¿Qué debo hacer si no puedo decidir a quién cortejar?



 

 

Pregunta: "¿Qué debo hacer si no puedo decidir a quién cortejar?"

Respuesta:
La biblia no aborda específicamente este tema, pero nos da una visión de lo que deberíamos buscar en una esposa potencial. El primer y mejor consejo es orar al respecto. Dios dará la sabiduría y guía si usted lo pide. "Y si alguno de vosotros tiene falta de sabiduría, pídala a Dios, el cual da a todos abundantemente y sin reproche, y le será dada" (Santiago 1:5).

La segunda carta a los Corintios 6:14 indica, "No os unáis en yugo desigual con los incrédulos; porque ¿qué compañerismo tiene la justicia con la injusticia? ¿Y qué comunión la luz con las tinieblas?". La primera pregunta es si el cónyuge potencial es consagrado a Dios. Si él/ella no cumple este requisito, esa persona no debería ser considerada para ser un posible cónyuge. Por otro lado, sólo porque alguien sigue a Cristo, eso no hace de él/ella la elección correcta. Estar "igualmente unidos" también implica algo más profundo que simplemente "¿es él/ella cristiano/a?". Hay muchas y diferentes creencias en el cristianismo, y esto se debe tener en cuenta a la hora de elegir un posible cónyuge. Considere lo que va a ser el matrimonio con esta persona. ¿Son sus creencias tan parecidas que pueden estar de acuerdo para enseñar a sus hijos las mismas doctrinas? Esto es de gran importancia.

Para los hombres, es importante mirar lo que se supone debe ser una mujer cristiana. "Las casadas estén sujetas a sus propios maridos, como al Señor; porque el marido es cabeza de la mujer, así como Cristo es cabeza de la iglesia, la cual es su cuerpo, y él es su Salvador. Así que, como la iglesia está sujeta a Cristo, así también las casadas lo estén a sus maridos en todo" (Efesios 5:22-24). Pablo nos dice que por amor una esposa debe estar sujeta a su marido. Esto no significa necesariamente que la chica con la que usted está considerando tener una relación, debería someterse totalmente a usted. En el cortejo, ella no está obligada a hacerlo. Sin embargo, ella no debe tener un espíritu rebelde, sino que por el contrario y como resultado del amor, debe someterse a las autoridades por encima de ella. Ella debe estar dispuesta a ser guiada. Proverbios 31:10-31 nos dice cómo es la "esposa de carácter noble". Ella es laboriosa, generosa y caritativa, fuerte y sabia. Puede que usted no encuentre todas estas características en una persona, pero estos son rasgos deseables y que agradan a Dios.

Otra escritura que describe a una esposa que está agradando a Dios, es 1 Pedro 3:1-4: "Asimismo vosotras, mujeres, estad sujetas a vuestros maridos; para que también los que no creen a la palabra, sean ganados sin palabra por la conducta de sus esposas, considerando vuestra conducta casta y respetuosa. Vuestro atavío no sea el externo de peinados ostentosos, de adornos de oro o de vestidos lujosos, sino el interno, el del corazón, en el incorruptible ornato de un espíritu afable y apacible, que es de grande estima delante de Dios". Esto nos dice que una mujer debe ser pura y debe vivir para Cristo, para que ella pueda ganar al marido que no cree en la palabra por medio de la conducta de ella. También indica que ella no debería estar tan preocupada por la apariencia externa, como si debería estar acerca de su vida espiritual.

Para las mujeres, hay unos cuantos ejemplos de lo que debe ser un esposo cristiano. Aunque la persona que usted está considerando para tener una relación no es su esposo, debe buscar cualidades que muestren este tipo de amor. "Maridos, amad a vuestras mujeres, así como Cristo amó a la iglesia, y se entregó a sí mismo por ella, para santificarla, habiéndola purificado en el lavamiento del agua por la palabra, a fin de presentársela a sí mismo, una iglesia gloriosa, que no tuviese mancha ni arruga ni cosa semejante, sino que fuese santa y sin mancha" (Efesios 5:25-27). ¿Él es amoroso? ¿Está dispuesto a guiar a las personas a Cristo y ayudarles a ser santos e inmaculados? ¿Es un líder? Un hombre debe amar a Dios sobre todas las cosas y estar dispuesto a ayudar a sus hermanos y hermanas en Cristo, para esforzarse a ser santos y que agraden a Dios. Él debe ser humilde, sabio y misericordioso, así como lo fue Cristo. Esté atento a estas cualidades en un hombre, porque esto es lo que agrada a Dios.

Usted no encontrará una persona "perfecta" con todas estas cualidades, pero Dios le permitirá ver si la persona con quién está considerando tener una relación, se esfuerza para agradarle a Él. Al igual que con cualquier otra decisión importante en la vida, las relaciones se deben tratar con cautela, sabiduría y manejar con discernimiento y mucha oración.


Retornar a la página inicial de Español

¿Qué debo hacer si no puedo decidir a quién cortejar?