settings icon
share icon
Pregunta

¿Será que la atracción por el mismo sexo es un pecado?

Respuesta


En Mateo 5:27-28, Jesús compara la lujuria con el adulterio. Esto establece un principio bíblico: si es pecado hacer algo, también es pecado desear hacerlo. La Biblia establece claramente que la homosexualidad es un pecado (Levítico 18:22; 20:13; Romanos 1:26-27; 1 Corintios 6:9). Por lo tanto, también es pecaminoso desear cometer actos homosexuales. ¿Significa esto que la atracción por el mismo sexo es un pecado? Para responder a esto, debemos distinguir entre el pecado activo y la condición pasiva de ser tentado.

Ser tentado no es un pecado. Jesús fue tentado, pero no pecó (Mateo 4:1; Hebreos 4:15). Eva fue tentada en el jardín, y definitivamente encontró que el fruto prohibido era atractivo, pero parece que no pecó realmente hasta que tomó el fruto y lo comió (Génesis 3:6-7). Una lucha contra la tentación puede llevar al pecado, pero la lucha no es un pecado en sí misma.

La lujuria heterosexual es un pecado (Mateo 5:27-28), pero la atracción heterosexual no es un pecado. Es normal y natural que los hombres se sientan atraídos por las mujeres, y viceversa. No hay absolutamente nada malo en que las personas encuentren atractivo al sexo opuesto. Sólo se convierte en pecado si esa atracción se convierte en lujuria. Una vez que la atracción se convierte en un deseo de hacer algo sexualmente inmoral, se ha convertido en pecado en el corazón.

La homosexualidad es diferente. El comportamiento homosexual en cualquier contexto es una acción que la Biblia prohíbe. Pero, dejando de lado el comportamiento, ¿es pecaminosa la atracción por el mismo sexo? En términos generales, cualquier deseo de algo que Dios ha prohibido es el resultado del pecado, de esta manera: el pecado ha infectado tanto al mundo y a nuestras naturalezas que lo que es malo con frecuencia nos parece bueno. Estamos infectados por el pecado, y el pecado nos hace tener pensamientos, inclinaciones y deseos deformados y retorcidos. Somos pecadores por naturaleza (Romanos 5:12). Los sentimientos de atracción por el mismo sexo, en sí, no son siempre un pecado activo y voluntario, sino que siguen estando arraigados en la naturaleza caída. La atracción por el mismo sexo es, en cierto nivel, una expresión de la naturaleza pecaminosa.

El pastor y teólogo John Piper tiene algunas palabras acertadas sobre el tema de la atracción por el mismo sexo: "Sería correcto decir que los deseos del mismo sexo son pecaminosos en el sentido de que están trastornados por el pecado y que existen en contra de la voluntad revelada de Dios. Sin embargo, el hecho de que hayan sido causados por el pecado y estén arraigados en él no hace que un deseo pecaminoso equivalga a pecar. Pecar es lo que sucede cuando se expresa la rebelión contra Dios a través de nuestros desórdenes" (del sermón "Que el matrimonio sea honrado", 16 de junio de 2012).

Un momento pasajero de atracción por el mismo sexo, aunque se repita a menudo, es mejor catalogarlo como una tentación, no como un pecado. Ahora bien, si se permite que ese momento espontáneo y fugaz se convierta en algo más -la tentación pasajera se convierte en una intención lujuriosa-, entonces se ha convertido en un pecado. ¿En qué momento la tentación se convierte en un pecado en el corazón? Por decirlo de otro modo, ¿cuánto tiempo podemos mantener una tentación antes de que se convierta en un pensamiento malo? Es imposible responder con exactitud. Lo que sí sabemos es que todos debemos ser transformados mediante la renovación de nuestra mente (Romanos 12:2) y "llevando cautivo todo pensamiento a la obediencia a Cristo" (2 Corintios 10:5).

A causa de la naturaleza pecaminosa que posee la humanidad, la atracción por el mismo sexo puede resultar "natural" para algunos, pero es absurdo decir que el pecado, si es "natural", hay que aceptarlo. ¿Es correcto que una persona con cierta inclinación a la ira arremeta con furia contra los demás? ¿Es correcto que un cleptómano robe? ¿Es correcto que un marido cometa adulterio simplemente porque un fuerte impulso sexual forma parte de su naturaleza? Por supuesto que no. Las personas no siempre pueden controlar cómo o qué sienten, pero pueden controlar lo que hacen con esos sentimientos (1 Pedro 1:5-8). Y todos tenemos la responsabilidad de resistir la tentación (Efesios 6:13).

Los hijos de Dios deben pensar y actuar de forma diferente al mundo. Muchos en el mundo aceptan la atracción por el mismo sexo y la homosexualidad como una norma social, aunque las normas de vida de un cristiano deben provenir de la Biblia, no de la sabiduría convencional (2 Timoteo 3:16-17). Vivimos en el mundo, y por eso experimentamos tentaciones todos los días. Tenemos naturalezas caídas y pecaminosas, y por eso luchamos contra los deseos impíos. Algunos cristianos luchan contra la tentación de actuar por la atracción hacia el mismo sexo. La buena noticia es que la victoria es posible. "Porque todo lo que es nacido de Dios vence al mundo; y esta es la victoria que ha vencido al mundo, nuestra fe" (1 Juan 5:4).

English



Retornar a la página inicial de Español

¿Será que la atracción por el mismo sexo es un pecado?
Suscríbete a la

Pregunta de la Semana

Comparte esta página: Facebook icon Twitter icon Pinterest icon Email icon
© Copyright Got Questions Ministries