¿Qué dice la biblia acerca del coqueteo o flirteo?



 

 

Pregunta: "¿Qué dice la biblia acerca del coqueteo o flirteo?"

Respuesta:
La biblia no nos habla específicamente acerca de si el coqueteo es o no malo, pero tiene algunos principios que podemos aplicar. En primer lugar, debemos definir qué es el coqueteo o flirteo. Según el diccionario Merriam-Webster, el coqueteo es "a) comportarse amorosamente sin tener serias intenciones, o b) mostrar un interés o gusto casual o superficial". Es sinónimo de la palabra baratija, que es algo de poco valor. Lo siguiente que debemos examinar, es lo que las personas generalmente están tratando de lograr cuando coquetean o flirtean. ¿Están tratando de llamar la atención de los demás, ya sea positiva o negativamente? ¿Están intentando mostrar interés o atracción sexual? ¿Lo consideran como una "inocente diversión", incluso si ellos, o la otra persona están involucrados con alguien, incluso si están casados?

Tener un contacto casual con alguien mientras que a propósito se contemplan connotaciones sexuales, puede ser peligroso para nosotros a nivel espiritual. Aunque la mayoría de la gente cree que mientras nada pase físicamente, lo que pasa en nuestras mentes es irrelevante; sin embargo, la biblia nos dice otra cosa. "Pero yo os digo que cualquiera que mira a una mujer para codiciarla, ya adulteró con ella en su corazón" (Mateo 5:28). Santiago dice, "sino que cada uno es tentado, cuando de su propia concupiscencia es atraído y seducido. Entonces la concupiscencia, después que ha concebido, da a luz el pecado; y el pecado, siendo consumado, da a luz la muerte" (Santiago 1:14-15). Nuestros pensamientos si son importantes para Dios, y ellos eventualmente nos conducirán a nuestros comportamientos.

El pecado comienza en nuestras mentes y, luego se mueve a nuestros corazones. Mateo 12:35 nos dice que "El hombre bueno, del buen tesoro del corazón saca buenas cosas; y el hombre malo, del mal tesoro saca malas cosas". Es un hecho que todo lo que nos rodea, independientemente de lo que permitamos, y de lo que llenemos nuestras mentes, eso llegaremos a ser. Esta es la razón por la que Filipenses 4:8 dice, "Por lo demás, hermanos, todo lo que es verdadero, todo lo honesto, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo que es de buen nombre; si hay virtud alguna, si algo digno de alabanza, en esto pensad".

Aunque el coqueteo o el flirteo casi siempre se describe como "inofensivo", rara vez, si acaso, en realidad lo es. El flirteo puede producir una agradable atención, pero el interés demostrado hacia esa persona, es casi exclusivamente sexual y es probable que carezca de todo sentido de respeto. El coqueteo también puede dañar la reputación de una persona, lo cual puede dañar tanto sus amistades como sus relaciones románticas actuales como las futuras. El flirteo puede ser divertido en el momento, pero produce una falsa intimidad que deja a una persona sintiéndose vacía cuando no hay una relación real detrás de la coquetería.

Otra consideración es la persona con la cual se está coqueteando o flirteando. Es posible que el hombre o la mujer que se está flirteando, haya estado luchando con sus propios pensamientos lujuriosos. Cuando una persona del sexo opuesto se aferra a ellos, les hace un guiño, los toca, o les muestra su cuerpo, hará que las luchas de la persona sean aún más difíciles. La biblia nos advierte enérgicamente para no tentar a que otros pequen (Mateo 18:7). Todos debemos hacer todo lo posible para traer a otros al Reino de Dios y no hacer nada que haga que una persona tropiece en su caminar cristiano (Romanos 14:21).

La biblia nos dice que debemos ser un buen ejemplo, mostrando a los demás el amor de Cristo a través de nuestro comportamiento (Efesios 5:1-2). El amor de Cristo es real y profundo. Es puro y debe ser para el beneficio de los demás. En lugar de coquetear, debemos amar a los demás con el amor de Dios. 1Corintios 10:31 nos recuerda, "Si, pues, coméis o bebéis, o hacéis otra cosa, hacedlo todo para la gloria de Dios".


Retornar a la página inicial de Español

¿Qué dice la biblia acerca del coqueteo o flirteo?