GotQuestions.org/Espanol



Pregunta: "¿Me perdonará Dios? ¿Puede Dios perdonarme?"

Respuesta:
¿Te sientes culpable y desesperado? ¿Humillado por algunas de las cosas que has hecho? ¿Te has preguntado si es posible el perdón? La convicción del pecado puede llevarnos al punto de sentirnos indefensos y desesperados. Nuestra vergüenza nos tienta a pensar que nadie, mucho menos Dios, podría perdonarnos. Podemos preguntarnos cómo podemos seguir adelante. ¿Cuál podría ser la posible esperanza?

¿Has oído que Dios es un Dios que perdona? ¿Has oído hablar de Su gran amor? Empecemos primero con las buenas nuevas: nadie se escapa del perdón de Dios. No importa lo que hayas hecho, no has sobrepasado la capacidad que tiene Dios para perdonarte.

La Biblia nos dice que todos los seres humanos han pecado (Romanos 3:23). Cada uno de nosotros merece una separación eterna de Dios (Romanos 6:23). No importa el pecado — violación, asesinato, terrorismo, adulterio, robo, orgullo, chismes, celos, mentiras, el no amar plenamente a los demás, etc. — merecemos ser castigados. Es un panorama de todo o nada. Dios no nos juzga dependiendo de si nuestras "buenas" acciones superan a las "malas", sino por el hecho de que aceptemos Su camino de salvación.

"Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna. Porque no envió Dios a su Hijo al mundo para condenar al mundo, sino para que el mundo sea salvo por él. El que en él cree, no es condenado; pero el que no cree, ya ha sido condenado, porque no ha creído en el nombre del unigénito Hijo de Dios" (Juan 3, 16-18).

Dios estableció un camino para el perdón, no sólo para algunos pecados sino para todos. No hay ningún pecado que Dios no pueda perdonar. No importa lo que hayas hecho, Dios te perdonará si te acercas a Él en fe.

Sólo hay una forma de perdón. Dios no te perdonará porque prometas mejorar la próxima vez, o porque rectifiques o hagas buenas obras. No, Él te perdonará porque Jesús pagó la pena por el pecado a favor tuyo.

Jesús era completamente Dios y completamente humano. No tenía pecado y vivió una vida perfecta. Sin embargo, fue crucificado en la cruz. Murió como un pecador. La Biblia nos dice: "Al que no conoció pecado, por nosotros lo hizo [Jesús] pecado, para que nosotros fuésemos hechos justicia de Dios en él" (2 Corintios 5:21). Jesús tomó nuestro pecado para que no tuviéramos que llevarlo. Hizo la obra y pagó el precio para que pudiéramos recibir el perdón.

Sabemos que Jesús habló la verdad y que Su sacrificio por nosotros fue efectivo ya que resucitó de la muerte (1 Corintios 15:3-4, 20-22). Jesús murió y fue enterrado, pero resucitó físicamente. Jesús conquistó el pecado y la muerte. Hizo todo lo posible para que no nos quedáramos atrapados en el pecado, la culpa y la vergüenza. Abrió una senda para que pasáramos de la desesperación a la vida verdadera (Juan 10:10). Él nos ofrece el perdón si ponemos nuestra confianza en Él.

¿Quieres recibir hoy el perdón de Dios? No hay una sola oración que te conceda este perdón. Como se ha explicado, el perdón es posible gracias a la obra de Jesucristo. Sin embargo, podemos recibir este perdón pidiéndoselo a Dios, en fe, por medio de la oración. Podrías decir algo como esto:

"Dios, sé que he pecado contra ti. Sé que merezco estar separado de ti para siempre. Sé que no puedo hacer nada para remediarlo o para justificarme a mí mismo. Necesito tu perdón. Tú has provisto un camino. Enviaste a tu Hijo Jesús para vivir una vida perfecta, morir y resucitar por mí. Has pagado el precio que yo debía por el pecado para que pudiera ser perdonado y disfrutar de la comunión contigo. Por favor, perdóname, Dios. Creo en ti. Quita mi culpa y tráeme a una nueva vida en tu Hijo. Gracias porque puedo confiar en que lo harás. Gracias por ofrecerme una manera para perdonarme y por aceptarme en tu familia. Amén".

Si has hecho esta oración y verdaderamente creído en tu corazón, estás perdonado. Has sido hecho nuevo en Jesús (2 Corintios 5:17) y te has convertido en un hijo de Dios (Juan 1:12-13). Da gracias a Dios por liberarte de la carga de la culpa y la desesperación.

Nos encantaría conectarnos contigo. Por favor, haznos saber que has tomado la decisión de recibir el perdón de Dios en Jesucristo haciendo clic en el botón de abajo.