¿Qué significa creer en Dios?


Pregunta: "¿Qué significa creer en Dios?"

Respuesta:
En pocas palabras, creer en Dios es tener confianza en Él. Por supuesto, creer en Dios incluye reconocer Su existencia, pero una verdadera creencia en Dios es más que eso. El teísmo es un buen lugar para empezar, pero no es el objetivo del viaje.

Para creer en Dios es necesario tener una fe de carácter religioso. Las Escrituras dicen que creer en el verdadero Dios es fundamental para una relación con Él: "Pero sin fe es imposible agradar a Dios; porque es necesario que el que se acerca a Dios crea que le hay, y que es galardonador de los que le buscan" (Hebreos 11:6).

Básicamente, para creer en Dios se hace necesario creer que en realidad Él existe. Hay mucha gente en todo el mundo que cree en el mundo sobrenatural, el cual incluye a Dios o "los dioses". Incluso si excluimos a los seguidores de las religiones paganas, aún hay muchas personas que creen en un único Dios personal. Este es un paso importante, sin embargo, creer que Dios existe no es suficiente. Así como lo explica Santiago 2:19, los demonios también creen en la existencia de Dios. El simple reconocimiento de la existencia de Dios no hace que uno sea una persona piadosa.

Creer en Dios también debería implicar un compromiso y un cambio de vida. Todos creemos firmemente en cosas que no cambian nuestra forma de vida. Por ejemplo, la mayoría de las personas creen lo que se les ha dicho sobre la necesidad de una buena dieta y ejercicio, pero la mayoría de ellas no cambian sus vidas de acuerdo a esos hechos. Mucha gente que cree que Dios existe no hace nada ante este hecho, por lo tanto, su creencia en realidad no es mejor que la de los demonios. La fe que no se traduce en acciones es una fe muerta (Santiago 1:26).

Pero incluso una creencia en Dios que nos motiva a la acción no es suficiente. Algunas personas tienen una creencia en Dios que destruye sus vidas. Son llevados a realizar enormes sacrificios, devoción y servicio religioso en el nombre de Dios. En la mayoría de las religiones, hay personas que están dispuestas a hacer cualquier cosa por su dios o dioses. Pero, dependiendo del dios que sea, las acciones que se le exigen al devoto podrían incluir la autolesión o incluso el homicidio. El compromiso, el servicio y la devoción a un poder superior no son garantía de rectitud moral.

La creencia genuina en Dios se basa en quién es Él realmente. El principio bíblico de que "todo el que se acerca a él debe creer que existe" (Hebreos 11:6) supone que la fe está puesta en el Dios de la Biblia, no en otro dios. Aunque mucha gente cree que Dios existe y quiere servirle, el dios que adoran es diseñado por ellos mismos. Con frecuencia, las personas recrean a Dios a su imagen y semejanza, escogiendo los aspectos del verdadero Dios que les resultan agradables. Pueden creer que Él es amor (que es un concepto bíblico-1 Juan 4:8), aunque pueden interpretarlo por su propia definición de amor. Para algunos, Dios es un abuelo cariñoso que les da cosas buenas y quiere que sean felices. Los miembros de los cultos cristianos pueden ser devotos de Dios, pero no del Dios que se ha revelado en las Escrituras. Creer en un dios de nuestra propia creación es una fe inútil. Si nuestra creencia se ajusta a la realidad, debemos creer en Dios como se ha revelado a sí mismo: el Dios Trino que es perfecto, omnisciente, omnipotente, autosuficiente, inmutable, verdadero, fiel, misericordioso, santo y justo.

Para creer verdaderamente en Dios tal como se ha revelado, debemos creer en Jesucristo, quién es "el resplandor de su gloria, y la imagen misma de su sustancia" (Hebreos 1:3). Jesús es Dios en la carne, y es a través de Él que Dios se ha manifestado a nosotros de una manera que todos podamos entender: "Dios, habiendo hablado muchas veces y de muchas maneras en otro tiempo a los padres por los profetas, estos postreros días nos ha hablado por el Hijo, a quien constituyó heredero de todo, y por quien asimismo hizo el universo" (Hebreos 1:1-2). Como dijo Jesús: "El que me ha visto a mí, ha visto al Padre... ¿No crees que yo soy en el Padre, y el Padre en mí? Las palabras que yo os hablo, no las hablo por mi propia cuenta, sino que el Padre que mora en mí, él hace las obras. Creedme que yo soy en el Padre, y el Padre en mí; de otra manera, creedme por las mismas obras" (Juan 14:9-11).

En la cultura moderna, una creencia general en Dios e incluso la devoción a Dios que nos conduce hacia el servicio de nuestros semejantes es aun socialmente aceptable. Sin embargo, una fe más específica en Jesucristo como la máxima y última revelación de Dios y el único camino hacia Dios, no es socialmente aceptable. Una creencia generalizada en Dios puede unir a judíos, cristianos y musulmanes con buena voluntad. Jesucristo, sin embargo, los dividirá (Mateo 10:34). La Biblia dice que uno no puede tener fe en Dios como realmente es, a menos que esa fe incluya a Jesucristo (Juan 14:6). Si alguien no honra a Jesucristo, no honra a Dios Padre (Juan 5:23).

English


Retornar a la página inicial de Español

¿Qué significa creer en Dios?

Descubre cómo ...

recibe la vida eterna




recibe el perdón de Dios




Suscríbete a la pregunta de la semana