GotQuestions.org/Espanol



Pregunta: "¿Qué es el evangelio social?"

Respuesta:
El término evangelio social generalmente se utiliza para referirse a un movimiento intelectual cristiano protestante que cobró importancia a finales del siglo XIX y principios del XX. Los promotores del evangelio social trataron de aplicar los principios cristianos a los problemas sociales, centrándose en la reforma laboral. Otros temas, como la pobreza, la nutrición y la salud, la educación, el alcoholismo, la delincuencia y la guerra, también se trataron como parte del evangelio social. Sin embargo, a medida que se enfatizaban las necesidades sociales, se restaba importancia a las doctrinas del pecado, la salvación, el cielo y el infierno, y el futuro reino de Dios. Desde el punto de vista teológico, los líderes del evangelio social eran liberales y en su mayoría post-milenialistas, y afirmaban que la segunda venida de Cristo no se produciría hasta que la humanidad se librara de los males sociales. De acuerdo con el evangelio social, los cristianos deben concentrarse en el mundo actual, no en el mundo futuro.

El evangelio social está relacionado con el liberalismo teológico. Un teólogo que vivió durante el apogeo del movimiento del evangelio social describió el mensaje del evangelio social de esta manera: "Un Dios sin ira trajo a los hombres sin pecado a un reino sin juicio a través de las ministraciones de un Cristo sin cruz" (Niebuhr, H. Richard, The Kingdom of God in America (El Reino de Dios en América), Harper & Row, 1937, p. 193). Para el evangelio social, la mejora de la sociedad equivale a la salvación. La gente es básicamente buena, según el evangelio social, y la sociedad se vuelve gradualmente más moral. Si alimentamos a suficientes personas, educamos a suficientes niños, cavamos suficientes pozos y redistribuimos suficiente riqueza, entonces veremos la manifestación del reino de Dios. Si predicamos suficientemente el amor, la justicia, la fraternidad y la buena voluntad hacia los hombres, entonces lo que queda de la codicia y el egoísmo en la humanidad desaparecerá y se abrirá paso a la bondad.

Para tener una perspectiva cristiana sobre el evangelio social, tenemos que mirar a Jesús, quien vivió en una de las sociedades más corruptas e injustas de la historia. Jesús nunca hizo un llamado para el cambio político, aunque muchos de Sus seguidores anhelaban la acción política (ver Juan 6:15). Jesús no trabajó por el cambio social, como tal. Su misión era espiritual. No vino a erradicar la pobreza, sino a eliminar el pecado (Juan 1:29); Su causa no era garantizar que todos los trabajadores fueran tratados con justicia, sino justificar a las personas ante Dios (Romanos 4:25). Jesús dijo que la pobreza sería un problema continuo en este mundo (Marcos 14:7), aunque el dinero no es lo más importante (Mateo 6:24); debemos buscar ser ricos para con Dios (Lucas 12:21). Jesús no vino a la tierra para ser un reformador político o social. Predicó la necesidad de la fe, la necesidad de nacer de nuevo y de confiar totalmente en Dios. Su evangelio cambia los corazones de las personas a través de la obra transformadora del Espíritu Santo y, a medida que los corazones cambian, la sociedad cambia.

Jesús mostró una profunda compasión por los pobres, los enfermos, los desfavorecidos y los los marginados de la sociedad. Sanó a innumerables personas de sus dolencias físicas. La síntesis que hizo de Su obra pública fue que "los ciegos ven, los cojos andan, los leprosos son limpiados, los sordos oyen, los muertos son resucitados, y a los pobres es anunciado el evangelio" (Mateo 11:5). Él provocó mucho regocijo entre los desfavorecidos de la sociedad. Con todo, Jesús siempre se centró en las necesidades espirituales. Cuando sanó al paralítico que le trajeron en una camilla, primero le dijo: "Hombre, tus pecados te son perdonados" (Lucas 5:20). Después de sanar al cojo en el estanque, le dijo: "no peques más" (Juan 5:14). El problema que más quería resolver Jesús no era la inmovilidad, sino la iniquidad.

La Biblia promueve constantemente la ayuda a los pobres y a los afligidos, a los huérfanos y a las viudas, y a las personas que no pueden mantenerse por sí mismas. "Los justos se preocupan por la justicia de los pobres, pero los malvados no tienen esa preocupación" (Proverbios 29:7; ver también Proverbios 31:8-9; Isaías 1:17; Mateo 25:34-40; Santiago 1:27). Por otra parte, la Biblia deja claro que el problema básico de la humanidad es espiritual. Somos pecadores alejados de Dios, y necesitamos un Salvador. Jesús dio de comer a las multitudes, pero luego pasó a ofrecerse a sí mismo como el alimento que realmente necesitaban: el Pan de Vida (Juan 6).

El evangelio social se preocupa más por las circunstancias aquí en la tierra. El verdadero evangelio, aunque no ignora las circunstancias físicas, se preocupa más por el estado de las almas de las personas y su destino eterno. Podemos cavar un pozo en una región árida y mejorar la vida de una aldea, y esto es bueno y correcto para hacer; pero si esa misma aldea nunca oye hablar del agua que da Jesús, el agua viva que "será en [ellos] una fuente de agua que salte para vida eterna", entonces no estarán en una mejor condición eterna (Juan 4:13-14).



© Copyright Got Questions Ministries