GotQuestions.org/Espanol



Pregunta: "¿Qué dice la Biblia sobre el adulterio?"

Respuesta:
El adulterio es la actividad sexual voluntaria entre una persona casada y alguien que no es su cónyuge. Es una adulteración del matrimonio por la inclusión de una tercera persona.

La Biblia empieza su enseñanza sobre el matrimonio con el modelo de Adán y Eva: un hombre y una mujer, marido y mujer, unidos por Dios (Génesis 2:24; Marcos 10:7-9). En el séptimo mandamiento se prohíbe el adulterio: "No cometerás adulterio" (Éxodo 20:14). El hecho de que la prohibición se enuncie simplemente sin ninguna explicación indica que el significado del adulterio se entendía bien en la época en que Moisés dio la ley. La Escritura es coherente en cuanto a la prohibición del adulterio.

A pesar de la claridad del modelo original de matrimonio y de la prohibición del adulterio, la humanidad pecadora ha desarrollado formas de intentar desdibujar las líneas de la moralidad.

La poligamia es una de las formas en que se ha eludido en cierta medida la prohibición del adulterio. La poligamia no es técnicamente adulterio, aunque sí adultera el plan original de Dios para el matrimonio. En el Antiguo Testamento, la poligamia era permitida por Dios, pero nunca avalada por Él. La poligamia no se consideraba adulterio porque, aunque se añadía una tercera persona (o quizás una cuarta, quinta, etc.) al matrimonio, las mujeres adicionales estaban legalmente incluidas en el matrimonio. Un polígamo que tuviera actividad sexual con otra persona que no fueran sus esposas legales seguía cometiendo adulterio. Como la poligamia es generalmente ilegal en los países modernos hoy en día, no se puede incluir legalmente a una tercera persona en el matrimonio.

El divorcio y las segundas nupcias son otra forma de eludir la prohibición del adulterio. Si un hombre casado tiene una aventura, está cometiendo adulterio. Sin embargo, si se divorcia de su esposa y se casa con la otra mujer, mantiene su posición "legal". En la mayoría de las sociedades modernas, esto se ha convertido en la norma.

Jesús pone fin a estas dos "estrategias": "Un hombre que se divorcia de su esposa y se casa con otra comete adulterio" (Lucas 16:18 - NTV). Y, "El que se divorcia de su esposa y se casa con otra comete adulterio contra ella; y si una mujer se divorcia de su marido y se casa con otro, comete adulterio" (Marcos 10:11-12). Para Jesús, el divorcio no excluye la prohibición del adulterio. Si un hombre casado ve a otra mujer, la desea sexualmente, se divorcia de su esposa y se casa con la otra mujer, sigue cometiendo adulterio. Dado que el vínculo matrimonial está destinado a durar toda la vida, el divorcio no exime a la persona de la responsabilidad de ser fiel al cónyuge original. (En una nota similar, reconocemos que en algunos casos la Escritura permite el divorcio y, cuando se permite el divorcio, también se permite volver a casarse sin que se considere adulterio).

Jesús llevó la prohibición del adulterio incluso más allá de la ley mosaica: "Oísteis que fue dicho: No cometerás adulterio. Pero yo os digo que cualquiera que mira a una mujer para codiciarla, ya adulteró con ella en su corazón" (Mateo 5:27-28). Así que, aunque un hombre trate de evitar "legalmente" el adulterio buscando el divorcio, ya es culpable por la lujuria en su corazón que lo llevó a adoptar esas medidas. Si un hombre trae "legalmente" a otra mujer al matrimonio, convirtiéndolo en un matrimonio polígamo, sigue siendo culpable de adulterio debido a la lujuria en su corazón que lo motivó a casarse con otra esposa. Incluso si un hombre o una mujer simplemente se entregan a pensamientos lujuriosos (la pornografía es un problema mayor), entonces él o ella están cometiendo adulterio incluso si no hay contacto físico extra-matrimonial. Esta explicación de Jesús evita todos los matices sobre "cuán lejos es demasiado lejos" con alguien que no sea el cónyuge, y evita la necesidad de definir lo que es realmente el "sexo". La lujuria, no el sexo, es el límite del adulterio.

Proverbios 6 da unas fuertes advertencias contra el adulterio, brindando "corrección e instrucción... alejándote de la mujer de tu prójimo" (versículos 23-24). Salomón dice,

"No codicies su belleza;

no dejes que sus miradas coquetas te seduzcan.

Pues una prostituta te llevará a la pobreza,

pero dormir con la mujer de otro hombre te costará la vida.

¿Acaso puede un hombre echarse fuego sobre las piernas

sin quemarse la ropa?

¿Podrá caminar sobre carbones encendidos

sin ampollarse los pies?

Así le sucederá al hombre que duerme con la esposa de otro hombre.

El que la abrace no quedará sin castigo" (versículos 25-29).

El adulterio es mortalmente grave y acarrea las consecuencias de Dios. "Mas el que comete adulterio es falto de entendimiento; corrompe su alma el que tal hace" (Proverbios 6:32; cf. 1 Corintios 6:18 y Hebreos 13:4).

Una persona que vive en un adulterio abiertamente y sin arrepentirse da pruebas de que no ha llegado a conocer verdaderamente a Cristo. No obstante, el adulterio tampoco es imperdonable. Cualquier pecado que un cristiano comete puede ser perdonado cuando el cristiano se arrepiente, y cualquier pecado que comete un incrédulo se puede perdonar cuando esa persona viene a Cristo con fe. "¿No sabéis que los injustos no heredarán el reino de Dios? No erréis; ni los fornicarios, ni los idólatras, ni los adúlteros...heredarán el reino de Dios. Y esto erais algunos; mas ya habéis sido lavados, ya habéis sido santificados, ya habéis sido justificados en el nombre del Señor Jesús, y por el Espíritu de nuestro Dios" (1 Corintios 6:9-11). Observa que en la iglesia de Corinto había antiguos adúlteros, pero habían sido lavados de su pecado, santificados y justificados.

© Copyright Got Questions Ministries