GotQuestions.org/Espanol



Pregunta: "¿Qué dice la Biblia sobre el discernimiento?"

Respuesta:
Saber discernir es "distinguir, separar por medio de una búsqueda diligente, examinar". El discernimiento es la habilidad de diferenciar o establecer correctamente determinaciones. Está relacionado con la sabiduría. La misma Palabra de Dios discierne los pensamientos y las intenciones del corazón (Hebreos 4:12).

Una mente que tiene discernimiento demuestra una sabiduría y una perspicacia que van más allá de lo que se ve y se escucha. Por ejemplo, se "discierne espiritualmente" la Palabra de Dios. Para la mente del ser humano, sin el Espíritu, las cosas de Dios son "locura" (1 Corintios 2:14). Entonces, el Espíritu nos da discernimiento espiritual.

El rey Salomón era conocido por su capacidad para discernir, tomando muchas decisiones sabias y haciendo juicios morales (1 Reyes 3:9, 11). Los cristianos de hoy también deben discernir. Pablo oró para que los creyentes "sepan cómo elegir lo mejor... cuando Cristo vuelva" (Filipenses 1:10).

Una persona con discernimiento reconocerá el valor de la Palabra de Dios: "Justas son todas las razones de mi boca; No hay en ellas cosa perversa ni torcida. Todas ellas son rectas al que entiende, Y razonables a los que han hallado sabiduría" (Proverbios 8:8-9). El objetivo de todos los que desean caminar con rectitud es buscar el discernimiento: "¿Quién es sabio para que entienda esto, y prudente para que lo sepa? Porque los caminos del Señor son rectos, y los justos andarán por ellos; mas los rebeldes caerán en ellos" (Oseas 14:9).

Se nos ordena: "Aborreced lo malo, seguid lo bueno" (Romanos 12:9). Sin embargo, si no tenemos un verdadero discernimiento, ¿cómo podemos saber lo que es "malo" y lo que es "bueno"? Para que se mantenga la pureza del evangelio, la iglesia tiene que distinguir la verdad de la herejía. La sabiduría también exige que diferenciemos correctamente entre lo que es "mejor" y lo que simplemente es "bueno".

El discernimiento tiene muchos beneficios adicionales. "Hijo mío, no se aparten estas cosas de tus ojos; guarda la ley y el consejo, y serán vida a tu alma, y gracia a tu cuello. Entonces andarás por tu camino confiadamente, Y tu pie no tropezará. Cuando te acuestes, no tendrás temor, sino que te acostarás, y tu sueño será grato" (Proverbios 3:21-24).

Así como Salomón buscó el discernimiento y la sabiduría (Proverbios 1:2; 1 Reyes 3:9-12) con el fin de examinar la obra de Dios (Eclesiastés 1:13) y encontrar el sentido de la vida (Eclesiastés 12:13), los creyentes deben buscar "la sabiduría que es de lo alto" (Santiago 3:17). Hay que estudiar las Escrituras, que "te pueden hacer sabio para la salvación por la fe que es en Cristo Jesús" (2 Timoteo 3:15).

Que nuestra oración sea: "Tu siervo soy yo, dame entendimiento para conocer tus testimonios" (Salmo 119:125).



© Copyright Got Questions Ministries