GotQuestions.org/Espanol



Pregunta: "¿Cómo usó Dios los sueños y las visiones en la Biblia?"

Respuesta:
Dios usó sueños y visiones (las visiones son una especie de "ensueños"; ver Números 24:4) en varias ocasiones en la Biblia para comunicarse con la gente. Las visiones parecen haber sido lo suficientemente comunes como para que se notara mucho su ausencia. La ausencia de visiones se debía a veces a la escasez de profetas (1 Samuel 3:1) y otras veces a la desobediencia del pueblo de Dios (1 Samuel 28:6).

Sueños y visiones en el Antiguo Testamento

Dios usó las visiones en el Antiguo Testamento para revelar Su plan, para promover Su plan y para poner a Su pueblo en lugares de influencia.

Abraham (Génesis 15:1): Dios usó una visión para reafirmar el Pacto con Abraham, recordándole a Abram que tendría un hijo y sería el padre de muchas naciones.

Abimelec (Génesis 20:1-7): La esposa de Abraham, Sara, era hermosa, tan hermosa que cuando Abraham llegaba a un nuevo lugar, a veces temía que el gobernante local lo matara y tomara a Sara para sí. Abraham le dijo a Abimelec, rey de Gerar, que Sara era su hermana (era su media hermana). Abimelec se llevó a Sara a su harén, pero Dios le mostró un sueño en el que le decía que no debía tocar a Sara porque era la esposa de Abraham. El rey devolvió a Sara a su marido a la mañana siguiente; el sueño había protegido a Sara y salvaguardado el plan de Dios para que Sara fuera la madre de Su pueblo elegido.

José (Génesis 37:1-11): José es uno de los soñadores y uno de los intérpretes de sueños más famosos de la Biblia. Sus primeros sueños se encuentran en Génesis 37. En ellos se mostraba, mediante símbolos fácilmente descifrables, que la familia de José se inclinaría un día ante él en señal de respeto. Sus hermanos no valoraron el sueño y, movidos por el odio, vendieron a José como esclavo. Finalmente, José acabó en la cárcel de Egipto.

Fue copero y panadero del faraón (Génesis 40): Mientras estaba en prisión, José interpretó algunos sueños del copero y el panadero del faraón. Bajo la guía de Dios, explicó que el copero volvería al servicio del faraón, pero que al panadero lo matarían.

Faraón (Génesis 41): Dos años después, el propio Faraón tuvo un sueño que José interpretó. El propósito de Dios era que José se convirtiera en el segundo al mando de Egipto y que salvara a los egipcios y a los israelitas de una horrible hambruna.

Samuel (1 Samuel 3): Samuel tuvo su primera visión cuando era joven. Dios le dijo que el juicio venía sobre los hijos del mentor de Samuel, Elí. El joven Samuel fue fiel a la hora de transmitir la información, y Dios siguió hablándole a Samuel durante el resto de su vida.

Los ejércitos madianitas y amalecitas (Jueces 7:12-15): Los enemigos paganos de Israel tuvieron un sueño inspirado por Dios. Dios le dijo a Gedeón que entrara a escondidas en el campamento enemigo por la noche, y allí, en los puestos avanzados del campamento, Gedeón escuchó a un soldado enemigo relatar un sueño que acababa de tener. La interpretación, de otro soldado enemigo, mencionaba a Gedeón por su nombre y predecía que Israel ganaría la batalla. Esta revelación animó mucho a Gedeón.

Salomón (1 Reyes 3:5): Fue en un sueño que Dios le dio a Salomón la famosísima oferta: "Pide lo que quieras que te dé". Salomón escogió la sabiduría.

Daniel (Daniel 2; 4): Como había hecho con José, Dios colocó a Daniel en una posición de poder e influencia al permitirle interpretar el sueño de un gobernante extranjero. Esto es coherente ya que Dios usa los milagros para identificar a Sus mensajeros. El propio Daniel tuvo muchos sueños y visiones, la mayoría relacionados con los futuros reinos del mundo y la nación de Israel.

Sueños y visiones en el Nuevo Testamento

Las visiones en el Nuevo Testamento también sirvieron para proporcionar información que no estaba disponible en otros lugares. Específicamente, Dios usó visiones y sueños para identificar a Jesús y establecer Su iglesia.

Zacarías (Lucas 1:5-23): Dios utilizó una visión para decirle a Zacarías, un viejo sacerdote, que pronto tendría un hijo muy importante. No mucho tiempo después, Zacarías y su esposa, Isabel, tuvieron a Juan el Bautista.

José (Mateo 1:20; 2:13): José se hubiera divorciado de María al saber que estaba embarazada, sin embargo, Dios le envió un ángel en un sueño, convenciéndole de que el embarazo era de Dios. José siguió adelante con el matrimonio. Después de que naciera Jesús, Dios envió dos sueños más, uno para decirle a José que llevara a su familia a Egipto para que Herodes no pudiera matar a Jesús y otro para decirle que Herodes estaba muerto y que podía volver a casa.

La mujer de Pilato (Mateo 27:19): Durante el juicio de Jesús, la esposa de Pilato envió un mensaje urgente al gobernador para que liberara a Jesús. Su mensaje fue motivado por un sueño que tuvo -en realidad, una pesadilla- y que la convenció de que Jesús era inocente y que Pilato no debía tener nada que ver con Su caso.

Ananías (Hechos 9:10): Para convencer a Ananías, un cristiano de Damasco, de que visitara a Pablo, el perseguidor de los cristianos, habría hecho falta nada menos que una visión de Dios. Gracias a que Ananías fue obediente a la guía de Dios, Pablo recuperó la vista y descubrió la verdad sobre los que intentaban matar.

Cornelio (Hechos 10:1-6): Dios habló a un centurión italiano llamado Cornelio quien temía al Dios de los judíos. En su visión, Cornelio vio a un ángel que le dijo dónde encontrar a Simón Pedro y que enviara a buscarlo y escuchara su mensaje. Cornelio obedeció la visión, Pedro vino y predicó, y Cornelio y toda su casa llena de gentiles, fueron salvos por la gracia de Dios.

Pedro (Hechos 10:9-15): Mientras Pedro oraba en la azotea de una casa en Jope, Dios le dio una visión de animales que bajaban en algo parecido a un lienzo. Una voz del cielo le dijo a Pedro que matara a los animales (algunos de los cuales eran impuros) y los comiera. La visión sirvió para mostrar que los cristianos no están sujetos a la ley kosher y que Dios había declarado a los gentiles "limpios"; es decir, el cielo está abierto a todos los que siguen a Jesús.

Pablo: Pablo tuvo varias visiones en su vida misionera. En una de ellas le enviaron a predicar a Macedonia (Hechos 16:9-10). Otra le animó a seguir predicando en Corinto (Hechos 18:9-11). Dios también le dio una visión del cielo (2 Corintios 12:1-6).

Juan (Apocalipsis): Casi todo el libro de Apocalipsis es una visión que Juan tuvo mientras estaba exiliado en la isla de Patmos. La visión de Juan explica con más detalle algunos de los acontecimientos que Dios había mostrado a Daniel.

Sueños y visiones hoy en día

Ahora que la Biblia está completa, Dios no tiene que usar los sueños y las visiones tanto como antes. Esto no quiere decir que no pueda o no lo haga; Dios puede comunicarse con nosotros como quiera. No obstante, cuando tenemos que tomar una decisión, nuestra primera parada debe ser siempre la Biblia, no un sueño.



© Copyright Got Questions Ministries