - ¿se ha encontrado?

 
Respuesta


En ocasiones, los medios de comunicación informan irresponsablemente sobre la noticia de que alguien, en algún lugar, ha encontrado por fin "el eslabón perdido". Estas noticias dan a la gente la falsa impresión de que la ciencia ha descubierto por fin los restos fósiles de una criatura mitad humana, mitad mono, demostrando así la teoría de la evolución de Darwin. En realidad, no se ha encontrado nunca ningún eslabón perdido, sino que sigue desaparecido. Han aparecido muchos restos fósiles de prosimios, monos, simios y humanos, pero ningún fósil intermedio entre el simio y el hombre. Los darwinistas, ansiosos por encontrar el eslabón perdido, tienden a centrarse en cualquier aspecto superficial de un fósil que pudiera interpretarse como una marca de transición evolutiva del mono al simio o del simio al hombre. Las organizaciones de noticias están más que felices de publicar titulares sensacionalistas, ya que son buenos para el negocio.

El Darwinius massillae, por ejemplo, fue presentado como un eslabón perdido. Este fósil, también conocido como "Ida" (en honor a la hija del científico noruego que dirigió el equipo de investigación), es exactamente igual a un lémur moderno, salvo que carece de la garra de acicalamiento común a los lémures modernos. Los darwinistas se entusiasmaron al interpretar que Ida debía ser una transición evolutiva de prosimio (el grupo al que pertenecen los lémures) a mono, ya que los monos carecen de garras de acicalamiento. Esta no es la única interpretación posible de los datos, como veremos, pero les viene muy bien a los darwinistas.

¿Qué sucede si encontramos a un hombre que nace con manos, pero sin brazos, de modo que sus manos están unidas directamente a sus hombros? ¿Debemos creer que representa un eslabón perdido entre un humano y un pez? Ese sería el mismo razonamiento utilizado por los darwinistas con respecto a Ida. El hecho es que hay personas que nacen con manos, pero sin brazos, y todas siguen siendo 100% humanas. Sufren una condición conocida como focomelia, que se puede heredar o ser causada por la exposición prenatal a la droga talidomida.

¿Podría ser que el lémur fosilizado, en lugar de ser un eslabón perdido, sufriera una deformidad? Es totalmente posible. Pero, ¿qué es más sensacionalista: el hecho de desenterrar un lémur deforme muerto o el descubrimiento de una nueva especie que encaja en algún lugar del presunto árbol genealógico de la evolución humana? Si nos decidimos por lo segundo en lugar de lo primero, la gente podría proclamar a Ida como "la octava maravilla del mundo". Google podría incorporar la imagen de Ida en su logotipo por un día. Los titulares podrían proclamar que por fin hemos encontrado el eslabón perdido. Y los ansiosos devotos de Darwin podrían reclamar la victoria de una vez por todas. De hecho, todo eso ocurrió en 2009: mucho revuelo por un lémur muerto al que le faltaban algunas partes del cuerpo.

Las noticias, en su euforia por un posible eslabón perdido, también dieron importancia al hecho de que Ida tiene pulgares y uñas opuestas en lugar de garras, que son características humanas. No se tomaron la molestia de mencionar que los lémures modernos también tienen pulgares y uñas opuestas en lugar de garras, de modo que esas características no tienen ningún significado evolutivo.

Desafortunadamente, el afán por declarar que un fósil es un eslabón perdido ocurre con frecuencia. Se podrían dar más ejemplos de meros fragmentos de hueso e incluso de dientes de cerdo que se han imaginado como hombres-simio, se han vendido al público y se han fotografiado para utilizarlos en los libros de texto. Se han mezclado erróneamente huesos de seres humanos al 100% con huesos de simios al 100% para crear especies fantasiosas de hombres-simio. Se han distorsionado esqueletos humanos enfermos para que parezcan más simios y luego se han exhibido.

La anatomía humana tiene una amplia gama de variaciones potenciales, y estas variaciones han sido explotadas y malinterpretadas para sugerir la existencia de un eslabón perdido. Los aborígenes australianos modernos, por ejemplo, son conocidos por sus ojos hundidos, caras cortas, grandes arcos en las cejas y mandíbulas grandes y sobresalientes. Estos supuestos rasgos de simios, unidos a la cultura tradicional aborigen, llevaron a los darwinistas de los siglos XIX y XX a imaginar que los aborígenes eran una especie de hombres-simio primitivos. A los pigmeos de África no les fue mejor. Muchos de ellos fueron acorralados y expuestos en jaulas como "prueba" de la evolución.

Algunos darwinistas de los siglos XIX y XX pensaban que todos los pueblos no caucásicos eran simios y, por tanto, inferiores a los blancos. El propio Darwin escribió que "en algún período futuro, no muy lejano si se mide en siglos, las razas civilizadas del hombre exterminarán casi con seguridad, y reemplazarán, a las razas salvajes en todo el mundo". Asimismo, los simios antropomorfos [simios con apariencia humana]... serán sin duda exterminados". La brecha entre el hombre y sus aliados más cercanos será entonces más amplia, ya que intervendrá entre el hombre en un estado más civilizado, como podemos esperar, incluso que el caucásico, y algún simio tan inferior como un babuino, y no como ahora entre el negro o el australiano y el gorila" (Charles Darwin, The Descent of Man, 2ª ed., John Murray, Londres, p. 156, 1887). Observemos cómo Darwin afirma que el futuro humano "más civilizado" procederá de la raza caucásica y que los humanos más cercanos a los simios son los negros y los aborígenes australianos (a pesar de que los negros, los aborígenes y los caucásicos son todos 100% humanos, mientras que los gorilas son 100% simios). Básicamente, esto es lo que hacen los darwinistas modernos con los neandertales. Los neandertales parecen haber sido una raza más de humanos con características superficiales y "simiescas" como las de los aborígenes australianos. Muchos neandertales parecen haber sufrido condiciones patológicas como el raquitismo, el escorbuto, la sífilis y la artritis que exacerbaban sus características superficiales de simios. Todo lo que sabemos sobre los neandertales sugiere que eran tan humanos como nosotros. Eran hábiles cazadores, vivían en sociedades complejas, enterraban a sus muertos y practicaban la religión.

La conclusión es que las deformidades y las variaciones en los genomas implican la duplicación, el desplazamiento, la pérdida y/o la reorganización de la información genética preexistente. El proceso puede observarse en el mundo natural, y sus mecanismos son identificables y comprensibles. Sin embargo, la evolución de los prosimios en monos o de los monos en simios o de los simios en humanos implicaría la introducción de nueva información genética en un genoma, un proceso que nunca se ha observado en la naturaleza y cuyos mecanismos no han sido identificados por los científicos. No es de extrañar, pues, que no podamos encontrar ninguna prueba sólida de que haya ocurrido en el pasado. No es de extrañar que el eslabón perdido siga estando perdido.

English



Retornar a la página inicial de Español

El eslabón perdido - ¿se ha encontrado?
Suscríbete a la

Pregunta de la Semana

Comparte esta página: Facebook icon Twitter icon Pinterest icon Email icon
© Copyright Got Questions Ministries