GotQuestions.org/Espanol



Pregunta: "¿Qué significa "encarnado"? ¿Cómo se encarnó Jesús Dios?"

Respuesta:
El verbo latino incarnare significaba "hacer carne". Cuando decimos que Jesucristo es Dios "Encarnado", queremos decir que el Hijo de Dios tomó una forma carnal y corporal (Juan 1:14). Sin embargo, cuando esto sucedió en el vientre de María, la madre terrenal de Jesús, Él no dejó de ser una deidad. Aunque Jesús llegó a ser completamente humano (Hebreos 2:17), conservó Su condición de Dios (Juan 1:1, 14). El que Jesús sea capaz de ser simultáneamente hombre y Dios, es uno de los grandes misterios del cristianismo, pero no deja de ser una prueba para el mundo ortodoxo (1 Juan 4:2; 2 Juan 1:7). Jesús tiene dos naturalezas distintas, la divina y la humana. "Creedme que yo soy en el Padre, y el Padre en mí" (Juan 14:11).

La Biblia enseña claramente la deidad de Cristo presentando Su cumplimiento de numerosas profecías del Antiguo Testamento (Isaías 7:14; Salmo 2:7), Su existencia eterna (Juan 1:1-3; Juan 8:58), Su maravilloso nacimiento virginal (Lucas 1: 26-31), Sus milagros (Mateo 9:24-25), Su autoridad para perdonar el pecado (Mateo 9:6), Su aceptación de la adoración (Mateo 14:33), Su poder de predecir el futuro (Mateo 24:1-2), y Su resurrección de entre los muertos (Lucas 24:36-39). El escritor de Hebreos nos dice que Jesús es superior a los ángeles (Hebreos 1:4-5) y que los ángeles deben adorarlo (Hebreos 1:6).

La Biblia también enseña la Encarnación: Jesús se hizo completamente humano al tomar forma humana. Jesús fue concebido en el vientre y nació (Lucas 2:7), experimentó un envejecimiento normal (Lucas 2:40), tuvo necesidades físicas normales (Juan 19:28) y emociones humanas (Mateo 26:38), aprendió (Lucas 2:52), tuvo una muerte física (Lucas 23:46) y resucitó con un cuerpo físico (Lucas 24:39). Jesús fue humano en todos los sentidos excepto en el pecado; vivió una vida completamente libre de pecado (Hebreos 4:15).

Cuando Cristo tomó forma humana, Su naturaleza no cambió, pero sí Su posición. Jesús, en Su naturaleza original de Dios en forma de espíritu, se humilló a sí mismo dejando de lado Su gloria y privilegios (Filipenses 2:6-8). Dios nunca puede dejar de ser Dios porque es inmutable (Hebreos 13:8) e infinito (Apocalipsis 1:8). Si Jesús dejara de ser totalmente Dios, aunque fuera por una fracción de segundo, toda la vida moriría (ver Hechos 17:28). La doctrina de la Encarnación dice que Jesús, aunque permaneció plenamente Dios, se hizo plenamente hombre.