settings icon
share icon
Pregunta

¿Deberían los padres cristianos confiar la educación de sus hijos a las escuelas públicas?

Respuesta


En la época en que se fundó Estados Unidos, muchos padres en esta nación asumieron la tarea de educar a sus hijos. Los tiempos han cambiado y, a lo largo de las generaciones, un creciente número de padres ha entregado la responsabilidad de educar a sus hijos a profesionales de la enseñanza a tiempo completo. Como menos del 5 por ciento de los estudiantes son educados en casa, la abrumadora mayoría de los niños en edad escolar asisten a escuelas públicas (90 por ciento), mientras que el resto asiste a escuelas parroquiales y privadas no parroquiales (6 por ciento).

Según un artículo en la Public School Review, el costo y la conveniencia son los dos mayores atractivos del sistema escolar público. Las escuelas públicas se financian con impuestos; por lo tanto, los padres no necesitan preocuparse por la costosa matrícula. Suponiendo que el niño viva dentro del distrito escolar, el transporte hacia y desde el aula es gratuito. Además, las escuelas públicas proporcionan comidas, a menudo gratuitas o a un costo reducido, y están equipadas para ayudar a los estudiantes con discapacidades de aprendizaje y desafíos de comportamiento.

Sin embargo, muchos padres están en desacuerdo con los sistemas escolares públicos. Estos padres se preocupan de que las escuelas públicas administradas por el gobierno sean un bastión de la corrección política, el humanismo secular, el llamado despertar social, y la doctrinación radical y de izquierdas que socavará los valores judeocristianos que desean transmitir a sus hijos. Sería insensato afirmar que todas las escuelas públicas son campos de entrenamiento marxistas clandestinos. De hecho, más de un tercio de los maestros de las escuelas públicas del país se identifican como cristianos evangélicos. Hay muchas escuelas públicas excelentes que se centran en la academia en lugar de en la corrección política y están dotadas de profesores comprometidos y dedicados que dan la bienvenida, no desalientan, la participación de los padres. Sin embargo, muchos consideran que las escuelas públicas de la nación se están dirigiendo en una dirección equivocada.

La formación religiosa de un niño es responsabilidad de los padres (Deuteronomio 11:19). Las mujeres y los hombres de fe no esperan que los maestros de las escuelas públicas de sus hijos proporcionen instrucción religiosa; los maestros deben centrarse en la academia, las artes y la educación física. Las escuelas públicas deben servir a niños de todas las religiones o de ninguna, y las aulas deben permanecer libres de prejuicios en cuestiones de religión, pero un creciente número de madres y padres cristianos creen que las escuelas públicas se están volviendo abiertamente hostiles a los valores, las creencias y las doctrinas expresadas en la Biblia. Estos padres ven las escuelas públicas como una intrusión en su autoridad parental. ¿Están las escuelas públicas socavando la ética cristiana y la moral bíblica? Aquí hay algunas áreas de preocupación:

• La presencia de literatura LGBTQ y otras sexualmente explícita en algunas bibliotecas de escuelas públicas

• La denominación por parte de la Asociación Nacional de Juntas Escolares de los padres que expresan su disidencia en las reuniones de los consejos escolares como "terroristas domésticos"

• La abrumadora renuencia de la educación pública a dar igual tiempo a la ciencia de la creación que a la teoría de la evolución

• La influencia de Planned Parenthood, el principal proveedor de abortos en la nación, en las escuelas públicas: según su propio sitio web, Planned Parenthood es también el principal proveedor de educación sexual en el país.

• La "simplificación" de los currículos bajo la suposición de que algunas materias, como las matemáticas avanzadas, están imbuidas de racismo

• La incapacidad de un niño para refutar o resistir las enseñanzas que son contrarias a la fe cristiana

Para muchas familias, una opción a la escuela pública es la escuela cristiana, que tiene un enfoque diferente de la educación. El costo de la matrícula es un factor principal que impide que más padres matriculen a sus hijos en una escuela cristiana. También está la cuestión de la practicidad. Los horarios de trabajo de los padres, la falta de transporte y las distancias hacia y desde la escuela pueden plantear dificultades logísticas para las familias. Aún así, las escuelas cristianas privadas ofrecen ventajas:

• Las escuelas cristianas se asocian con padres de fe para enseñar todas las materias desde una perspectiva cristiana.

• Los maestros cristianos consideran sus esfuerzos una llamada divina.

• Las clases son más pequeñas en la mayoría de las escuelas cristianas, por lo que es más probable que los estudiantes reciban atención individualizada de sus maestros.

• Las escuelas cristianas son inherentemente más seguras. Las drogas ilícitas no son tan prevalentes, y los casos de intimidación y violencia de pandillas son menos probable que ocurran en los campus de las escuelas cristianas (https://cace.org/school-safety-and-the-christian-school, consultado el 19/9/22).

• Las escuelas basadas en la fe tienden a superar académicamente a las escuelas públicas (www.christianpost.com/news/study-religious-schools-perform-better-than-public-charter-schools.html, consultado el 19/9/22). Además, muchas escuelas cristianas ofrecen programas en deportes y artes, y el tamaño de la escuela permite una amplia oportunidad para la participación.

• Muchas escuelas basadas en la fe ofrecen becas que benefician a las familias de menores ingresos.

Los padres tienen mucho que considerar en la importante cuestión de la educación de sus hijos: lo que se enseña en el aula, el nivel y tipo de presión de los compañeros, y posibles desafíos a la fe, los valores e incluso el género de sus hijos. Todas estas cosas y más son consideraciones en el entorno escolar público moderno. Los siguientes pasajes pueden ser de ayuda para guiar a los padres cristianos:

"Instruye al niño en su camino, Y aun cuando fuere viejo no se apartará de él" (Proverbios 22:6, RVR1960).

Jesús dijo: “Dejad a los niños venir a mí, y no se lo impidáis; porque de los tales es el reino de los cielos" (Mateo 19:14, RVR1960).

"Y estas palabras que yo te mando hoy, estarán sobre tu corazón; y las repetirás a tus hijos, y hablarás de ellas estando en tu casa y andando por el camino, al acostarte y cuando te levantes" (Deuteronomio 6: 6-7, RVR1960).

"El principio de la sabiduría es el temor del Señor; los necios desprecian la sabiduría y la enseñanza" (Proverbios 1:7, RVR1960).

"El discípulo no es más que su maestro, mas todo aquel que fuere perfeccionado, será como su maestro" (Lucas 6:40, RVR1960).

Los padres cristianos están adecuadamente informados y participan activamente en la educación de sus hijos. Conozca a los maestros de su hijo. Conozca a los administradores de la escuela. Conozca el currículo que se enseña. El conocimiento es poder y, en lo que respecta a la educación de su hijo, no hay felicidad en la ignorancia.

English



Retornar a la página inicial de Español

¿Deberían los padres cristianos confiar la educación de sus hijos a las escuelas públicas?
Suscríbete a la

Pregunta de la Semana

Comparte esta página: Facebook icon Twitter icon Pinterest icon YouTube icon Email icon
© Copyright Got Questions Ministries