¿Se supone que debemos buscar activamente un(a) esposo(a), o esperar que Dios nos los traiga?


Pregunta: "¿Se supone que debemos buscar activamente un(a) esposo(a), o esperar que Dios nos los traiga?"

Respuesta:
La respuesta a ambas preguntas es “sí”. Existe un importante equilibrio entre ambos. No debemos buscar frenéticamente a un cónyuge como si dependiera únicamente de nuestros propios esfuerzos. Tampoco debemos ser pasivos, pensando que Dios algún día hará que un esposo llegue a nuestra puerta. Como cristianos, una vez que hemos decidido que “es tiempo” de buscar un(a) esposo(a), debemos comenzar el proceso con oración. El primer paso, es entregarnos a la voluntad de Dios para nuestras vidas. “Deléitate asimismo en Jehová, y Él te concederá las peticiones de tu corazón” (Salmo 37:4). Deleitarse en el Señor significa que encontramos placer en conocerlo y confiar en que Él se deleita en nosotros cuando lo obedecemos. Él pondrá Sus deseos en nuestro corazón y en el contexto de buscar un esposo, eso significa desear para nosotros el tipo de esposo(a) que Él desea para nosotros y que Él sabe que nos deleitará aún más. Proverbios 3:6 nos dice “Reconócelo en todos tus caminos, y Él enderezará tus veredas”. Reconocerlo a Él en la búsqueda de un(a) esposo(a), significa someterse a Su soberana voluntad y decirle que tú quieres cualquier cosa que Él decida, porque es lo mejor para ti.

Después de encomendarnos a la voluntad de Dios, necesitamos tener claras las características de un buen esposo o esposa, y buscar a alguien que califique en un nivel espiritual. Es importante tener una clara comprensión de estas cualidades, para después buscar a alguien que se ajuste a ellas. El “enamorarse” de alguien para luego descubrir que él/ella no está espiritualmente calificado(a) para ser nuestro(a) compañero(a), es acarrearnos penas y colocarnos en una posición muy difícil.

Una vez que sepamos lo que la Biblia dice que debemos buscar, podemos empezar a buscar activamente un esposo/esposa, entendiendo que Dios lo/la traerá a nuestras vidas mientras nosotros estamos en el proceso de búsqueda, de acuerdo a Su tiempo y perfecta voluntad. Si oramos, Dios nos guiará a la persona que Él tiene para nosotros. Si esperamos por Su tiempo, nos será concedida la persona que se ajuste mejor a nuestra formación, personalidad y deseos. Debemos confiar en Él y Su tiempo (Proverbios 3:5), aun cuando Su tiempo no sea nuestro tiempo. A veces Dios llama a gente a permanecer soltera (1 Corintios 7), pero en esas situaciones Él lo manifiesta claramente, al quitar de ellos el deseo de casarse. El tiempo de Dios es perfecto, y con fe y paciencia, recibiremos Sus promesas (Hebreos 6:12).

English
Retornar a la página inicial de Español

¿Se supone que debemos buscar activamente un(a) esposo(a), o esperar que Dios nos los traiga?

Descubre cómo ...

recibe la vida eterna



recibe el perdón de Dios




Suscríbete a la pregunta de la semana