¿Qué dice la biblia respecto a ser terco / la terquedad?


Pregunta: "¿Qué dice la biblia respecto a ser terco / la terquedad?"

Respuesta:
En algunas culturas, "terco como una mula" es una expresión que se usa para describir a las personas que son especialmente inamovible. El Salmo 32:8-9, alude a la terca naturaleza de mulas cuando dice, "Te haré entender, y te enseñaré el camino en que debes andar; sobre ti fijaré mis ojos. No seáis como el caballo, o como el mulo, sin entendimiento, que han de ser sujetados con cabestro y con freno, porque si no, no se acercan a ti". En lo que se refiere a seguir los mandamientos de Dios, no debemos ser tercos, obstinados o intratables. No debemos girar nuestra cabeza y "endurecer la cerviz". Debemos aprender a ceder y ser flexibles en Sus manos. No desearíamos que Dios utilice el cabestro y el freno con nosotros.

A veces, la biblia registra ejemplos de terquedad o comportamiento similares al de una mula en seres humanos. En el antiguo testamento, el faraón era famoso por su terquedad (Éxodo 7:13-14), pero su obstinación no hizo ningún bien tanto para él como para su nación. La terquedad también la podemos ver posteriormente en la nación de Israel, el pueblo elegido por Dios, que se rebeló contra Él, más y más, alejándose de Su amor y su protección. De hecho, la palabra hebrea traducida como "terco" significa "dar la espalda, moralmente obstinado, rebelde, y retroceso".

El antiguo testamento relata la triste historia de los judíos que obstinadamente le dieron la espalda a Dios, se olvidaron de Sus obras, desobedecieron Sus leyes y siguieron dioses extraños. En Deuteronomio 9, Moisés relata la terquedad de Israel sobre el becerro de oro que hicieron en el monte Sinaí. En ese momento Dios le había dicho a Moisés: "He observado a ese pueblo, y he aquí que es pueblo duro de cerviz" (Deuteronomio 9:13). La ira de Dios fue tan grande, que había considerado la posibilidad de destruir completamente al pueblo por la forma terca de actuar y su "dura cerviz" (versículo 14).

Dios considera la terquedad un pecado tan grande, que Él lo incluyó en lo que parece ser hoy un castigo demasiado severo para un hijo obstinado y rebelde. Si un hijo se negaba a obedecer a sus padres, no respondía a la disciplina, y llevaba una vida libertina, los padres tenían que llevarlo a los ancianos de su ciudad y "todos los hombres de su ciudad lo apedrearán, y morirá; así quitarás el mal de en medio de ti, y todo Israel oirá, y temerá" (Deuteronomio 21:21). La terquedad, el desafío a Dios y a Su autoridad establecida, es un delito grave, que puede propagarse como veneno en toda una comunidad. La ley mosaica contra la terca rebelión, se diseñó para detener la propagación.

En el nuevo testamento, podemos ver más ejemplos de la terquedad. Cuando Jesús sanó a un hombre con una mano seca en el sábado, la dureza de corazón de los fariseos, afligieron y enfurecieron a Jesús. En lugar de alabar al Señor por Su poder para sanar y reconocerlo como su Mesías, los corazones rebeldes de los fariseos, hizo que tuvieran el deseo de intentar matarlo (Marcos 3:1-6). Cuando Esteban estaba terminando su discurso ante el Sanedrín, lo reprendieron por su osada obstinación: "¡Duros de cerviz, e incircuncisos de corazón y de oídos! Vosotros resistís siempre al Espíritu Santo; como vuestros padres, así también vosotros" (Hechos 7:51).

Cuando Pablo predicó a los judíos en Corinto, ellos siguieron rechazando el mensaje de salvación a través de Jesucristo. Durante tres meses Pablo razonó con ellos en la sinagoga, pero "endureciéndose algunos y no creyendo, maldiciendo el Camino delante de la multitud" (Hechos 19:9). Como resultado, Pablo tomó a los discípulos y dejó en su terquedad e incredulidad a aquellos que rechazaban las buenas nuevas.

Lamentablemente, esta es la suerte que les espera a todos aquellos que persisten en rechazar a Cristo. Eventualmente, Dios los entregará a la dureza de sus corazones y ya no les va a suplicar. El triste resultado de tal obstinación similar a la de una mula, queda clara en Romanos 2:5: "Pero por tu dureza y por tu corazón no arrepentido, atesoras para ti mismo ira para el día de la ira y de la revelación del justo juicio de Dios".

English


Retornar a la página inicial de Español

"¿Qué dice la biblia respecto a ser terco / la terquedad?

Suscríbete a la pregunta de la semana