¿Escucha Dios mis oraciones?



 

 

Pregunta: "¿Escucha Dios mis oraciones?"

Respuesta:
Dios escucha todo, incluso las oraciones. Él es Dios. Nada se escapa de él (Salmo 139:1-4). Él es soberano sobre todo lo creado (Isaías 46:9-11). Por lo tanto, la pregunta no es si Dios es consciente de cada oración (él si está consciente), sino más bien si Dios está conectado con nuestras oraciones con la intención de responderlas.

Dios quiere que oremos. Él ha creado la oración como un medio por el cual podemos disfrutar de él (Apocalipsis 3:20), confesar nuestros pecados (1 Juan 1:9), pedirle que supla nuestras necesidades (Salmo 50:15), y alinear nuestra voluntad con la suya (Jeremías 29:11-12; Lucas 22:42). Una clase de oración tiene la garantía de ser concedida. Lucas 18:13-14 describe la oración de arrepentimiento. Cuando clamamos al Señor en humilde arrepentimiento, él está dispuesto a justificarnos y perdonarnos.

Sin embargo, al considerar la oración, es importante recordar que la mayoría de las promesas de Dios en las escrituras fueron escritas para su pueblo. En el antiguo testamento, esas promesas fueron para Israel y todos los que se unieron con ellos. En el nuevo testamento, esas promesas fueron escritas para los seguidores de Jesús. Es un mal uso de las escrituras el sacar versículos aislados y tratar de aplicarlos a cualquier situación que queramos, incluyendo la oración. Aunque el señor conoce y escucha todo, él ha dado algunas circunstancias en las que no va a escuchar nuestras oraciones:

1. Cuando estamos escogiendo el aferrarnos al pecado en lugar de arrepentirnos y cambiar, Dios no escucha nuestras oraciones. En Isaías 1:15, el señor dice, "Cuando extendáis vuestras manos, yo esconderé de vosotros mis ojos; asimismo cuando multipliquéis la oración, yo no oiré; llenas están de sangre vuestras manos". (Proverbios 28:9 dice, "El que aparta su oído para no oír la ley, su oración también es abominable".

Ejemplo: Una pareja de jóvenes viven juntos en pecado sexual, sin embargo oran por la bendición de Dios en su hogar.

2. Cuando pedimos de acuerdo a nuestros propios deseos egoístas, Dios no escucha nuestras oraciones. Santiago 4:3 dice, "Pedís, y no recibís, porque pedís mal, para gastar en vuestros deleites".

Ejemplo: Un hombre está insatisfecho con su auto de tres años de comprado, así que él ora por un auto nuevo mucho más caro.

3. Cuando lo que pedimos no está de acuerdo con su voluntad para nosotros. 1 de Juan 5:14 dice, "Y esta es la confianza que tenemos en él, que si pedimos alguna cosa conforme a su voluntad, él nos oye".

Ejemplo: Orar fervientemente por un nuevo trabajo, pero el plan de Dios exige que nos quedemos donde estamos y que seamos de testimonio para nuestros compañeros de trabajo.

4. Cuando no pedimos en fe. En Marcos 11:24 Jesús dijo, "Por tanto, os digo que todo lo que pidiereis orando, creed que lo recibiréis, y os vendrá". Sin embargo, la fe no es creer por algo, es creer en alguien. Nuestra fe está en el carácter de Dios y en su deseo de bendecirnos y darnos bienestar. Cuando oramos, debemos tener fe en que él nos escucha y nos concederá cada petición que está conforme a su voluntad para nosotros (1 Juan 5:14-15).

Ejemplo: Pedimos a Dios que supla una necesidad financiera pero continuamos preocupándonos y haciendo comentarios faltos de fe a nuestras familias y compañeros de trabajo, tales como "probablemente nunca voy a conseguir ese dinero".

Dios es santo y desea que seamos santos como él es (Levítico 22:32; 1 Pedro 1:16). Cuando él sabe que también estamos buscando esa santidad, él se deleita en responder nuestras oraciones de maneras que continuemos nuestro crecimiento espiritual. Jesús dijo, "Si permanecéis en mí, y mis palabras permanecen en vosotros, pedid todo lo que queréis, y os será hecho" (Juan 15:7). El secreto de la oración es permanecer en Cristo, para que cualquier cosa que pidamos sea en conformidad con su corazón (Salmo 37:4). Sólo entonces podemos tener la confianza que Dios escucha nuestras oraciones con la intención de responderlas.


Retornar a la página inicial de Español

¿Escucha Dios mis oraciones?