settings icon
share icon
Pregunta

¿Cuándo debe tenerse en cuenta la calidad de vida en las decisiones sobre la muerte?

Respuesta


El avance de la tecnología médica ha salvado vidas y ha mejorado la calidad de vida de muchas personas, aunque también ha planteado nuevas preguntas a las que las generaciones anteriores no tenían que responder. Hace un siglo, las opciones al final de la vida eran escasas, y la muerte llegaba más rápidamente sin máquinas que mantuvieran los órganos en funcionamiento cuando el cerebro no lo estaba. Pero, ahora que la medicina puede prolongar los signos vitales, la presencia de la vida no es la única consideración. La calidad de vida pasa a primer plano cuando vemos a los seres queridos sufrir o prolongarse más de lo que se desea. Y surge la pregunta ética: desde el punto de vista bíblico, ¿se debe tener en cuenta la calidad de vida en las decisiones sobre el final de la vida?

La calidad de vida es una decisión privada. Cada individuo debería tener derecho a decidir por sí mismo lo que considera "calidad". Algunas personas se aferran con fuerza al más mínimo ápice de vida, buscando todas las intervenciones médicas posibles para prolongar la existencia terrenal el mayor tiempo humanamente posible. Otros, especialmente los cristianos, pueden aceptar su muerte inminente con más tranquilidad e incluso expresar su deseo de entrar en la eternidad tan pronto como Dios les llame a casa. El derecho a rechazar la intervención médica debería estar al alcance de todo adulto mentalmente estable y con frecuencia podría documentarse mediante testamentos en vida u otras formas de instrucciones escritas. Sin embargo, estos documentos pueden transgredir los límites éticos cuando las decisiones relacionadas con la muerte incluyen adelantar la muerte o el suicidio asistido. Así como el suicidio no se considera un derecho humano, tampoco lo es el suicidio asistido a causa de un pronóstico médico.

Aunque cada individuo debe tener derecho a determinar su propia definición de "calidad de vida", los seres humanos no son los últimos jueces. La vida es una combinación de experiencias buenas y malas, y hay momentos en la vida de todos en los que la calidad parece baja. La depresión, la ansiedad, el desamor o la crisis financiera pueden parecer limitar la calidad de vida durante un periodo de tiempo. Una lesión, una enfermedad o una discapacidad pueden limitar mucho la calidad de vida de una persona, pero eso no implica el derecho a acabar con esa vida. Dios es quien determina la vida y la muerte, no nuestra opinión al respecto (Deuteronomio 32:9; Salmo 139:16).

Rellenar un testamento en vida o asignar un poder notarial duradero a un familiar de confianza es una gran alternativa para la toma de decisiones de última hora por parte de las familias que intentan determinar los deseos del paciente. La suspensión de ciertos medicamentos, tratamientos o medios para salvar la vida puede ser lo mejor para el paciente y, si eso se ha discutido previamente, la familia queda exenta de esa responsabilidad moral. Establecer una relación de confianza con el médico encargado de un paciente moribundo también puede acabar con la falta de comunicación y los posteriores remordimientos. Afortunadamente, en la mayoría de los países sigue siendo ilegal que los médicos prescriban medicamentos que terminen activamente con una vida. Las posibilidades de abuso de esta modalidad hacen que sea peligroso dejarla a la discreción humana. Sin embargo, los cuidados paliativos pueden aumentar hasta permitir que el cuerpo muera sin causar al paciente un sufrimiento innecesario. Cuando desaparece toda posibilidad de curación, el aumento de los medicamentos paliativos permite que el cuerpo se apague de forma natural, y la muerte puede producirse sin prolongar el proceso de muerte de forma innecesaria.

La calidad de vida no se puede definir por factores externos. La calidad de vida es profundamente personal y generalmente está ligada a la relación de la persona con Dios. Las personas sanas y adineradas pueden tener una pobre calidad de vida debido al malestar emocional y a las malas decisiones morales, mientras que una persona discapacitada en la pobreza puede vivir una vida llena de alegría. La enfermedad física tampoco determina la calidad de vida de una persona, de manera que tratar de evaluarla no es algo que podamos determinar. Nuestra responsabilidad ante Dios es brindar el mejor cuidado amoroso que podamos a quienes sufren y confiar en que su Creador decidirá cuándo deben morir.

English



Retornar a la página inicial de Español

¿Cuándo debe tenerse en cuenta la calidad de vida en las decisiones sobre la muerte?
Suscríbete a la

Pregunta de la Semana

Comparte esta página: Facebook icon Twitter icon Pinterest icon Email icon
© Copyright Got Questions Ministries