settings icon
share icon
Pregunta

¿Quién es Joel Osteen? ¿Son bíblicas sus enseñanzas?

Respuesta


Joel Osteen es el pastor de la mayor iglesia de Estados Unidos, Lakewood Church, en Houston (Texas). Su esposa, Victoria, es copastora. Los Osteen enseñan un mensaje de "esperanza, sanidad y perdón" (del sitio web oficial de Lakewood Church). El programa de televisión de Osteen lo ven 20 millones de personas cada mes en casi 100 países de todo el mundo. En 2004, Joel publicó el exitoso libro Su Mejor Vida Ahora: 7 Pasos Para Vivir Su Máximo Potencial. Los padres de Joel Osteen, John y Dodie Osteen, fundaron la iglesia Lakewood en 1959 y promovieron el ministerio a través de una transmisión televisiva. Joel se involucró en la producción de medios de comunicación, supervisando las transmisiones de la iglesia desde 1982, pero, cuando John murió en 1999, Joel aceptó el cargo de pastor principal de Lakewood.

La doctrina básica de Joel Osteen, tal como se resume en el sitio web de su iglesia, es bastante ortodoxa: se afirma la inerrancia e inspiración de la Biblia, la naturaleza trina de Dios y la salvación por la fe en Cristo. Los problemas doctrinales vienen en otras áreas.

Aunque la iglesia de Lakewood no tiene denominación, las enseñanzas de Osteen están enraizadas en el pentecostalismo, y enseña que la sanidad física y el bienestar fueron proporcionados en la expiación de Cristo. "Jesús vino para que tuviéramos una vida más abundante. Vino a cargar con nuestras debilidades, nuestra enfermedad, nuestro dolor, para que podamos caminar en total libertad, paz, poder y propósito" (del sitio web oficial de la Iglesia de Lakewood).

Todo lo que Joel y Victoria Osteen enseñan es el evangelio de la prosperidad: La voluntad de Dios es que seamos bendecidos con cosas materiales, una visión que contradice 1 Timoteo 6:6. Como dice el sitio web de la Iglesia de Lakewood: "Para tener éxito en tu camino con Dios, comprométete a honrar a Dios con tus finanzas. Cuando te comprometes a dar al Señor el primer 10% de tus ingresos, Dios promete que derramará bendiciones que no podrás contener. El diezmo es la primera clave para la prosperidad financiera". El sitio web de Lakewood cita entonces el texto de prueba favorito para esta enseñanza, Malaquías 3:10. Es un excelente ejemplo de sacar de contexto las promesas del Antiguo Pacto a Israel para aplicarlas a los creyentes del Nuevo Pacto.

Otro problema en el mensaje de Osteen es que promueve la teología de la palabra de fe - decláralo y reclámalo: "Tenemos que concebirla en el interior antes de recibirla en el exterior", escribe Osteen. "Si no crees que puedes tener algo bueno, entonces nunca lo tendrás. La barrera está en tu mente. . . . Tu propio pensamiento equivocado puede alejarte de lo mejor de Dios. . . . Para experimentar el inconmensurable favor [de Dios], debes deshacerte de ese pensamiento mezquino y empezar a recibir las bendiciones de Dios, comenzar a buscar el ascenso y el aumento sobrenatural. Debes concebirlo en tu corazón antes de poder recibirlo. En otras palabras, debes crear un aumento en tu propio pensamiento, y luego Dios hará que esas cosas sucedan" (del libro Su Mejor Vida Ahora, capítulo 1). No hay nada bíblico en esa enseñanza. No hay ningún poder inherente en el pensamiento positivo, y no creamos nuestras propias realidades. Dios no es nuestro sirviente, esperando que encendamos nuestra imaginación para que pueda colmarnos de bienes materiales. Jesús dijo a Sus seguidores que "renuncien a todo lo que poseen" (Lucas 14:33), no que busquen obtener más.

A menudo, Osteen suena como un coach de vida inspirador, en vez de un predicador del evangelio. Muchas veces predica sobre cómo la gente puede mejorar su vida, ser próspera y experimentar la felicidad. En el mensaje optimista de Osteen no se menciona el pecado ni el arrepentimiento. La expiación de Cristo nos proporciona la sanidad y la vida abundante, según Osteen, pero aparentemente recibir el perdón de un Dios santo no es necesario.

En muchas entrevistas y escritos, Osteen no ha proclamado que Jesús es el único camino al cielo. En repetidas ocasiones se ha negado a estar de acuerdo con las enseñanzas de la Biblia de que ciertos comportamientos son pecaminosos. El entrevistado no es un nuevo converso; es el líder de una iglesia de decenas de miles de personas. Osteen no se atreve a apoyar las doctrinas fundamentales de la fe que dice predicar. Sus palabras comunican relativismo y demuestran una pobre comprensión de la Biblia.

Cuando no se habla del pecado -y Osteen no lo hace a propósito- no se está predicando todo el evangelio. Cuando en ocasiones o casi nunca se llama al pecado por su nombre, no se está ayudando a nadie, y menos al pecador que está esclavizado al pecado (Juan 8:34; 2 Corintios 4:3). La enseñanza de Joel Osteen nos llevaría a creer que estamos siendo salvos de la infelicidad y el fracaso en la vida, no del pecado y la ira de Dios. Osteen no enseña que necesitamos un rescate divino del juicio, sino simplemente un plan de superación personal.

Escuchando a Osteen, una persona pensaría que Dios quiere principalmente hacer ricos a los pobres, felices a los tristes y seguros de sí mismos a los inseguros. Pero, según la Biblia, Dios quiere principalmente hacer que los muertos vivan (Juan 5:24), que los malvados sean justos (Mateo 9:13) y que sus enemigos sean sus amigos (Romanos 5:10). La felicidad, la seguridad en sí mismo y la prosperidad eterna, según la Biblia, vienen como resultado de la sumisión a la voluntad de Dios, empezando por la salvación (Mateo 6:33), y siempre en el contexto de Su voluntad (Hebreos 10:36).

A los creyentes del Nuevo Testamento nunca se les promete salud y riqueza en el aquí y ahora. Nuestra herencia "está guardada en el cielo" para nosotros (1 Pedro 1:4). Predicar un evangelio de auto-motivación y ganancia financiera es una visión de corto alcance, ya que se centra en este mundo, que es pasajero (1 Juan 2:17). Es mejor predicar la necesidad de arrepentimiento y fe y dejar el resto a Dios (Marcos 1:15).

El mensaje de Osteen es dulce, atractivo y bonito. Viene con la sonrisa del millón de dólares, una ración abundante de bienestar y toda la motivación de los mejores gurús de la autoayuda. Ese mensaje es también hueco, débil y carente de cualquier valor real. Se omite lo más importante del evangelio, supuestamente para agrandar el atractivo de su ministerio. Cualquiera que dependa de ese mensaje, sin reconocer lo que falta, se va a encontrar espiritualmente hambriento, frustrado y en una situación desesperada cuando ocurra un verdadero desastre.

Lo que Joel Osteen impulsa es una cáscara de cristianismo bíblico legítimo, en el mejor de los casos, y una peligrosa falsificación en el peor. Cuando todo lo que tienes que ofrecer es materialismo y emoción, no eres un evangelista. Eres un orador motivacional que toma prestada la terminología religiosa. Nada de lo que diga Osteen va a ayudar a una persona con preguntas legítimas sobre la fe y la salvación. Su mensaje no va a construir verdaderos discípulos; su contenido no es mayor para el creyente que para el incrédulo. Tampoco su mensaje va a sostener la fe en una crisis. Cuando las cosas van mal, la gente se da cuenta rápidamente de que las bendiciones de Dios no llegan simplemente porque tengan pensamientos positivos. Y si la prosperidad personal es la medida de su éxito como cristiano, entonces las enseñanzas de Osteen simplemente los han preparado para una caída.

Un verdadero predicador del evangelio no evita ningún tema, especialmente los cruciales como el pecado y la moralidad, simplemente porque a algunas personas no les gusta escucharlo. Y los verdaderos hombres de Dios no enfatizan el éxito material y las emociones positivas por encima de la verdad. Sinceros o no, honestos o no, bien intencionados o no, Joel y Victoria Osteen no están predicando el evangelio, y tampoco lo hacen otros maestros de la prosperidad. Osteen y los de su clase no deberían recibir el apoyo de aquellos que aman la verdad espiritual y se preocupan por los perdidos.

English



Retornar a la página inicial de Español

¿Quién es Joel Osteen? ¿Son bíblicas sus enseñanzas?
Suscríbete a la

Pregunta de la Semana

Comparte esta página: Facebook icon Twitter icon Pinterest icon Email icon
© Copyright Got Questions Ministries