GotQuestions.org/Espanol




Pregunta: "¿Qué significa salir de en medio de ellos (2 Corintios 6:17)?"

Respuesta:
Segunda de Corintios 6:17 dice: "Por lo cual, salid de en medio de ellos, y apartaos, dice el Señor, y no toquéis lo inmundo; y yo os recibiré". La expresión "salid de en medio de ellos" es una referencia a un pasaje de Isaías.

Isaías 52:11 habla de los israelitas que regresan del exilio en Egipto. (Cuando cayó Jerusalén, gran parte del pueblo fue llevado a Babilonia, pero algunos huyeron a Egipto, pensando que allí estarían a salvo. Jeremías les advirtió que no lo hicieran, pero de todas formas muchos de ellos se fueron a Egipto, y llevaron a Jeremías con ellos en contra de su voluntad. Ver Jeremías 42 - 43). En Isaías 52, Dios promete regresar a la Tierra Prometida a aquellos descendientes que se fueron a Egipto. La orden de "salir de en medio de ellos" también es un llamado real. Al pueblo de Israel se le ordena que abandone cualquier hábito idólatra que haya adquirido durante su estancia en Egipto y que regrese a la Tierra Prometida; a la vez, es una promesa de que Dios es el que los traerá de vuelta cuando sea el momento adecuado.

Pablo cita este pasaje de Isaías para referirse a la iglesia de Corinto. Está usando palabras conocidas y dándoles un nuevo significado en un nuevo contexto. Al igual que los israelitas en el exilio debían desprenderse de cualquier idolatría que hubieran adquirido mientras vivían en Egipto, los creyentes de Corinto deben desprenderse de la idolatría y la inmoralidad sexual en la que estaban inmersos por vivir en Corinto. Deben estar separados del pecado del mundo.

Antes de llegar a 2 Corintios 6:17, Pablo les dice: "No os unáis en yugo desigual con los incrédulos" (versículo 14). Generalmente aplicamos esto a un creyente que se casa con un incrédulo, sin embargo, tiene una aplicación mucho más extensa. En el contexto de la iglesia de Corinto, parece que tiene que ver con la participación en la idolatría.

Como fundamento extra para la prohibición de unirse a incrédulos, Pablo hace una serie de preguntas retóricas. La respuesta implícita a todas ellas es un gran ¡NADA!

"¿qué compañerismo tiene la justicia con la injusticia?" (2 Corintios 6:14).

"¿Y qué comunión la luz con las tinieblas?" (versículo 14).

"¿Y qué concordia Cristo con Belial [el diablo]?" (versículo 15).

"¿O qué parte el creyente con el incrédulo?" (versículo 15).

"¿Y qué acuerdo hay entre el templo de Dios y los ídolos?". (versículo 16).

Esta última pregunta llega al meollo del asunto. Si no hay comunión entre el templo de Dios y los ídolos, entonces el cristiano no debe tener nada que ver con la adoración de ídolos: "Porque vosotros sois el templo del Dios viviente" (2 Corintios 6:16). Entonces, para apoyar aún más la idea de que los cristianos son el templo de Dios, Pablo cita Levítico 26:12, del que también se habla en Jeremías 32:38 y Ezequiel 37:27: "y andaré entre vosotros, y yo seré vuestro Dios, y vosotros seréis mi pueblo" (2 Corintios 6:16). El templo de Dios es el lugar donde Dios habita, y Él dice que habitará en medio de Su pueblo, convirtiéndolo en el templo.

Puesto que los creyentes son en realidad el templo de Dios, Pablo concluye: "Salid de ellos y apartaos. . . no toquéis lo inmundo; y yo os recibiré". Los cristianos deben separarse de todo tipo de adoración de ídolos.

Pablo quiere que los creyentes se aparten de cualquier forma de adoración de ídolos, aunque nunca exige una separación completa de aquellos que adoran ídolos paganos, que son los que deben tratar de ganar para Cristo. Pablo aclara el asunto de la separación en 1 Corintios 5:9-11: "Os he escrito por carta, que no os juntéis con los fornicarios; no absolutamente con los fornicarios de este mundo, o con los avaros, o con los ladrones, o con los idólatras; pues en tal caso os sería necesario salir del mundo. Más bien os escribí que no os juntéis con ninguno que, llamándose hermano, fuere fornicario, o avaro, o idólatra, o maldiciente, o borracho, o ladrón; con el tal ni aun comáis".

Sí, el Señor quiere que Su pueblo "salga de en medio de ellos y se separe". Eso significa, primero, que debemos estar separados para no participar en el pecado. Segundo, debemos estar separados de los creyentes que confiesan vivir en el pecado. Además de eso, los cristianos están llamados a no involucrarse en relaciones con incrédulos, ya que esto los llevaría a comprometerse (y por lo tanto a "unirse" con un incrédulo). El equilibrio es la comprensión bíblica de que no podemos alejarnos completamente del mundo de los incrédulos, ya que eso nos haría perder toda influencia. Debe haber un equilibrio que no se puede resumir en un conjunto de "lo que se debe y lo que no se debe hacer". Cada cristiano tiene que decidir si está influyendo en el mundo o si el mundo está influyendo en él y entonces tomar decisiones apropiadas.

© Copyright Got Questions Ministries