GotQuestions.org/Espanol



Pregunta: "¿Qué es el cordero de Pascua? ¿De qué manera Jesús es nuestro Cordero Pascual?"

Respuesta:
El cordero de Pascua era el animal que Dios ordenó a los israelitas que usaran como sacrificio en Egipto la noche en la que Dios destruyó a los primogénitos de cada familia (Éxodo 12:29). Esta fue la última plaga que Dios lanzó contra el faraón, y llevó al faraón a liberar a los israelitas de la esclavitud (Éxodo 11:1). Después de esa fatídica noche, Dios instruyó a los israelitas a observar la fiesta de la Pascua como un recuerdo permanente (Éxodo 12:14).

Dios instruyó a cada familia del pueblo israelita a seleccionar un cordero macho de un año sin defecto (Éxodo 12:5; cf. Levítico 22:20-21). El jefe de la familia debía sacrificar el cordero al anochecer, cuidando de que no se rompiera ninguno de sus huesos, y tomarán de la sangre, y la pondrán en los dos postes y en el dintel de las casas. Se debía asar y comer el cordero (Éxodo 12:7-8). Dios también dio instrucciones específicas sobre cómo debían comer el cordero los israelitas, "ceñidos vuestros lomos, vuestro calzado en vuestros pies, y vuestro bordón en vuestra mano" (Éxodo 12:11). En otras palabras, tenían que estar listos para viajar.

Dios dijo que cuando viera la sangre del cordero en el dintel y en los dos postes de una casa, "pasaría" por aquella puerta y no dejaría entrar al "heridor" (Éxodo 12:23). Esa noche, si una casa no tenía la sangre del cordero, el hijo primogénito moriría (Éxodo 12:12-13).

El Nuevo Testamento establece una relación entre este cordero pascual que es tipología y el Cordero pascual consumado, Jesucristo (1 Corintios 5:7). El profeta Juan el Bautista reconoció a Jesús como "el Cordero de Dios" (Juan 1:29), y el apóstol Pedro relaciona el cordero sin defecto (Éxodo 12:5) con Cristo, a quien llama "un cordero sin mancha y sin contaminación" (1 Pedro 1:19). A Jesús se le llama "sin mancha" porque Su vida estuvo completamente libre de pecado (Hebreos 4:15). En el Apocalipsis, el apóstol Juan ve a Jesús como "un Cordero como inmolado" (Apocalipsis 5:6). Jesús fue crucificado durante el tiempo en que se celebraba la Pascua (Marcos 14:12).

La Biblia dice que los creyentes han aplicado simbólicamente la sangre sacrificial de Cristo a sus corazones y así han escapado de la muerte eterna (Hebreos 9:12, 14). De la misma manera que la sangre aplicada del cordero pascual hizo que el "destructor" pasara por encima de cada hogar, la sangre aplicada de Cristo hace que el juicio de Dios pase por encima de los pecadores y da vida a los creyentes (Romanos 6:23).

Así como la primera Pascua marcó la liberación de los hebreos de la esclavitud egipcia, la muerte de Cristo marca nuestra liberación de la esclavitud del pecado (Romanos 8:2). Así como la primera Pascua debía celebrarse en memoria como una fiesta anual, los cristianos deben conmemorar la muerte del Señor en la comunión hasta que Él regrese (1 Corintios 11:26).

El cordero pascual del Antiguo Testamento, aunque era una realidad en aquel tiempo, era sólo un anuncio del mejor y último cordero pascual, Jesucristo. Con su vida sin pecado y su muerte sacrificial, Jesús se convirtió en el único capaz de dar a las personas una forma de escapar de la muerte y una esperanza segura de vida eterna (1 Pedro 1:20-21).