GotQuestions.org > Español > Preguntas acerca del Pecado > De dónde vino el pecado

¿De dónde vino el pecado?


Pregunta: "¿De dónde vino el pecado?"

Respuesta:
Dios no creó el pecado, pero creó seres con libre albedrío que tienen la capacidad de pecar. Esto incluye a Satanás, los ángeles caídos (demonios) y los seres humanos. Para ser claros, el pecado es no cumplir con las normas de Dios. El pecado no es una entidad o una cosa que "existe"; no se trata de un ser independiente. Por el contrario, el pecado es una falta de algo, un fracaso en obedecer completamente la ley de Dios y vivir a la altura de Su gloria (Romanos 3:23).

Cuando creó el universo y nuestro mundo, "Y vio Dios todo lo que había hecho, y he aquí que era bueno en gran manera" (Génesis 1:31; cf. 1 Timoteo 4:4). Esta creación "muy buena" incluía a la humanidad y al ángel que más tarde se conocería como Satanás. En ese momento, ningún ser humano o ángel había pecado aún, pero tenían el potencial de hacerlo. Dios no creó a ningún ser pecador, no obstante, un grupo de ángeles se rebeló contra Dios en el cielo y se hizo pecador.

La caída de Satanás del cielo se describe simbólicamente en Isaías 14:12-14 y Ezequiel 28:12-19. Un ángel llamado Lucifer quería "Subiré al cielo" y estar "en lo alto, junto a las estrellas de Dios" (Isaías 14:13). El versículo 14 añade que deseaba hacerse "semejante al Altísimo". Dios juzgó a Lucifer apartándolo de la presencia permanente de Dios (Isaías 14:15). Ese ángel caído se conoce ahora como Satanás ("adversario") o el diablo ("calumniador").

En Ezequiel, encontramos que Satanás fue creado como un ángel perfecto, sabio y hermoso (Ezequiel 28:14). Después, Satanás se rebeló: "Perfecto eras en todos tus caminos desde el día que fuiste creado, hasta que se halló en ti maldad" (versículo 15). Fue entonces cuando la situación cambió. La Escritura insinúa la razón por la que Satanás eligió pecar: "Se enalteció tu corazón a causa de tu hermosura, corrompiste tu sabiduría a causa de tu esplendor" (versículo 17; cf. 1 Timoteo 3:6). La caída de Satanás tuvo lugar en algún momento antes de que viniera como serpiente a tentar a Eva en el Jardín del Edén en Génesis 3. Después de ser arrojado a la tierra (Ezequiel 28:17), Satanás tentó a la humanidad a pecar, y ha continuado con esa práctica desde entonces (ver Mateo 4:1-11).

Desde el pecado de Adán, los seres humanos han heredado la corrupción espiritual de Adán y han nacido con una naturaleza pecaminosa. Por naturaleza estamos inclinados a pecar (Romanos 6 - 7; Santiago 1:13-15). Sin embargo, en Cristo Jesús podemos ser perdonados de nuestros pecados. "Al que no conoció pecado [Jesús], por nosotros lo hizo pecado, para que nosotros fuésemos hechos justicia de Dios en él" (2 Corintios 5:21). Recibimos el perdón de la pena eterna del pecado cuando ponemos nuestra fe en Jesús. También recibimos la libertad de la esclavitud del pecado y podemos aprender, sometiéndonos al Espíritu Santo, a vivir con justicia. Este proceso de actuar menos como Adán y más como Cristo se llama santificación.

Algunos se han preguntado por qué Dios creó seres que podían pecar. ¿Por qué no creó a los ángeles y a los humanos sin la capacidad de pecar? La alternativa sería crear seres incapaces de elegir el bien y el mal. Pero, en ese caso, los ángeles y los humanos serían como robots, incapaces de mostrar realmente amor y afecto al Señor. Dios podría hacer que no se pudiera pecar, o podría hacer que los seres fueran libres de elegir, pero lógicamente no podría hacer ambas cosas. Sin la capacidad de elegir, ningún ser humano puede tener una relación plena con Dios. Nunca habría una experiencia importante de Su misericordia y amor, de Su justicia y rectitud. La plenitud de la naturaleza y la gloria de Dios no podrían mostrarse.

La existencia del pecado es negativa (Romanos 6:23), pero no es el final de la historia. Satanás será finalmente derrotado. Su fin ha sido declarado, y su maldad no continuará para siempre (Apocalipsis 20:7-10). Mediante la fe en Jesucristo, podemos recibir el perdón de los pecados y la restauración de la comunión con Dios (Juan 3:16; Efesios 2:8-9). Esta relación proporciona la vida eterna, así como la vida abundante a través de nuestra relación con el Señor (Juan 10:10). Jesús conquista el pecado y la muerte y nos lleva a una relación plena con Dios que sólo podemos llegar a imaginar (1 Corintios 15:50-58; Apocalipsis 21 - 22).

English
Retornar a la página inicial de Español

¿De dónde vino el pecado?

Descubre cómo ...

recibe la vida eterna




recibe el perdón de Dios




Suscríbete a la pregunta de la semana