¿Adónde vas cuando mueres?


Pregunta: "¿Adónde vas cuando mueres?"

Respuesta:
La biblia es absolutamente clara que, en última instancia, sólo hay dos opciones para dónde ir cuando mueras: el cielo o el infierno. La biblia también deja muy claro que puedes determinar a dónde vas cuando mueres. ¿Cómo? Sigue leyendo.

Primero, el problema. Todos hemos pecado (Romanos 3:23). Todos hemos hecho cosas que son malas, perversas o inmorales (Eclesiastés 7:20). Nuestro pecado nos separa de Dios, y si no se resuelve, nuestro pecado resultará en que estemos eternamente separados de Dios (Mateo 25:46; Romanos 6:23a). Esta separación eterna de Dios es el infierno, descrito en la biblia como un lago de fuego eterno (Apocalipsis 20:14-15).

Ahora, la solución. Dios se hizo un ser humano en la persona de Jesucristo (Juan 1:1, 14; 8:58; 10:30). Él vivió una vida sin pecado (1 Pedro 3:22; 1 Juan 3:5) y voluntariamente sacrificó Su vida por nosotros (1 Corintios 15:3; 1 Pedro 1:18-19). Su muerte pagó la pena por nuestros pecados (2 Corintios 5:21). Dios ahora nos ofrece la salvación y el perdón como un regalo (Romanos 6:23b) que debemos recibir por fe (Juan 3:16; Efesios 2:8-9). "Cree en el Señor Jesucristo y serás salvo" (Hechos 16:31). Confía sólo en Jesús como tu Salvador, confiando sólo en Su sacrificio como pago por tus pecados, y, según la Palabra de Dios, se te promete vida eterna en el cielo.

¿Adónde vas cuando mueres? Depende de ti. Dios te ofrece la elección. Dios te invita a venir a Él. Es tu decisión.

Si sientes que Dios te atrae a la fe en Cristo (Juan 6:44), ven al Salvador. Si Dios está quitando el velo y removiendo tu ceguera espiritual (2 Corintios 4:4), mira al Salvador. Si estás experimentando una chispa de vida en lo que siempre ha estado muerto (Efesios 2:1), ven a la vida a través del Salvador.

¿Adónde vas cuando mueres? Cielo o infierno. A través de Jesucristo, el infierno se puede evitar. Recibe a Jesucristo como tu Salvador, y el cielo será tu destino eterno. Toma cualquier otra decisión, y la separación eterna de Dios en el infierno será el resultado (Juan 14:6; Hechos 4:12).

Si ahora entiendes las dos posibilidades de a dónde vas a ir cuando mueras, y quieres confiar en Jesucristo como tu Salvador personal, asegúrate de entender y creer lo siguiente, y como un acto de fe, comunica lo siguiente a Dios: "Dios, sé que soy un pecador, y sé que por causa de mi pecado merezco estar eternamente separado de ti. Aunque no lo merezco, te agradezco por amarme y por proveer el sacrificio por mis pecados a través de la muerte y resurrección de Jesucristo. Creo que Jesús murió por mis pecados y confío sólo en Él para salvarme. De ahora en adelante, ayúdame a vivir mi vida para ti en vez de vivirla para el pecado. Ayúdame a vivir el resto de mi vida en gratitud por la maravillosa salvación que me has dado. ¡Gracias, Jesús, por salvarme!"

¿Ha hecho usted una decisión por Cristo por lo que ha leído aquí? Si es así, por favor oprima la tecla “¡He aceptado a Cristo hoy!”

English
Retornar a la página inicial de Español

¿Adónde vas cuando mueres?

Suscríbete a la pregunta de la semana