settings icon
share icon
Pregunta

¿Qué dice la Biblia sobre el cambio de sexo?

Respuesta


Aunque las operaciones de cambio de sexo no se mencionan específicamente en las Escrituras, la sexualidad humana se explica claramente, desde el Génesis: "Y creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó. Y los bendijo Dios, y les dijo: Fructificad y multiplicaos; llenad la tierra, y sojuzgadla" (Génesis 1:27-28). Génesis 1:31 nos dice que Su creación fue excelente en todos los sentidos. Decir que el género no importa es estar en desacuerdo con el diseño de Dios para la creación y Su proclamación de que era muy buena.

Dios también deja muy claro cuál es el comportamiento sexual apropiado. Las relaciones sexuales se deben tener y disfrutar en una relación matrimonial monógama entre un hombre y una mujer (1 Corintios 7:2; Hebreos 13:4). El comportamiento homosexual es incorrecto (Génesis 19:1-13; Levítico 18:22; 20:13; Romanos 1:26-27; 1 Corintios 6:9). El travestismo es inaceptable (Deuteronomio 22:5). Dios también habla de los roles de género, como el liderazgo masculino en el hogar y la iglesia (Efesios 5:21-33). Sin embargo, la Biblia no habla de los roles de género culturalmente estereotipados. De hecho, ofrece una visión completa de la persona. Aunque mantiene clara la distinción hombre-mujer, la Biblia ofrece múltiples ejemplos de hombres y mujeres que son a la vez cuidadores y líderes valientes (como David y la esposa de Proverbios 31). En ninguna parte la Biblia insinúa que el sexo de una persona sea negociable u opcional. La Biblia afirma tanto a los hombres como a las mujeres en su valor y su personalidad. El sexo de las personas importa, pero no somos seres meramente sexuales (Gálatas 3:23-29). Parece, pues, que los procedimientos de cambio de sexo no son bíblicamente aceptables.

Sin embargo, hay que mencionar algunas excepciones muy raras. Hay personas que experimentan defectos físicos con respecto al género. El más común -aunque todavía extremadamente raro- sería el de una condición intersexual en la que una persona tiene una mezcla de órganos sexuales masculinos y femeninos. Para las personas con trastornos del desarrollo sexual (TDS), por lo general es posible determinar su sexo genético y corregir el defecto de nacimiento mediante una intervención médica. Por supuesto, no se trata de una operación de cambio de sexo, sino simplemente de poner remedio a un problema físico.

La distorsión de género es un pecado, pero quienes luchan con su identidad de género tienen una respuesta. Para aquellos que consideran una operación de cambio de sexo debido a heridas o abusos del pasado, hay sanidad a través de Jesucristo. Aquellos que desean desafiar las categorías de género para encontrar algún tipo de libertad o justificación, pueden encontrar la verdadera libertad en una relación con Dios. Aquellos que desean cambiar su sexo para participar en prácticas sexuales pecaminosas pueden arrepentirse y ser salvos. Pablo escribió: "¿No sabéis que los injustos no heredarán el reino de Dios? No erréis; ni los fornicarios, ni los idólatras, ni los adúlteros, ni los afeminados, ni los que se echan con varones, ni los ladrones, ni los avaros, ni los borrachos, ni los maldicientes, ni los estafadores, heredarán el reino de Dios. Y esto erais algunos; mas ya habéis sido lavados, ya habéis sido santificados, ya habéis sido justificados en el nombre del Señor Jesús, y por el Espíritu de nuestro Dios" (1 Corintios 6:9-11). Sin Cristo, todos estamos muertos en nuestros pecados (Efesios 2:1). Pero en Cristo, somos vivificados (Efesios 2:5) y recibimos una nueva identidad, como miembros de la familia de Dios (Romanos 8:14-17).

English


Retornar a la página inicial de Español

¿Qué dice la Biblia sobre el cambio de sexo?
Suscríbete a la

Pregunta de la Semana

Comparte esta página: Facebook icon Twitter icon Pinterest icon Email icon
© Copyright Got Questions Ministries