settings icon
share icon
Pregunta

Cómo llegar al cielo: ¿cuáles son las ideas de las distintas religiones?

Respuesta


En las religiones del mundo parece haber cinco categorías principales sobre cómo llegar al cielo. La mayoría cree que los esfuerzos y la sabiduría conducirán a la realización final, ya sea la unidad con Dios (hinduismo, budismo y bahaísmo) o la libertad y la independencia (cienciología y jainismo). Otros, como el unitarismo y la wicca, enseñan que la vida después de la muerte es lo que se quiera, y que la salvación no es un problema porque la naturaleza pecaminosa no existe. Unos pocos creen que la vida después de la muerte no existe o que resulta demasiado desconocida para considerarla.

Los seguidores del culto al Dios judío-cristiano generalmente sostienen que la fe en Dios y/o en Jesús y una serie de actos, como el bautismo o la evangelización puerta a puerta, garantizan que el creyente irá al cielo. Sólo el cristianismo enseña que la salvación es un don gratuito de Dios a través de la fe en Cristo (Efesios 2:8-9), y que no es necesario ni posible realizar ninguna obra o esfuerzo para llegar al cielo.

Ateísmo: La mayoría de los ateos creen que no hay cielo, ni vida después de la muerte. Al morir, las personas simplemente dejan de existir. Otros intentan definir la vida después de la muerte utilizando la mecánica cuántica y otros métodos científicos.

Bahaísmo: Al igual que muchas otras religiones, el bahaísmo no enseña que el hombre haya nacido con una naturaleza pecaminosa o que el hombre necesite ser salvo del mal. El hombre simplemente necesita ser salvo de sus creencias erróneas sobre cómo funciona el mundo y cómo debe interactuar con él. Dios envió mensajeros para explicar a la gente cómo llegar a este conocimiento: Abraham, Krishna, Zoroastro, Moisés, Buda, Jesús, Mahoma y Baha'u'llah. Estos profetas revelaron progresivamente la naturaleza de Dios al mundo. Al morir, el alma de una persona continúa su viaje espiritual, quizás a través de los estados conocidos como cielo e infierno, hasta que llega a un punto de descanso final, unido a Dios.

Budismo: El budismo también cree que el cielo, o "Nirvana", es reunirse en espíritu con Dios. Alcanzar el Nirvana, un estado espiritual trascendental y dichoso, implica seguir el Sendero Óctuple. Esto supone comprender el universo y actuar, hablar y vivir de la forma correcta y con las intenciones adecuadas. Dominar estos y otros de los ocho caminos devolverá el espíritu del devoto a Dios.

Religión china: La religión china no es una iglesia organizada, sino una amalgama de diferentes religiones y creencias que incluyen el taoísmo y el budismo. Al morir, los fieles son juzgados. Los buenos son enviados a un paraíso budista o a una morada taoísta. Los malos son enviados al infierno durante un tiempo y luego se reencarnan.

Cristianismo: El cristianismo es la única religión que enseña que el hombre no puede hacer nada para ganar o pagar su entrada al cielo. El hombre, esclavo de la naturaleza pecaminosa con la que nació, debe confiar completamente en la gracia de Dios a través del sacrificio de Jesucristo por los pecados del creyente. Las personas son salvas por la fe en la muerte y resurrección de Cristo. Al morir, los espíritus de los cristianos van al cielo, mientras que los espíritus de los incrédulos van a un lugar de espera temporal llamado infierno. En el juicio final, los incrédulos son separados de Dios por la eternidad en el lago de fuego.

Confucianismo: El confucianismo se concentra en el comportamiento adecuado en la vida, no en un cielo futuro. La vida después de la muerte es desconocida, así que hay que hacer todo lo posible para que esta vida sea lo mejor posible, honrar a los antepasados y respetar a los ancianos.

Ortodoxos orientales: La ortodoxia es una derivación judeo-cristiana que reinterpreta los versículos clave de las Escrituras de tal manera que las obras se convierten en algo esencial para alcanzar el cielo. La ortodoxia enseña que la fe en Jesús es necesaria para la salvación, pero mientras el cristianismo enseña que parecerse más a Cristo es el resultado de la influencia de Cristo en la vida del creyente, la ortodoxia enseña que es una parte del proceso de salvación. Si ese proceso (llamado theosis) no se realiza adecuadamente, el creyente puede perder su salvación. Después de la muerte, las personas piadosas viven en un estado intermedio en el que se puede completar esta theosis. Aquellos que han creído, pero no han logrado un progreso suficiente en la theosis, son enviados a un "estado calamitoso" temporal e irán al infierno a menos que las personas devotas vivas oren y completen actos de misericordia a su favor. Después del juicio final, los devotos son enviados al cielo y los demás al infierno. El cielo y el infierno no son lugares, sino reacciones ante la presencia de Dios, ya que no hay ningún lugar en el que Él no esté presente. Para los seguidores de Cristo, la presencia de Dios es el paraíso, pero para los no salvos, estar con Dios es el tormento eterno.

Hinduismo: El hinduismo es similar al budismo en algunos aspectos. La salvación (o moksha) se alcanza cuando el devoto se libera del ciclo de la reencarnación y su espíritu se hace uno con Dios. Uno se hace libre despojándose del mal karma -el efecto de la mala acción o la mala intención-. Esto se puede hacer de tres maneras diferentes: mediante la devoción desinteresada y el servicio a un dios en particular, por medio del conocimiento de la naturaleza del universo, o controlando las acciones necesarias para apaciguar completamente a los dioses.

En el hinduismo, con más de un millón de dioses diferentes, hay diferencias de opinión sobre la naturaleza de la salvación. La escuela advaita enseña que la salvación se produce cuando uno puede despojarse del falso yo y hacer que el alma sea completamente distinta de la de dios. Los dualistas insisten en que el alma siempre conserva su propia identidad, aunque esté unida a dios.

Islamismo: El islam es una versión del Dios cristiano/judío. Los musulmanes creen que la salvación es para aquellos que obedecen a Alá lo suficiente como para que las buenas acciones superen a las malas. Los musulmanes confían en que repetir lo que hizo y dijo Mahoma será suficiente para llegar al cielo, aunque también hacen oraciones adicionales, ayunan, peregrinan y realizan buenas obras con la esperanza de inclinar la balanza. El martirio al servicio de Alá es la única obra que garantiza el envío de un adorador al paraíso.

Jainismo: El jainismo surgió en la India más o menos al mismo tiempo que el hinduismo y es muy similar. Uno debe tener la creencia correcta, tener el conocimiento adecuado y actuar de la manera apropiada. Sólo entonces el alma puede limpiarse del karma. Sin embargo, en el jainismo no hay un creador. No hay un dios superior a quien acudir o que brinde ayuda. La salvación es el hombre como dueño de su propio destino, liberado y perfecto, lleno de sabiduría, percepción, dicha y poder infinitos.

Testigos de Jehová: Las enseñanzas de la Sociedad Watchtower nos llevan a categorizar a los Testigos de Jehová como una secta del cristianismo que malinterpreta el libro del Apocalipsis. Al igual que los mormones, los Testigos de Jehová enseñan diferentes niveles de cielo. Los ungidos son 144.000 que reciben la salvación por la sangre de Cristo y gobernarán con Él en el paraíso. Ellos son la novia de Cristo. Para todos los demás, el sacrificio de Jesús sólo los liberó de la maldición de Adán del pecado original, y la "fe" es simplemente la oportunidad de ganar su entrada al cielo. Ellos deben aprender sobre la historia del Reino, guardar las leyes de Jehová, y ser leales al "gobierno de Dios" - los 144,000 líderes, 9,000 de los cuales están actualmente en la tierra. También deben difundir las nuevas del Reino, incluyendo el proselitismo puerta a puerta. Cuando mueran, resucitarán durante el reino milenial, donde deberán continuar con una vida devota. Sólo después se les dará la oportunidad de aceptar formalmente a Cristo y vivir por la eternidad bajo el gobierno de los 144.000.

Judaísmo: Los judíos creen que, como individuos y como nación, pueden reconciliarse con Dios. A través del pecado (individual o colectivamente) pueden perder su salvación, pero también pueden ganársela de nuevo mediante el arrepentimiento, las buenas acciones y una vida de devoción.

Mormonismo: Los mormones creen que su religión es un derivado del judeo/cristianismo, sin embargo, su confianza en las obras fuera de la gracia lo desmiente. También tienen una visión diferente del cielo. Para alcanzar el segundo cielo según la "salvación general ", una persona debe aceptar a Cristo (ya sea en esta vida o en la siguiente) y ser bautizada o ser bautizada por representación a través de un familiar vivo. Para alcanzar el cielo superior, uno debe creer en Dios y en Jesús, arrepentirse de los pecados, ser bautizado en la iglesia, ser miembro de la iglesia mormona, recibir el Espíritu Santo por la imposición de manos, obedecer la "Palabra de Sabiduría" mormona y todos los mandamientos de Dios, y completar ciertos rituales del templo incluyendo el matrimonio. Esta "salvación individual" lleva a que el adorador y su cónyuge se conviertan en dioses y den a luz a hijos espirituales que regresan a la tierra ya como almas de los vivos.

Catolicismo romano: Los católicos romanos originalmente creían que sólo aquellos que pertenecían a la iglesia católica romana podían ser salvos. Unirse a la iglesia era un largo proceso de clases, rituales y bautismo. Las personas que ya habían sido bautizadas, pero no eran miembros de la Iglesia católica romana tenían requisitos diferentes e incluso ya podían ser considerados cristianos. Por norma, el bautismo es necesario para la salvación, pero esto puede incluir el "bautismo de sangre" (es decir, el martirio) o el "bautismo del deseo" (querer ser bautizado de verdad). Del catecismo: "Los que mueren por la fe, los catecúmenos y todos los que, sin conocer la iglesia, pero actuando bajo la inspiración de la gracia, buscan a Dios sinceramente y se esfuerzan por cumplir su voluntad, se salvan aunque no hayan sido bautizados". A pesar de los cambios a lo largo de los años, el bautismo (o el deseo de ser bautizado) sigue siendo necesario para la salvación.

De acuerdo al catolicismo, al morir, las almas de los que rechazaron a Cristo son enviadas al infierno. Las almas de los que aceptaron a Cristo y realizaron suficientes actos para purificarse del pecado van al cielo. Los que murieron con fe, pero no completaron los pasos para ser purificados, son enviados al purgatorio, donde sufren un castigo temporal y doloroso hasta que sus almas sean limpias. La purificación mediante el tormento puede ser atenuada por el sufrimiento en vida y las ofrendas y oraciones de otros en favor del pecador. Una vez finalizada la purificación, el alma puede ir al cielo.

Cienciología: La cienciología es similar a las religiones orientales en el sentido de que la salvación se logra a través del conocimiento de uno mismo y del universo. El "thetan" (la respuesta de la cienciología al alma) viaja a través de varias vidas diferentes, intentando expulsar las imágenes dolorosas y traumáticas que hacen que la persona actúe de forma temerosa e irracional. Una vez que un cienciólogo está "limpio" de estas imágenes dañinas y se convierte en un "thetan operativo", es capaz de controlar el pensamiento, la vida, la materia, la energía, el espacio y el tiempo.

Sintoísmo: El más allá en el sintoísmo era originalmente un reino funesto, parecido al Hades. Los asuntos de la vida después de la muerte se han trasladado al budismo. Esta salvación depende de la penitencia y de evitar la impureza o la contaminación del alma. De este modo, el alma de una persona puede unirse a las de sus antepasados.

Sijismo: El sijismo se creó como reacción al conflicto entre el hinduismo y el islam, y mantiene muchas de las influencias del hinduismo, aunque los sijs son monoteístas. El "mal" no es más que el egoísmo humano. La salvación se consigue llevando una vida honesta y meditando en dios. Si se realizan suficientes obras buenas, el devoto se libera del ciclo de reencarnación y se convierte en uno con dios.

Taoísmo: Al igual que otras religiones orientales (sintoísmo, religiones populares chinas, sijismo), el taoísmo adoptó muchos de sus principios sobre la vida después de la muerte del budismo. Al principio, los taoístas no se preocupaban por la vida después de la muerte y, por el contrario, se concentraban en crear una sociedad utópica. La salvación se alcanzaba alineándose con el cosmos y recibiendo la ayuda de inmortales sobrenaturales que residían en montañas, islas y otros lugares de la tierra. El resultado era la inmortalidad. Con el tiempo, los taoístas abandonaron la búsqueda de la inmortalidad y adoptaron las enseñanzas de la vida después de la muerte del budismo.

Unitarismo-Universalismo: A los unitarios se les permite y se les anima a creer lo que quieran sobre la vida después de la muerte y cómo llegar a ella. Aunque, en general, creen que la gente debe buscar la iluminación en esta vida y no preocuparse demasiado por el más allá.

Wicca: Los wiccanos creen muchas cosas diferentes sobre la vida después de la muerte, pero la mayoría parece estar de acuerdo en que no hay necesidad de salvación. Las personas viven en armonía con la diosa protegiendo su manifestación física -la tierra-, o bien no lo hacen, y su mal karma les es devuelto por partida triple. Algunos creen que las almas se reencarnan hasta que aprenden todas las lecciones de la vida y se unen a la diosa. Algunos están tan comprometidos a seguir su camino individual, que creen que las personas determinan lo que sucederá cuando mueran; si los fieles creen que van a reencarnarse, o ser enviados al infierno o unirse a la diosa, así será. Hay otros que incluso se niegan a contemplar la vida después de la muerte. En cualquier caso, no creen en el pecado ni en nada de lo que haya que salvarse.

Zoroastrismo: El zoroastrismo puede ser la primera religión que declaró que la vida después de la muerte dependía de las acciones de una persona en la vida. No hay reencarnación, sino un simple juicio cuatro días después de la muerte. No obstante, tras un tiempo suficiente en el infierno, incluso los condenados pueden ir al cielo. Para ser juzgado como justo, uno puede valerse del conocimiento o de la devoción, pero la forma más efectiva es a través de la acción.

¿Quieres saber la verdad sobre cómo ir al cielo? Lee nuestro artículo "Ir al cielo: ¿cómo puedo garantizar mi destino eterno?"

English



Retornar a la página inicial de Español

Cómo llegar al cielo: ¿cuáles son las ideas de las distintas religiones?
Suscríbete a la

Pregunta de la Semana

Comparte esta página: Facebook icon Twitter icon Pinterest icon Email icon
© Copyright Got Questions Ministries