settings icon
share icon
Pregunta

¿Por qué es importante tener convicciones propias?

Respuesta


Una persona con convicciones propias está convencida de que algo es cierto y se mantiene en sus principios, independientemente de la situación y de las consecuencias. Las convicciones propias dicen mucho sobre quién es una persona.

Tener convicciones propias es importante para no dejarse llevar por las opiniones de los demás ni obedecerlas automáticamente. Una persona sin convicciones propias será indecisa y se dejará llevar fácilmente. Cuando la multitud dice: "Desobedezcamos todos a Dios", es preciso que alguien con convicciones propias se levante y diga: "No". Sadrac, Mesac y Abed-nego tenían sus propias convicciones en contra de la adoración de dioses falsos, y se mantuvieron firmes frente a la avalancha babilónica, incluso ante la ira del rey (Daniel 3).

Todo el mundo tiene opiniones y preferencias, pero una persona con convicción no forma sus ideas basándose en deseos egoístas o para obtener un beneficio propio. Una persona con convicciones propias ha reflexionado sobre los temas y vive con un propósito. Esas personas están seguras de lo que creen y están convencidas de las cosas que son más importantes. El apóstol Pablo esperaba un tiempo en el que los creyentes alcanzarían la madurez espiritual: "para que ya no seamos niños fluctuantes, llevados por doquiera de todo viento de doctrina, por estratagema de hombres que para engañar emplean con astucia las artimañas del error" (Efesios 4:14). Parte de la madurez es tener un convencimiento personal suficiente para reconocer y resistir las falsas enseñanzas del día.

Las convicciones propias se deben formar utilizando la Biblia como norma. Deberíamos tener una convicción personal a favor de lo que la Biblia promueve. En cuanto a lo que la Biblia prohíbe, debemos tener una convicción personal para no hacerlo. De este modo, la Palabra de Dios informa a nuestra conciencia y es una luz para nuestro camino (Salmo 119:105). Las convicciones personales nunca deben basarse únicamente en lo que "sentimos" sobre algo: "Los que confían en sí mismos son tontos": "El que confía en su propio corazón es necio; mas el que camina en sabiduría será librado" (Proverbios 28:26).

Por supuesto, la Biblia no trata directamente todas las situaciones. La formación de convicciones propias sobre cuestiones no especificadas en las Escrituras requiere que busquemos los principios que nos guían en la Palabra (2 Timoteo 3:16-17; Santiago 1:5). La Biblia no menciona el aborto en sí, pero sí habla claramente de asuntos como el asesinato y la protección de los inocentes. Cuando estudiamos y nos sometemos a la Palabra de Dios, aprendemos lo que Dios dice sobre lo que está bien o mal (Hebreos 5:14). A medida que crecemos en sabiduría y criterio, nuestras convicciones personales se alinearán con las cosas que son excelentes para Dios (Filipenses 1:9-11; Romanos 12:1-2).

Ya que estamos tratando con convicciones propias, hay algunos asuntos en los que diferentes creyentes pueden tener convicciones distintas. No todos los asuntos son blancos o negros, y no todos los asuntos pueden ser rastreados a una directriz bíblica. En tales casos, debemos dejar que la ley del amor gobierne. Pablo nos dice que no discutamos "sobre opiniones" (Romanos 14:1), como el consumo de ciertos alimentos o la consideración de un día como más sagrado que otros. Debemos tener convicciones propias: "Cada uno esté plenamente convencido en su propia mente" (versículo 5), pero también debe dejar espacio para las convicciones de los demás: "¿Tú quién eres, que juzgas al criado ajeno? Para su propio señor está en pie, o cae. . . . El que hace caso del día, lo hace para el Señor; y el que no hace caso del día, para el Señor no lo hace. El que come, para el Señor come, porque da gracias a Dios; y el que no come, para el Señor no come, y da gracias a Dios" (versículos 4 y 6).

Las convicciones personales son importantes porque nos ayudan a mantenernos firmes cuando este mundo es incierto y cambiante. Necesitamos más hombres y mujeres con un "pilar moral" en medio del caos moral que nos rodea. Las convicciones personales nos mantienen firmes y nos recuerdan lo que más importa. Nos ayudan a soportar la tentación sin comprometernos. Afinan y prueban nuestra fe.

English



Retornar a la página inicial de Español

¿Por qué es importante tener convicciones propias?
Suscríbete a la

Pregunta de la Semana

Comparte esta página: Facebook icon Twitter icon Pinterest icon Email icon
© Copyright Got Questions Ministries