GotQuestions.org/Espanol




Pregunta: "¿Qué dice la Biblia sobre el bien versus el mal?"

Respuesta:
Entre las creencias más universales de toda la humanidad está el concepto del "bien versus el mal". Cada cultura en cada época se ha aferrado a alguna versión al respecto. Las definiciones de los términos "bueno" y "malo" varían mucho, así como las opiniones sobre cómo se relacionan. Aún así, la creencia en alguna diferencia entre lo que es "bueno" y lo que es "malo" impregna a toda la humanidad. Cuando se comparan todas las opciones e ideas, sólo la Biblia ofrece una perspectiva del bien y del mal que es totalmente coherente y plenamente vivible (Salmo 25:6-15).

En la Biblia, "el bien versus el mal" no es una cuestión de opinión. Tampoco es una lucha igualada entre dos seres o fuerzas. Las Escrituras no indican que los límites del bien y del mal cambien. Tampoco afirma que el conflicto entre ellos durará para siempre. De especial importancia es que la Biblia no sugiere que algunas personas son buenas, mientras que otras son malas.

Más bien, la Biblia enseña que el bien y el mal se definen con referencia a un Dios perfecto e inmutable. Cada persona debe lidiar individualmente con la presencia y las tentaciones del mal. Las Escrituras señalan que todo el mal, sin excepción, finalmente será castigado y derrotado. Y nos dice que hay un estándar final de bondad al que debemos aspirar - un estándar basado en una persona, y no en una teoría.

El bien y el mal son objetivamente distintos

Según la Biblia, hay una diferencia real entre el bien y el mal. Algunas cosmovisiones afirman que todas las distinciones morales se basan puramente en la preferencia. El ateísmo, por ejemplo, no permite una base objetiva para definir nada como "bueno" o "malo". En un universo sin Dios, sólo hay cosas que una persona prefiere y cosas que no prefiere. Esta es una razón clave por la que las filosofías que adoptan el ateísmo siempre tienden a la violencia y la tiranía: no hay sentido de autoridad superior y no hay razón para controlar los caprichos de los que están en el poder.

La idea de que la definición del bien y el mal depende de las preferencias o situaciones comúnmente se llama relativismo moral. Las Escrituras rechazan esta idea como falsa. La Biblia define algunas cosas como "buenas" y otras como "malas" (Isaías 5:20; Romanos 12:9). Esta dicotomía se refleja en el uso consistente de temas como la luz frente a las tinieblas (Isaías 9:2; Mateo 4:16; Juan 1:5; Efesios 5:8). El destino final de todas las personas depende de si están alineadas con un buen Dios o se oponen a Él (1 Corintios 6:9-11; Apocalipsis 21:8).

El discernimiento entre el bien y el mal sólo es posible en referencia a una única e inmutable norma: la naturaleza perfecta de Dios. Dios no está sujeto a la moralidad, ya que Él es la fuente y el punto de referencia de la misma. La moral tampoco está sujeta a cambios, ya que la naturaleza perfecta de Dios es eterna e inmutable. Fichas como el dilema de Euthyphro fracasan, ya que no distinguen entre un Dios eterno e inmutable y las deidades volubles de la antigua religión griega.

El bien y el mal no están equilibrados

Un componente frecuente de la ficción y la fantasía es la idea de que el bien y el mal son fuerzas equilibradas y uniformes. De acuerdo con este punto de vista, ninguno de los dos está finalmente en control. Cualquiera de los dos puede eventualmente ganar. Este es el concepto de dualismo, que sugiere un equilibrio perpetuo entre las fuerzas del bien y del mal. En algunos casos, el dualismo implica que los seres opuestos, como Dios y Satanás, están en un punto muerto en la lucha por el control y el poder.

Algunas cosmovisiones enseñan que todo el bien y el mal se equilibrarán finalmente. Esto está relacionado con las ideas orientales como el karma, que implica que el bien y el mal están intrínsecamente desequilibrados, pero que un día se equilibrarán.

Las Escrituras rechazan el dualismo por considerarlo falso. La Biblia indica que Dios es absolutamente supremo y que no corre ningún peligro de ser derrotado (Job 42:2; Salmo 89:8; Gálatas 6:7). Lo que hace Satanás, le está "permitido", pero no puede actuar para vencer a Dios (Job 1:12; Apocalipsis 9:1; 20:7). Bíblicamente, el mal está destinado sólo a la derrota y la destrucción. Ni un solo acto de maldad escapará al juicio; cada pecado será pagado por Cristo en la cruz (2 Corintios 5:21) o por aquellos que rechazan a Cristo (Juan 3:36) cuando experimenten una eternidad en el infierno (Apocalipsis 20:11-15).

El bien y el mal no son externos

La evidencia de que la humanidad se aferra a un concepto básico del bien versus el mal es obvia (Romanos 1:18-20). Esto explica por qué el razonamiento moral - separando "lo que es" de "lo que debería ser" - es una faceta universal de la humanidad. Por supuesto, eso no significa que todas las personas tengan las mismas opiniones sobre el bien y el mal. No estamos examinando la moral desde el exterior, como observadores neutrales; todas las discusiones morales, por definición, implican también a la persona o personas que las plantean.

Un aspecto único de la enseñanza de la Biblia sobre el bien y el mal es que todas las personas, sin excepción, están sujetas al pecado y al mal (Romanos 3:10; 3:23). El concepto bíblico de una naturaleza pecaminosa significa que la línea entre el bien y el mal no se puede trazar entre las personas. Por el contrario, está dibujada en el interior de cada persona. Este hecho de la naturaleza humana es muy importante de entender (Mateo 15:19-20). Como dijo Aleksandr Solzhenitsyn, "¡Si todo fuera tan simple! Ojalá hubiera personas malvadas en algún lugar cometiendo insidiosamente actos malvados, y que sólo fuera necesario separarlas del resto de nosotros y destruirlas. Sin embargo, la línea que divide el bien y el mal atraviesa el corazón de cada ser humano. ¿Y quién está dispuesto a destruir un pedazo de su propio corazón?"

En un lenguaje más sencillo, C.S. Lewis señaló: "Ser cristiano significa perdonar lo inexcusable porque Dios ha perdonado lo inexcusable en ti" (ver Mateo 6:14-15).

Una verdad que se encuentra en el Evangelio es que todas las personas, sin excepción, son pecadores que necesitan un Salvador. El cristianismo bíblico no ve el bien versus el mal como una batalla que se deba librar en la tierra (Juan 18:36), un asunto que se deba resolver por venganza o retribución (Romanos 12:20-21), o una posición filosófica que haya que considerar. La Biblia dice que toda persona ha sido creada para un propósito bueno (Génesis 1:27; Gálatas 3:28), pero que sufre de un corazón malvado (Romanos 7:15-25), que sólo se puede remediar por la fe en Jesucristo (Juan 14:6). La redención está disponible para cualquier persona (Mateo 7:7-8; Apocalipsis 22:15), sin importar su pasado o la gravedad de su pecado (1 Corintios 6:9-11).

El bien versus el mal exige un "juicio certero"

Otro aspecto clave de la enseñanza de la Biblia sobre "el bien versus el mal" es que ninguna persona es infalible, incluso en asuntos espirituales. Aquellos que son guiados por el Espíritu Santo están mejor equipados para juzgar los asuntos espirituales (1 Corintios 2:14), y deben hacerlo. Las Escrituras son claras en cuanto a que todas las personas están sujetas al pecado, y es igual de claro que todas las personas están sujetas a la corrección (Hebreos 12:5-11), al aprendizaje (2 Timoteo 2:15), y a las limitaciones (1 Samuel 16:7).

En Mateo 7 Jesús da una extensa explicación de cómo discernir correctamente entre el bien y el mal: "juzgar" de manera correcta; es decir, usar el "juicio correcto" (Juan 7:24). La Biblia recomienda examinar (Hechos 17:11), ordena poner las cosas a prueba (1 Juan 4:1), y promueve la rendición de cuentas (1 Pedro 3:15) y el compromiso con la verdad (Gálatas 1:8-9).

Las Escrituras no sugieren que "el bien versus el mal" sea un concepto binario y simplista. Ya que sólo Dios es perfecto en última instancia, la Biblia permite un espectro de "bueno versus mejor". Dios dijo de Su creación inicial que era "bueno" (Génesis 1:25), y después de más creación dijo: "bueno en gran manera" (Génesis 1:31). Algunas de las cosas buenas que Dios nos ha dado tienen más de un uso, y no todos los usos son automáticamente buenos o malos (1 Timoteo 4:4). El entendimiento bíblico del bien versus el mal no implica que todas las cosas sean perfectamente santas o totalmente satánicas. Más bien, puede haber aspectos buenos y malos de muchas de las libertades que Dios nos da (1 Corintios 6:12). De la misma manera, mientras que todo pecado lleva a la separación de Dios, las Escrituras hablan de algunos pecados como más atroces que otros.

La Biblia reconoce que no todos los momentos de la experiencia humana vendrán con una respuesta moral clara y en blanco y negro. Las Escrituras se centran sólo en los puntos más importantes que necesitamos saber, no en todos los escenarios imaginables (Juan 21:25). Esto significa que incluso los cristianos más sinceros, creyentes en la Biblia y nacidos de nuevo podrían estar en desacuerdo en una cuestión ética (1 Corintios 10:23-33). La respuesta de la Biblia - cuando el tema no se trata abiertamente en la Palabra de Dios (1 Corintios 5:6) - es para la tolerancia y la paciencia (Tito 3:9). Tenemos una conciencia por una razón (Romanos 14:23).

La verdad es objetiva; para cualquier opinión o interpretación dada, alguien tiene la razón, y alguien está equivocado. Sin embargo, los seres humanos carecen de la perfección moral de Dios; esto se refleja en la enseñanza de la Biblia sobre el bien versus el mal y en nuestro papel para aplicar el buen juicio.

Las Escrituras animan a los creyentes a no aplicar términos como bien, mal, pecado, etc. en cuestiones en las que haya lugar para la duda (Romanos 14:1-12). Contrariamente a lo que algunos piensan, la Biblia admite que los seres humanos no siempre pueden ser correctos en sus juicios morales. No debemos evitar todo juicio (Juan 7:24), pero la Biblia nos enseña a considerar cuidadosamente cuándo y cómo juzgamos (Efesios 5:10).

El bien versus el mal exige una respuesta

La enseñanza de la Biblia sobre el bien y el mal lleva a una conclusión desafiante: que cada persona está obligada a tomar una decisión fundamental entre los dos. Esa elección está totalmente determinada por nuestra respuesta a Dios, que es simultáneamente la definición del bien y nuestro Creador. En cada momento, eso significa seguir Su voluntad o rebelarse y elegir el pecado (1 Corintios 10:13). Eternamente, esto significa que elegimos aceptarlo a Él y a Su salvación (Juan 3:16; 14:6) o alinearnos contra Él (Juan 3:36). Aunque seamos imperfectos y falibles, no podemos ser neutrales en nuestro enfoque del bien versus el mal. Nuestros corazones buscan la bondad de Dios (Mateo 7:7-8; Romanos 2:4) o el egoísmo del mal (1 Pedro 3:10-12).

En La Ética de la Creencia, el matemático y filósofo William Kingdon Clifford resume la creencia del libre pensador en que "está mal siempre, en todas partes, y para cualquiera, creer cualquier cosa sobre una evidencia insuficiente". Es cierto que creer algo sin suficientes pruebas sería una tontería. La Biblia nos anima a presentar una defensa de lo que creemos (1 Pedro 3:15). Histórica, científica y arqueológicamente, la Biblia puede hacer frente a los cuestionamientos y proporcionar pruebas contundentes para creer (Lucas 1:1-4; Hechos 26:25-26). La Biblia nos promete que, si buscamos, encontraremos (Mateo 7:7-8). Hay evidencia más que suficiente para creer las verdades de la Biblia. Aquellos que realmente buscan la verdad la encontrarán y serán liberados por el Dios que es la Verdad (Juan 14:6).

© Copyright Got Questions Ministries