settings icon
share icon
Pregunta

¿Es el sexo un pecado?

Respuesta


En el entorno adecuado, el sexo no es un pecado. De hecho, el sexo es una idea de Dios. En Mateo 19:4-6, Jesús afirma con autoridad divina: "¿No habéis leído que el que los hizo al principio, varón y hembra los hizo, y dijo: Por esto el hombre dejará padre y madre, y se unirá a su mujer, y los dos serán una sola carne? Así que no son ya más dos, sino una sola carne; por tanto, lo que Dios juntó, no lo separe el hombre". El relato de la creación es, pues, el fundamento de la institución del matrimonio, que fue validado por el propio Creador y establecido para ser una unión de por vida entre un hombre y una mujer.

El mismo hecho de que Dios haya creado a la humanidad como "hombre y mujer" revela que hemos sido creados como seres sexuales. Y el mandato de Dios de "fructificar y multiplicarse" no puede cumplirse sin el sexo (Génesis 1:28). El sexo es un mandato de Dios, por lo que no hay manera de que el sexo sea un pecado si se hace con la pareja matrimonial de toda la vida del sexo opuesto.

La palabra sexo no se encuentra en la Biblia. Las numerosas menciones de esta palabra en la sociedad, y la tendencia del mundo a burlarse, le han dado cierta notoriedad. Pero Dios nunca quiso que fuera una palabra sucia.

El Cantar de los Cantares describe la relación amorosa entre un marido y su mujer durante el período de los esponsales, la noche de bodas y después. La descripción del placer de los esposos en el capítulo 4 es discreta, pero con un significado inequívoco. Esa descripción se continúa en 5:1 con la aprobación de Dios: "Comed, amigos; bebed en abundancia, oh amados".

El sexo sólo es pecaminoso fuera del matrimonio. Dios dejó muy claro que el lecho matrimonial debe mantenerse puro (Hebreos 13:4). Las relaciones sexuales fuera del matrimonio se llaman fornicación. Primera de Corintios 6:9-10 dice: "¿No sabéis que los injustos no heredarán el reino de Dios? No erréis; ni los fornicarios, ni los idólatras, ni los adúlteros, ni los afeminados, ni los que se echan con varones...heredarán el reino de Dios". Mantener relaciones sexuales sin el beneficio del matrimonio es inmoral, y "la voluntad de Dios es vuestra santificación; que os apartéis de fornicación" (1 Tesalonicenses 4:3; cf. 1 Corintios 6:18).

Si se respetara el mensaje bíblico de abstenerse de tener relaciones sexuales hasta el matrimonio, habría muchas menos enfermedades de transmisión sexual, muchos menos abortos, muchos menos embarazos no deseados y muchos menos niños que crecen sin ambos padres en sus vidas. La abstinencia salva vidas, le da el valor adecuado a las relaciones sexuales y, lo más importante, honra a Dios.

Bajo ningún concepto el sexo entre un marido y una mujer es un pecado. Por el contrario, es una hermosa expresión de amor, confianza, intercambio y unidad. El sexo es un regalo de Dios a una pareja casada para el placer y la procreación.

English



Retornar a la página inicial de Español

¿Es el sexo un pecado?
Suscríbete a la

Pregunta de la Semana

Comparte esta página: Facebook icon Twitter icon Pinterest icon Email icon
© Copyright Got Questions Ministries