settings icon
share icon
Pregunta

¿Cómo debería responder al amor no correspondido?

Respuesta


El amor no correspondido es el tema de muchas novelas, programas de televisión y películas, y la mayoría de las personas experimentan uno o dos momentos de amor no correspondido en sus vidas. El amor no correspondido puede comenzar como un enamoramiento infantil en los años de juventud, pero cuando llega la edad adulta, esos sentimientos pueden ser muy fuertes, provocando rupturas de relaciones, aventuras y depresión. Los cristianos no están exentos de experimentar un amor no correspondido, así que ¿cómo debemos actuar cuando esto ocurre?

En primer lugar, debemos entender que el amor no correspondido es una pérdida. Tenemos que aceptar el hecho de que, cuando amamos a alguien que no nos corresponde, estamos sufriendo. El dolor es una fuerte emoción, pero es una parte necesaria para sanar un corazón herido. Hay pérdidas que provocan un gran dolor personal, que se ve agravado por el hecho de que no siempre nos sentimos cómodos hablando de ellas. Las personas que sufren la muerte de un ser querido suelen estar rodeadas y apoyadas por amigos y familiares comprensivos. Pueden hablar abiertamente de su pérdida y hallar compasión y empatía. Pero cuando nuestra pérdida es privada, por ejemplo, una pérdida de un bebé, un fracaso moral o un amor no correspondido, normalmente nos afligimos solos.

El duelo por un amor no correspondido es similar al duelo por la pérdida de un hijo no nacido. Estamos tristes por lo que podría haber sido. Nos vemos obligados a dejar ir un hermoso sueño que nunca se hará realidad. También nos afligimos por los sentimientos de rechazo y falta de valor que conlleva el amor no correspondido. Se necesita tiempo para sanar un corazón herido, del mismo modo que se necesita tiempo para sanar una herida física. Pero al final podemos estar en paz con el hecho de que las cosas nunca serán lo que queríamos que fueran.

Una vez que desaparece el dolor inicial, podemos continuar la sanidad haciendo que nuestro dolor se convierta en acción de gracias. Hay una razón por la que el amor que sentíamos por alguien no fue correspondido, así que podemos agradecer al Señor que nos haya protegido de una pareja inapropiada. Claramente, la relación no estaba destinada a funcionar, así que podemos cambiar un corazón apesadumbrado en un corazón agradecido reconociendo que se nos impidió cometer un gran error. Debemos dar gracias en toda situación, no porque Dios necesite nuestro agradecimiento, sino porque nosotros necesitamos darlo (1 Tesalonicenses 5:18). Dar gracias, incluso cuando estamos sufriendo, mantiene nuestros corazones en una relación correcta con Dios. Nos recuerda que Él sigue al mando y que tiene un plan (véase Isaías 46:9-11).

Debemos estar en guardia para no convertir el amor no correspondido en una declaración sobre nuestro propio valor como persona. Los sentimientos de rechazo son normales, pero no podemos detenernos en ellos. Mientras que la tristeza y la decepción son saludables y temporales, a Satanás le gustaría que la baja autoestima se convirtiera en nuestra nueva identidad. Él mismo nos sugiere que, puesto que esa persona no nos quiso, ya nadie lo hará nunca; de hecho, no somos dignos de ser amados. Y Satanás señalará muchas "pruebas" de nuestra indignidad. Tenemos que reconocer sus tácticas y rechazar intencionadamente sus mentiras (2 Corintios 10:5). Podemos reemplazar las mentiras de Satanás con la verdad de Dios. Podría ser útil imprimir verdades como éstas y mantenerlas a la vista:

- Dios me ama tanto que dio a Su Hijo por mí (Juan 3:16).

- Es Dios quien está obrando en mí, moldeándome como Él quiere que sea (Filipenses 2:13).

- Todas las cosas (incluso esto) obrarán para bien si amo a Dios y quiero Su propósito en mi vida (Romanos 8:28).

- Dios está cerca de mí cuando estoy sufriendo y hasta ahora está sanando mi corazón (Salmo 34:18).

- Dios suplirá todas mis necesidades, incluso de amor, y por eso confío en Él (Filipenses 4:19).

Lo más importante es que debemos seguir adelante. El amor no correspondido deja un escozor que dura un tiempo, pero no necesitamos mantenerlo en nuestros pensamientos. Hay que decirle adiós y luego poner la vista en todo lo que Dios tiene para nosotros en el futuro. Habrá otros amores, otras oportunidades, otras personas de las que ahora no sabemos nada. Habrá giros, sorpresas y alegrías, y tenemos que preparar nuestro corazón para recibirlas por completo. Filipenses 3:13-14 puede ser la frase de los que se recuperan de un amor no correspondido: "olvidando ciertamente lo que queda atrás, y extendiéndome a lo que está delante, prosigo a la meta, al premio del supremo llamamiento de Dios en Cristo Jesús".

English



Retornar a la página inicial de Español

¿Cómo debería responder al amor no correspondido?
Suscríbete a la

Pregunta de la Semana

Comparte esta página: Facebook icon Twitter icon Pinterest icon Email icon
© Copyright Got Questions Ministries