settings icon
share icon
Pregunta

¿Está bien que un cristiano practique las artes marciales?

Respuesta


Uno de los primeros fundadores de las artes marciales modernas, Gichin Funakoshi, dijo: "La mente y la técnica se convierten en uno en el verdadero karate". El desarrollo de artes marciales tales como el judo, el kung fu, el hapkido y el aikido se impregnaron de las tradiciones espirituales de sus países de origen. Esto tiene sentido, dado que muchas de esas artes marciales buscaban fusionar ejercicios espirituales y físicos con el objetivo de fortalecer ambos. Además, los sistemas diseñados para desarrollar la destreza en el combate buscaban naturalmente un medio para gobernar cuándo usar la violencia. Como resultado, la práctica inicial de esas artes marciales normalmente incluía el entrenamiento en el budismo o la filosofía zen.

No obstante, así no es como se enseñan o practican la mayoría de las artes marciales hoy en día. Al menos en el mundo occidental, las artes marciales como el taekwondo, el jujitsu, la capoeira o el judo se definen como sistemas de técnica física. El entrenamiento en las artes marciales, tal y como lo practican la mayoría de las escuelas, se centra por completo en el perfeccionamiento de las habilidades atléticas. La formación espiritual, más allá de ideas genéricas como la disciplina y el respeto, está prácticamente ausente en la mayoría de los dojos modernos. Aun así, las escuelas y los instructores varían. Los componentes espirituales, en caso de haberlos, que se ofrecen en un programa de entrenamiento de artes marciales deben ser cuidadosamente entendidos antes de que un cristiano se involucre.

La Biblia dice sobre la mente y el corazón: "El corazón humano es lo más engañoso que hay, y extremadamente perverso" (Jeremías 17:9). En las Escrituras, el corazón y la mente por lo general se consideran la misma cosa. Ya que nuestros corazones y nuestras mentes son perversos, no somos capaces de pensar claramente sobre nuestra situación espiritual. Cualquier instructor de artes marciales que afirme que una persona puede "pulir" su propio espíritu a través de su programa está enseñando una falsedad. Necesitamos un Salvador que limpie nuestros corazones y cree en nosotros un nuevo espíritu. Tito 1:15 nos da una idea de la mente del incrédulo: "Todo es puro para los de corazón puro. En cambio, para los corruptos e incrédulos nada es puro, porque tienen la mente y la conciencia corrompidas".

Las escuelas de artes marciales que son espiritualmente "neutrales" -es decir, la mayoría de ellas- probablemente no presentan ninguna amenaza particular para la fe de un cristiano. No se puede decir lo mismo de la extraña escuela de artes marciales que incorpora abiertamente la espiritualidad no cristiana en su régimen de entrenamiento. No debemos conformar nuestra forma de pensar a la del mundo, sino como dice Romanos: "transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento" (Romanos 12:2; cf. Efesios 4:23). Debemos entrenar nuestras mentes en cómo servir al Señor y luego complacerlo en todo lo que hacemos.

Las filosofías incluidas en el budismo, así como la mayoría de las religiones del mundo, fueron desarrolladas por hombres defectuosos con mentes contaminadas. Ellos no ofrecen un consejo adecuado para que cualquiera lo siga. Por lo tanto, es importante que los cristianos se aseguren de que cualquier entrenamiento físico que reciban no esté ligado al error espiritual.

El lado físico de las artes marciales es una buena forma de ejercicio, y puede ser extremadamente útil para la defensa personal. Muchos cristianos participan en las artes marciales, y algunos instructores incluso incorporan ideas espirituales cristianas en su entrenamiento. Una experiencia de artes marciales espiritualmente neutra o con tinte cristiano es probablemente algo en lo que un creyente puede participar con la conciencia tranquila.

Es peligroso permitir que la mente sea influenciada por las filosofías asociadas con los orígenes del karate y otras formas de artes marciales. Debe evitarse el entrenamiento que tenga matices de una falsa religión. Algunas artes marciales, como el jujitsu o el kenpo, son efectivamente neutrales en términos de contenido espiritual. Otras, como el aikido, pueden ser más difíciles de separar de las prácticas espirituales no bíblicas. Así pues, es prudente que el cristiano tenga precaución antes de participar en este tipo de actividades.

English


Retornar a la página inicial de Español

¿Está bien que un cristiano practique las artes marciales?
Suscríbete a la

Pregunta de la Semana

Comparte esta página: Facebook icon Twitter icon Pinterest icon Email icon
© Copyright Got Questions Ministries