settings icon
share icon
Pregunta

¿Cómo puedo vencer la decepción en la vida?

Respuesta


Uno de los efectos desafortunados de vivir en un mundo pecador y caído es que toda persona, sea o no cristiana, experimenta dolor, sufrimiento y decepción en esta vida. Desde relaciones fallidas hasta sueños frustrados, la vida puede estar llena de dolor y decepción. De hecho, Jesús nos lo aseguró: "En este mundo tendréis aflicciones" (Juan 16:33). Nadie es inmune.

Para superar las decepciones, es importante mantenerlas en perspectiva. Aunque no podemos eliminar el sufrimiento o la decepción a este lado del cielo, puede llegar a ser menos formidable cuando se mira desde un punto de vista diferente. Lo primero que hay que tener en cuenta es lo siguiente: ningún sufrimiento o decepción que experimentemos en esta vida puede deshacer lo que Dios ha hecho por nosotros en Cristo. Aparte de las Escrituras, es muy difícil tener una perspectiva adecuada sobre el sufrimiento y la decepción, y estas cosas rara vez tendrán sentido para aquellos que no están familiarizados con la Palabra de Dios. Ni la psicología ni la filosofía pueden ofrecer una explicación suficiente al respecto. Ninguna ciencia social puede realizar la restauración del alma; sólo Dios puede hacerlo (Salmo 23:3). La verdad es que nuestras pruebas y decepciones, aunque no nos gusten, sirven para algo. Es a través de las pruebas que aprendemos la paciencia y la humildad, la resistencia y la confianza, virtudes que nos fortalecen y desarrollan nuestro carácter piadoso.

Además, es en los momentos difíciles cuando aprendemos a confiar en Dios y experimentamos de primera mano la absoluta fiabilidad de su Palabra. También aprendemos la verdad de lo que enseñó Pablo: El poder de Dios es más fuerte cuando somos más débiles (2 Corintios 12:9).

Es importante que nuestra perspectiva incluya la eternidad. Nuestro tiempo en la tierra es una fracción incalculablemente pequeña de nuestro viaje eterno. Pensemos en el apóstol Pablo y en la persecución a la que fue sometido mientras difundía el evangelio. Aunque su lista de sufrimientos parece insoportable desde cualquier punto de vista, sorprendentemente consideró sus penurias como "problemas ligeros y momentáneos". Esto se debe a que se centró en la "gloria eterna" que excedía con creces cualquier decepción terrenal que experimentara (2 Corintios 4:17; ver también Romanos 8:18). Según él, podemos hacerlo cuando fijamos nuestros ojos no en lo que se ve, sino en lo que no se ve, nuestro hogar celestial (2 Corintios 4:18).

Es la fe la que nos permite ver lo invisible. Por eso la fe es un elemento tan indispensable de la vida cristiana. Las Escrituras enseñan que vivimos por la fe (2 Corintios 5:7) y que sin ella es imposible agradar a Dios (Hebreos 11:6). Sabemos que, como seguidores de Cristo, experimentaremos decepciones y soportaremos pruebas en las que nuestra fe será puesta a prueba. Además, el apóstol Santiago nos dice que debemos "tener por sumo gozo" cuando nos enfrentamos a estas pruebas, ya que así es como nuestra fe se fortalece y maduramos como cristianos (Santiago 1:2-4).

Ahora bien, aunque las decepciones nos atormenten hasta el último latido de nuestro corazón, podemos minimizarlas comprendiendo y aplicando el principio de la siembra y la cosecha que se encuentra en toda la Biblia. "El que siembra justicia tendrá galardón firme" (Proverbios 11:18), mientras que "el que sembrare iniquidad, iniquidad segará" (Proverbios 22:8). Cuando vivimos fielmente de acuerdo con la perfecta Palabra de Dios, en primer lugar, renunciamos a traer problemas y decepciones innecesarias a nuestras vidas. Como declaró el salmista, "¿Con qué limpiará el joven su camino? con guardar tu palabra" (Salmo 119:9).

También es útil recordar la soberanía absoluta de Dios. Todo ocurre por Su prescripción o permiso y en perfecta concordancia con Sus soberanos propósitos y caminos insondables (Romanos 11:33). La oración es el máximo reconocimiento de la soberanía de Dios. En medio de nuestras pruebas y decepciones, la oración nos fortalece. Así lo hicieron Moisés (Éxodo 32:11; Números 14:13; 20:6), David (Salmo 55:16-17) y Daniel (Daniel 6:10; 9:20-23). Y antes de que nuestro Salvador llevara los pecados del mundo, pasó Su última noche en oración (Mateo 27:36-44; Juan 17). Hoy invita a los "trabajados y cargados" a acudir a Él, y nos dará descanso (Mateo 11:28).

Ser hijo de Dios significa que nunca estamos solos en nuestras pruebas (Hebreos 13:5). Dios nos da la fortaleza y la gracia que necesitamos para soportar cualquier circunstancia y superar cualquier decepción (Filipenses 4:13; Salmo 68:35). Su paz guardará nuestro corazón cuando lo busquemos (Filipenses 4:6-7). Si mantenemos nuestra mente en Dios, nada podrá robar nuestra paz.

English



Retornar a la página inicial de Español

¿Cómo puedo vencer la decepción en la vida?
Suscríbete a la

Pregunta de la Semana

Comparte esta página: Facebook icon Twitter icon Pinterest icon YouTube icon Email icon
© Copyright Got Questions Ministries