¿Qué dice la biblia acerca de la hipocresía?


Pregunta: "¿Qué dice la biblia acerca de la hipocresía?"

Respuesta:
En esencia, la "hipocresía" se refiere al acto de afirmar creer en algo, pero actuar de una manera diferente. La palabra bíblica se deriva del término griego que se usa para "actor" (literalmente, "uno que usa una máscara"), en otras palabras, alguien que finge ser lo que no es.

La biblia considera la hipocresía un pecado. Hay dos formas en que se puede presentar la hipocresía: La hipocresía que dice creer en algo y luego actuar de manera contraria a esa creencia, y la hipocresía de mirar por encima del hombro a los demás sabiendo que nosotros mismos somos imperfectos.

El profeta Isaías denunció la hipocresía en su tiempo: "Dice, pues, el Señor: Porque este pueblo se acerca a mí con su boca, y con sus labios me honra, pero su corazón está lejos de mí, y su temor de mí no es más que un mandamiento de hombres que les ha sido enseñado" (Isaías 29:13). Siglos más tarde, Jesús citó este versículo, apuntando a la misma condenación de los líderes religiosos de Su día (Mateo 15:8-9). Juan el Bautista llamó "generación de víboras" a las multitudes hipócritas que venían a él para ser bautizadas, y les advirtió que "produjeran frutos dignos de arrepentimiento" (ver Lucas 3:7-9). Jesús igualmente tomó una postura firme contra la santurronería; llamó a los hipócritas "lobos vestidos de ovejas" (Mateo 7:15), "sepulcros blanqueados" (Mateo 23:27), "serpientes" y "generación de víboras" (Mateo 23:33).

No podemos decir que amamos a Dios si no amamos a nuestros hermanos (1 Juan 2:9). El amor debe ser "sin fingimiento" (Romanos 12:9). Un hipócrita puede parecer justo externamente, pero es una fachada. La verdadera justicia proviene de la transformación interna del Espíritu Santo y no de un ajuste externo a un conjunto de reglas (Mateo 23:5; 2 Corintios 3:8).

Jesús abordó la otra forma de hipocresía en el sermón del monte: "¿Y por qué miras la paja que está en el ojo de tu hermano, y no echas de ver la viga que está en tu propio ojo? ¿O cómo dirás a tu hermano: Déjame sacar la paja de tu ojo, y he aquí la viga en el ojo tuyo? ¡Hipócrita! saca primero la viga de tu propio ojo, y entonces verás bien para sacar la paja del ojo de tu hermano" (Mateo 7:3-5). Jesús no está enseñando en contra del discernimiento o de ayudar a otros a vencer el pecado; al contrario, Él nos está diciendo que no seamos tan orgullosos y convencidos de nuestra propia bondad, al punto de criticar a los demás desde una posición de arrogancia. Deberíamos hacer una introspección primero y corregir nuestros propios defectos antes de ver la "paja" en los demás (cf. Romanos 2:1).

Jesús en Su ministerio terrenal tuvo muchos enfrentamientos con los líderes religiosos de la época, los fariseos. Estos hombres eran bien versados en las escrituras y celosos para cumplir cada letra de la ley (Hechos 26:5). Sin embargo, al adherirse al cumplimiento de la ley, buscaban activamente deficiencias que les permitía quebrantar el espíritu de la ley. Asimismo, mostraron una falta de compasión hacia sus semejantes y a menudo demostraban en exceso su supuesta espiritualidad con el fin de recibir elogios (Mateo 23:5-7; Lucas 18:11). Jesús denunció su comportamiento en términos muy claros, señalando que "la justicia, la misericordia y la fe" son más importantes que buscar una perfección basada en estándares incorrectos (Mateo 23:23). Jesús dejó en claro que el problema no era con la ley, sino con la forma en que los fariseos la implementaron (Mateo 23:2-3). Hoy en día, la palabra fariseo se ha convertido en sinónimo de hipócrita.

Cabe señalar que la hipocresía no es lo mismo que adoptar una posición contra el pecado. Por ejemplo, no es hipocresía enseñar que la borrachera es un pecado, incluso si hemos sido borrachos. Los cristianos no serán perfectos; seguiremos pecando. No es hipocresía el fallar para estar a la altura de los estándares bíblicos, sino en decir que creemos en Dios, que queremos obedecerle, y no intentar de hacer nada. Sería una hipocresía enseñar contra la borrachera y al mismo tiempo emborracharse cada fin de semana. También sería hipócrita actuar así, porque si la embriaguez no es un pecado con el que luchamos, entonces necesitamos menos la gracia de Dios que aquellos que si la necesitan.

Como hijos de Dios, estamos llamados a esforzarnos por la santidad (1 Pedro 1:16). Debemos "aborrecer lo malo" y "seguir lo bueno" (Romanos 12:9). Nunca debemos insinuar una aceptación del pecado, especialmente en nuestras propias vidas. Todo lo que hacemos debe ser coherente con lo que creemos y lo que somos en Cristo. La actuación es para el teatro, no para la vida real.

English


Retornar a la página inicial de Español

"¿Qué dice la biblia acerca de la hipocresía?

Suscríbete a la pregunta de la semana