settings icon
share icon
Pregunta

¿Dormiremos en el cielo?

Respuesta


El sueño es una necesidad física para nuestros cuerpos terrestres. Sin el sueño, nuestros cerebros dejan de funcionar correctamente y nuestros cuerpos se niegan a trabajar. El ciclo del sueño y el despertar es sólo uno de los muchos ciclos que Dios ha establecido en la tierra; otros son el ciclo de las estaciones, el día y la noche, y el ciclo del agua. Estos ciclos forman parte de la vida en este planeta. Sin embargo, después de la muerte, estaremos en un reino diferente. Al morir, los que están "en Cristo" estarán inmediatamente con Él (2 Corintios 5:8), pero aún no tendrán sus cuerpos completamente restaurados. Debemos esperar a la resurrección para recibirlos (1 Corintios 15:40; 2 Corintios 4:14; Juan 5:28-29). Lo más probable es que en el intermedio, después de la muerte y antes de la resurrección, nuestras almas no necesiten dormir; más bien, disfrutaremos de adoración y gozo ininterrumpidos en la presencia del Señor.

"Dormir" en el cielo -el reino espiritual donde esperamos la resurrección- puede que ni siquiera sea posible o necesario. Jesús describió el lugar de descanso temporal para los justos como "cerca de Abraham" (Lucas 16:23). Tendremos algún tipo de cuerpo, y nos reconoceremos (Lucas 16:22-24). Podremos tener algún conocimiento de los acontecimientos de la tierra (Lucas 16:27-28; Apocalipsis 6:9-10). Pero debemos prestar atención a las reacciones de los seres humanos que vieron a Dios en Su gloria, como hicieron Isaías (Isaías 6:1-5), Moisés (Éxodo 33:20-23) y Juan (Apocalipsis 1:17). Vivir en la presencia manifiesta del Señor Dios Todopoderoso lo cambiará todo. Las cosas de la tierra, incluido el sueño, ya no tendrán el mismo valor para nosotros.

Sin embargo, Dios creó a los seres humanos para habitar un reino físico. Él tiene la intención de restaurar todas las cosas por completo (Hechos 3:21). En la resurrección, nuestros espíritus, que han estado con Cristo, se reunirán con nuestros cuerpos restaurados. Entonces habitaremos la nueva tierra completamente restaurada con Jesús (Isaías 65:17; Apocalipsis 21:1-2). La eternidad la pasaremos viviendo en cuerpos perfectos en una tierra perfecta con Jesús como nuestro Rey indiscutible. En el estado eterno, el sueño puede volver a ser parte de nuestra experiencia, al igual que comer y beber (Lucas 14:15; Apocalipsis 19:9). No obstante, el sueño no será necesario debido al agotamiento o la debilidad porque nuestros cuerpos serán perfectos como el de Jesús después de Su resurrección (Lucas 24:41-42). El hecho es que no sabemos bastante de las Escrituras para afirmar definitivamente si dormiremos o no en el cielo, en el milenio, o en el estado eterno. Esa es una de las miles de preguntas que se responderán en el cielo. Una cosa es segura: cuando veamos a Jesús por primera vez, el sueño será lo último en nuestra mente.

English



Retornar a la página inicial de Español

¿Dormiremos en el cielo?
Suscríbete a la

Pregunta de la Semana

Comparte esta página: Facebook icon Twitter icon Pinterest icon Email icon
© Copyright Got Questions Ministries