GotQuestions.org/Espanol




Pregunta: "¿Por qué debemos estudiar el Antiguo Testamento?"

Respuesta:
Hay muchas razones para estudiar el Antiguo Testamento. Para empezar, el Antiguo Testamento establece la base para las enseñanzas y eventos que se encuentran en el Nuevo Testamento. La Biblia es una revelación progresiva. Si te saltas la primera mitad de cualquier buen libro y tratas de terminarlo, tendrás dificultades para entender los personajes, la trama, y el final. De la misma manera, el Nuevo Testamento sólo se entiende plenamente cuando vemos su fundamento de los eventos, personajes, leyes, sistema sacrificial, pactos y promesas del Antiguo Testamento.

Si solo tuviéramos el Nuevo Testamento , al venir a los Evangelios, no sabríamos por qué los judíos estaban buscando al Mesías (un Rey Salvador). Sin el AT, no comprenderíamos por qué este Mesías vendría (ver Isaías 53); no seríamos capaces de identificar a Jesús de Nazaret como el Mesías a través de muchas detalladas profecías que fueron dadas concerniente a Él (por ej., Su lugar de nacimiento (Miqueas 5:2); el modo en que moriría (Salmos 22, especialmente vv. 1, 7-8, 14-18; Salmos 69:21), Su resurrección (Salmos 16:10), y muchos más detalles sobre Su ministerio (Isaías 52:13; 9:2).

Sin el AT, no entenderíamos las costumbres judías que son mencionadas en pasajes del NT. No entenderíamos las perversiones que hicieron los fariseos a la ley de Dios, al añadirle sus tradiciones. No entenderíamos por qué Jesús estaba tan enfadado mientras Él purificaba el patio del templo. No entenderíamos que podemos usar la misma sabiduría que usó Jesucristo en Sus muchas respuestas a Sus adversarios.

Sin el Antiguo Testamentos nos perderíamos de numerosas profecías detalladas que sólo pudieron cumplirse porque la Biblia es la Palabra de Dios, no de los hombres (p. ej., Daniel 7 y los capítulos siguientes). Estas profecías dan detalles específicos sobre el levantamiento y caída de naciones. Estas detalladas profecías son tan exactas que los escépticos atacan diciendo que tuvieron que haber sido escritas después de los hechos.

Debemos estudiar el Antiguo Testamento debido a las innumerables lecciones que contiene para nosotros. Al observar las vidas de los personajes del Antiguo Testamento, encontramos una guía para nuestras propias vidas. Se nos exhorta a confiar en Dios sin importar lo que suceda (Daniel 3). Aprendemos a mantenernos firmes en nuestras convicciones (Daniel 1) y a esperar la recompensa de la fidelidad (Daniel 6). Podemos aprender que es mejor confesar el pecado pronta y sinceramente, en lugar de pasar la culpa a otros (1 Samuel 15). Podemos aprender a no jugar con el pecado, porque nos encontrará (Ver Jueces 13-16). Aprendemos que el pecado tiene consecuencias, no sólo para nosotros mismos, sino para nuestros seres amados y a la inversa, que nuestro buen comportamiento tiene recompensas no sólo para nosotros sino también para aquellos que están a nuestro alrededor (Éxodo 20:5-6).

Un estudio del Antiguo Testamento también nos ayuda a entender la profecía. El Antiguo Testamento contiene muchas promesas que Dios aún cumplirá para la nación judía. El Antiguo Testamento revela cosas tales como la duración de la Tribulación, cómo el futuro reinado de 1,000 años de Cristo cumple Sus promesas a los judíos, y cómo la conclusión de la Biblia ata los finales sueltos que fueron desentrañados en el principio de los tiempos.

En resumen, el Antiguo Testamento nos permite aprender a amar y servir a Dios, y nos revela más acerca del carácter de Dios. Revela a través del repetido cumplimiento de las profecías, por qué la Biblia es única entre todos los libros sagrados – solamente ella puede demostrar que es lo que clama ser: la inspirada Palabra de Dios. En pocas palabras, si aún no te has aventurado en las páginas del Antiguo Testamento, te estás perdiendo de mucho de lo que Dios ha dispuesto para ti.